Breves
IRIZAR2

Antártida

El rompehielos Irizar llegó al puerto de Buenos Aires y formará parte de la campaña antártica

El rompehielos Almirante Irízar, de la Armada Argentina, llegó esta mañana al puerto de Buenos Aires tras haber enfrentado las pruebas de hielo, la última etapa de su prolongada restauración tras el devastador incendio de abril de 2007 que lo dejó fuera de servicio y se confirmó que formará parte de la campaña antártica del año próximo.

 

 

El martes 26 de septiembre, el buque partió del Complejo Industrial y Naval Argentino (Cinar), en la Costanera Sur, con destino a Ushuaia, Tierra del Fuego, para una revisión final de su funcionamiento, para determinar si podrá participar en la próxima campaña antártica. Se hicieron las últimas pruebas de verificación de sus sistemas y equipos. Fue la primera vez que se dirigió al Sur luego del incendio que lo dejó inactivo.

 

En diciembre de 2006, el Irízar inició la campaña antártica 2006-2007 y logró el reaprovisionamiento de 13 bases antárticas. El 10 de abril de 2007, en su regreso a Buenos Aires y a unas 140 millas de Puerto Madryn, se produjo un incendio en el cuarto de generadores que se propagó rápidamente a otros sectores. El 80 por ciento del buque quedó fuera de servicio.

 

El Irízar fue reparado y puesto en condiciones en Tandanor, astillero propiedad del Estado, con un costo aproximado de US$ 284 millones, incluidos los US$ 137 millones destinados al alquiler de buques polares extranjeros en las sucesivas campañas antárticas. Durante los diez años transcurridos desde el incendio del rompehielos pasaron cinco ministros de Defensa: Nilda Garré, Arturo Puricelli, Agustín Rossi, Julio Martínez y Oscar Aguad, quien está a cargo desde julio de este año.

 

El Irizar fue construido en 1977 en los Astilleros Wärtsilä en Helsinki, Finlandia, y entregado a la República Argentina el 15 de diciembre de 1978. Desde entonces ha funcionado como buque hospital -en Malvinas, en 1982-, como buque de rescate -en la Antártida, en 2002- y como buque de reaprovisionamiento para las bases antárticas.

 

 

“Estamos muy conformes porque este es un barco muy importante para la Argentina, fue arreglado en un astillero nacional y se comprobó que está en perfectas condiciones. Rompió hielos de 4 metros de espesor en la Antártida y ahora es un barco que está digitalizado y es muy moderno”, dijo el ministro de Defensa, Oscar Aguad, en una conferencia de prensa dentro del barco.

 

 

“El rompehielos demostró que tiene la capacidad para volver a participar en una campaña antártica y lo va a concretar a mediados del 15 de diciembre, donde se destacará en la base Belgrano II (en el Círculo Polar), en la que se necesita romper hielo”, afirmó el comandante a cargo del buque, Maximiliano Mangiaterra, quien participó de seis expediciones en el histórico buque.

Fuente y foto: La Nación