Breves
El titular de la cartera política municipal, Dr. Gastón Díaz, dijo: “tenemos que agudizar el ingenio para evitar la confrontación”.
El titular de la cartera política municipal, Dr. Gastón Díaz, dijo: “tenemos que agudizar el ingenio para evitar la confrontación”.

El municipio planteará se apliquen intereses sobre los retrasos en la coparticipación

El Secretario de Gobierno del Municipio de Río Grande, Dr. Gastón Díaz, aseguró que desde el Ejecutivo barajan pedir intereses por mora en los retrasos en los envíos de los fondos de coparticipación que le corresponden a la ciudad. El planteo sería presentado en la Legislatura y son sobre 330 millones como un modo de resarcirse para garantizar los servicios a la ciudad y sus responsabilidades patronales. “El intendente Martín Pérez nos pidió agudizar el ingenio y buscar alternativas para poder acompañar al sector productivo de la ciudad ante los retrasos en los envíos de los fondos de coparticipación y esta es una de esas posibilidades. Sino se puede generar una ley de goteo, los intereses serían la alternativa”, advirtió.

Río Grande.- En diálogo por videoconferencia con el periodista Julio Alday Curioni, el Secretario de Gobierno del Municipio de Río Grande, Dr. Gastón Díaz, se refirió al nuevo escenario de reanudación de actividades en esta ciudad y a la situación compleja que generan los retrasos en los envíos de los fondos de coparticipación que le corresponde a los vecinos riograndenses.

“Desde el Municipio de Río Grande hemos tomado distintas medidas, pero la situación es tan difícil desde el plano económico que poder asistirlos a todos y llegar a todos, es realmente complejo. Sin embargo, la decisión adoptada por el Ejecutivo municipal de Río Grande es acompañar a todos los comerciantes y profesionales, aunque repito, las arcas municipales no alcanzan para cubrirlos a todos, pero aún así, seguimos avanzando y seguimos trabajando”.

“El intendente Martín Pérez nos ha pedido que agudicemos el ingenio y barajemos distintas alternativas. Si el Gobierno provincial plantea un retraso de 30 días en lo que corresponde a los municipios, lo cual es un dilema muy importante porque representa un monto de 330 millones de pesos que hoy no los tiene el municipio y debería tenerlos en sus arcas, pero aún así, al no tener estos fondos, agudizar el ingenio para ver qué otro tipo de medidas podemos aplicar para acompañar al sector productivo de la economía”.

En ese sentido barajó “la ley de goteo que se viene hablando desde hace muchos años, pero también pensar otros mecanismos como por ejemplo si ese monto (la coparticipación) viene con algún retraso, agregarle algún tipo de compensación –intereses- como se aplica en cualquier retraso en el sistema financiero con intereses, lo que puede paliar de algún modo el retraso que se tiene”.

Entendió el funcionario municipal que “los intendentes no pueden dejar de cumplir la manda que las cartas orgánicas de sus respectivas ciudades les exige y por lo tanto deben reclamar la coparticipación que se les adeuda”.

Avizoró, sin embargo, que los permanentes retrasos en los envíos de coparticipación a los municipios desde distintas gestiones de gobierno a través de los años, podrían solucionarse a través de un gran acuerdo político entre el Ejecutivo provincial, la Legislatura y los propios municipios.

Observó la paradoja que el reclamo judicial que está haciendo el Municipio de Río Grande, lo inició la gestión del actual gobernador Gustavo Melella cuando era intendente de la ciudad.

“Las autoridades ejecutivas electas -gobernador e intendentes- son solo administradores de la cosa pública y tienen que hacer los reclamos correspondientes ante los atrasos, sean los intendentes al gobernador o éste a la Nación”, recