Breves
El presidente Mauricio Macri se reunió este jueves con los gobernadores en la Casa de Gobierno para abordar la reforma tributaria y el Presupuesto 2018.
El presidente Mauricio Macri se reunió este jueves con los gobernadores en la Casa de Gobierno para abordar la reforma tributaria y el Presupuesto 2018.

Tras cuarto intermedio hasta el próximo jueves Macri y los gobernadores continuarán negociando

La propuesta de Macri a los gobernadores para empezar a ordenar las finanzas públicas se centró en dos puntos clave, la rebaja de los impuestos distorsivos y, en especial, la modificación de la fórmula de actualización de las pensiones y jubilaciones. Con este nuevo cálculo, que se hará solo en base a la inflación y de forma trimestral, se busca ahorrar 100 mil millones de pesos durante 2018. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que pasaron a un “cuarto intermedio” para discutir “provincia por provincia”. La provincia de Buenos Aires retiraría la demanda por el Fondo del Conurbano. Además dieron marcha atrás con el impuesto a los vinos y cervezas.

El presidente llegó tarde a la reunión con los representantes de las 24 provincias y entró al salón Eva Perón haciendo chistes de fútbol para aliviar la tensión que habían generado los tributos al vino, la cerveza y la pelea por el Fondo del Conurbano, tres puntos en los que el Gobierno nacional terminó cediendo para avanzar con el paquete de reformas que quiere enviar al Congreso.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, calificó el encuentro como positivo y aseguró que decidieron hacer un cuarto intermedio para seguir negociando los detalles del entendimiento, “provincia por provincia”, no hizo mención a la letra chica del acuerdo. En ese lapso, habrá reuniones entre Nación y provincias de cara a avanzar en un consenso en materia fiscal.

Fuentes oficiales explicaron que la de este jueves fue la primera de muchas reuniones que mantendrán con los representantes de la provincia. La próxima, con todos sentados en la mesa, será la semana que viene. Pero en el ínterin habrá encuentros técnicos para ir abordando distintos temas.

En cuanto a convocatoria, el cónclave fue un éxito, donde todos los distritos mandaron un funcionario a la reunión. En la mayoría de los casos participaron los gobernadores pero hay excepciones, como las de Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis), que mandaron a sus vices, y Omar Gutiérrez (Neuquén), quien es representado por su ministro de Economía.  Ninguno de ellos se sumó a la conferencia de prensa que dieron Frigerio y Dujovne.

Macri, que llegó a las 11:45 a la Argentina tras su visita a Nueva York, estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, los funcionarios Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

 

Aspectos positivos en los que se avanzó

 

“Creemos que tenemos acuerdos sobre las cuestiones más importantes. Ahora las provincias deben hacer sus números y después se deben atender cuestiones puntuales de cada una de las jurisdicciones. Vamos a hacer reuniones de acá hasta el próximo jueves para poder llegar a firmar este consenso fiscal”, desarrolló Frigerio.

Frigerio anunció que la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, se mostró dispuesta a retirar la demanda ante la Corte Suprema por el Fondo del Conurbano.

Y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, explicó que hubo avances para que las provincias y el Estado nacional firmen un compromiso para desistir de todos los juicios cruzados que están en marcha”.

Dujovne reveló que la rebaja impositiva a los autos de gama media podría salir por decreto para acelerar su impacto en el mercado automotor.

Hasta hoy, en Casa Rosada se evitaba incluir al Fondo del Conurbano en el esquema de los “consensos básicos” y, por el contrario, buscaban que la provincia continúa con ese juicio porque “es nuestro ancho de basto (en la negociación con las provincias)”.

Algunos asesores del Gobierno le habían pedido al Presidente demorar unos días más la reunión, pero él no aceptó esa recomendación, y prefirió seguir adelante con la fecha pautada originalmente. El encuentro se hizo, pero es obvio que necesita todavía más negociación para encontrar el equilibrio buscado.

Dujovne sostuvo que el lunes el gobierno enviará al Congreso el proyecto de reforma tributaria nacional luego de “escuchar a todos los sectores” y agregó que eventuales cambios a esa iniciativa “van a ser introducidos” antes de esa fecha.

Respecto a los tiempos, los funcionarios señalaron que la idea es aprobar el Acuerdo Fiscal entre Gobierno y provincias antes del tratamiento del Presupuesto 2018, con lo cual se prevé un trámite expeditivo.

 

La propuesta del Gobierno para el Fondo del Conurbano

 

La intención es derogar el artículo 104 de la Ley de Ganancias que establecía que el 36% de la recaudación por ganancias no ingresaba a la masa coparticipable y se dividía entre la provincia de Buenos Aires ($650 millones, el tope); un 10% para el resto de las provincias que se repartía por coeficiente de coparticipación; un 4% para aquellos distritos con “necesidad básicas insatisfechas”, que se distribuía dependiendo de la participación de hogares con necesidades básicas insatisfechas. Todas recibían menos Buenos Aires y las que más recibían eran Salta, Misiones y Corrientes. También había un 20% para la Anses y un 2% para el fondo de ATN.

Con la derogación de este artículo, todas las asignaciones entrarían a la masa coparticipable, que aumentaba en 230 mil millones de pesos.

A partir de esto, la Anses, para financiarse, pasaría a recibir el 100% de la recaudación del Impuesto al Cheque (hoy recibe el 70%). A su vez, el gobierno nacional compensará a las provincias por el monto que pudieran haber perdido y “todas conservarían a misma cantidad de recursos que tienen al día de hoy”. A la provincia de Buenos Aires se le compensarán 20 mil millones de pesos.

 

“La Anses no aguanta más”

 

Mauricio Macri les advirtió a los gobernadores que “la Anses no da para más” y que necesita que le voten una reforma jubilatoria para reducir el déficit fiscal.

“No podemos seguir endeudándonos para el gasto corriente, ya sabemos cómo termina”, advirtió el presidente.

“Tampoco voy a emitir para financiar el déficit porque eso genera más inflación y más pobreza”, agregó y exigió que “hay que ordenar las cuentitas”. El jefe de Estado les pidió a los gobernadores lo mismo que les había reclamado la semana pasada en el CCK: que bajen el déficit y ajusten las cuentas. En el Gobierno calculan que las provincias tienen un déficit del 0,5 por ciento que se suma al nacional.

Macri explicó que necesita que le voten una reforma para reemplazar la fórmula implementada en el kirchnerismo para calcular los reajustes de la jubilación y atarla a la inflación, al igual que los montos de las asignaciones familiares y los planes sociales.

En el Gobierno buscan alternativas para reducir los gastos de Anses y tras transferir el plan Procrear a Interior, ahora pasarán el Plan Progresar al ministerio de Educación.

Es que la Anses representa 4 puntos del PBI en déficit y sin ese déficit, prácticamente todo el déficit primario, el país tendría superávit primario. Lejos de mejorar la situación, el macrismo hizo aumentar un punto el déficit con la reparación histórica jubilatoria del año pasado.

La reforma que pide Macri le significaría al Ejecutivo un extra anual de 100 mil millones de pesos, que podría destinar para el Fondo del Conurbano bonaerense y los reclamos de las otras provincias.

En el Gobierno estiman que sin esa reforma jubilatoria, se caerá todo el paquete que incluye la reforma tributaria, la ley de responsabilidad fiscal y el Presupuesto 2018. Es por eso que hoy se hablaba de una suerte de “plan canje” del Gobierno, que dio marcha atrás con los impuestos al vino y la cerveza, pero exige a cambio que la oposición le vote la reforma jubilatoria. El proyecto podría entrar la semana que viene al Congreso.

 

Los cuatro ejes principales abordados en la reunión

 

Reforma Tributaria, Ley de Responsabilidad Fiscal, Juicios y Fondo del Conurbano.

 

  • Reforma Tributaria

El Gobierno pidió a las provincias un “esfuerzo fiscal”, al exigirles que bajen los impuestos más distorsivos para la productividad y la competitividad. En ese sentido, todos los cañones apuntan a Ingresos Brutos. Como contrapartida, si la reforma se aprobara, Nación cedería un 1.5% de presión tributaria.

 

  • Ley de Responsabilidad Fiscal

Macri pidió a los mandatarios locales “trabajar en conjunto” para la aprobación de la iniciativa que se votará en el Congreso.

 

  • Juicios

En este marco, la exigencia a gobernadores fue que desistan de los juicios que tienen contra el Gobierno Nacional. Desde la Casa Rosada identificaron 56 juicios de provincias a Nación por distribución de recursos, con reclamos que ascienden a $340 mil millones. Esto sin contar el reclamo de la provincia de buenos aires por el Fondo del Conurbano, que equivale a más de $400 mil millones.

 

  • Fondo del Conurbano

Se trata del punto más polémico del acuerdo, mediante el cual el Gobierno propuso derogar el artículo 104 de la Ley de Ganancias, que establecía que un 36% de la recaudación por este tributo no ingresaba a la masa coparticipable y se dividía entre Anses (20%) Buenos Aires ($650 millones), resto de provincias (el 10% por coeficiente de coparticipación), y provincias con necesidades básicas insatisfechas (4%).

Si los gobernadores aceptan esta propuesta y se deroga el artículo 104, todas estas asignaciones específicas ingresarían a la masa coparticipable, que aumentaría, según estima el Gobierno, en $230 mil millones. Para solucionar el desfinanciamiento de Anses, el Gobierno de Macri propone que el 100% de la recaudación del impuesto al cheque pase al organismo.

En este marco, el Gobierno aseguró que la gobernadora María Eugenia Vidal aceptó retirar el reclamo judicial por el Fondo del Conurbano ante la Corte Supremasi se llega a una “solución gradual” con el resto de las provincias.

 

Tras la presión de los gobernadores Macri dio de baja el impuesto al vino

 

Mauricio Macri cerró este jueves la crisis del vino que se había abierto con los gobernadores de las provincias productoras con el anuncio de la reforma tributaria. Le anunció a Alfredo Cornejo que el arancel seguirá siendo cero para la bebida nacional y dejó en evidencia la interna que se había abierto en el Gabinete por este conflicto.

El anuncio dejó en una posición incómoda al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien había defendido el aumento del impuesto al vino, y ya el miércoles no participó de la reunión con Cornejo y Sergio Uñac, en una ausencia sugestiva. La duda que circulaba es si se autoexcluyó o fue corrido de la negociación. Lo cierto es que hoy el anuncio corrió por cuenta del mendocino, que se juntó a solas con Macri tras la reunión con los gobernadores.

En las últimas horas había trascendido que el Presidente estaba molesto con sus ministros por el conflicto que se había generado con los gobernadores, un fastidio que creció cuando le acercaron números que muestran que tampoco la recaudación por el gravamen al vino sería demasiado significativa.

En Hacienda argumentaban que la reforma tributaria tuvo que ser anunciada de apuro por orden del ala política, que presionó para sacar los proyectos después del discurso de Macri en el CCK. Incluso, sostienen que ni siquiera totalmente terminado el texto ya que no habían concluido las rondas de negociaciones con todos los sectores afectados.

Eso quedó a las claras cuando se anunció que el impuesto al vino sería del 17%. El ministro de Economía mendocino, Martín Kerchner, tuvo que explicarles a los incrédulos productores que ya habían acordado que sería del 10% y que no se había corregido ese punto de la presentación. Según supo LPO, la baja de 17 a 10 por ciento se resolvió -por orden de la Rosada- tres horas antes de la conferencia de Dujovne, de allí que no estuviera actualizado el power point.

 

Tampoco habrá nuevos impuestos a las cervezas

 

Al igual que sucedió con el vino y los espumantes, el proyecto de reforma tributaria que presentó el oficialismo será modificado tras una negociación con los productores de cerveza, que no verán un aumento en los impuestos internos, confirmaron a Infobae fuentes de las productoras de cerveza y del Ministerio de Producción.

De esta forma, la alícuota actual del 8% se mantendrá tal cual está, y no trepará hasta el 17% como lo proponía el proyecto de reforma fiscal que presentó el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne.

Tras ese anuncio de Dujovne, los productores de cerveza y pequeños comerciantes criticaron el proyecto que pretendía elevar el impuesto interno a la cerveza, ya que advirtieron que impactaría en el consumo y pondría en peligro el plan de inversiones.

Al respecto, el director de la Cámara de la Industria Cervecera, Alejandro Berlingeri, había dicho que el sector “no va a poder absorber el aumento del impuesto interno que va del 8% al 17% nominal”, por lo que “al no poder absorberlo, lo va a trasladar a precios”. Además, Berlingeri había dicho que si se mantenía la medida, impactaría en la pérdida de “nueve mil puestos” de trabajo.

Pero al igual que sucedió con los productores de vino, que se quejaron por una suba de 0% a 17% en la alícuota que tributaban, el Gobierno se sentó a negociar con los cerveceros y aceptó modificar el proyecto.

Más temprano este jueves, el Gobierno decidió dar marcha atrás con su intención de gravar el vino y los espumantes, mientras confirmó que la vitivinicultura seguirá exenta de pagar impuestos internos, lo cual fue celebrado en Mendoza y San Juan.

La decisión fue comunicada por el presidente Mauricio Macri en la reunión que mantuvo este jueves en la Casa Rosada con gobernadores y representantes de las provincias, tras su arribo desde los Estados Unidos.

Los gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo, y de San Juan, Sergio Uñac, habían pedido de manera insistente al Gobierno que no gravara el vino, dado que eso podría afectar de manera contundente a las economías regionales de sus provincias.

Al finalizar el encuentro, Cornejo –aliado político del Gobierno– dijo: “Acabo de tener una reunión con el Presidente y me ha confirmado que el impuesto al vino no va al Congreso, así que queda en cero”.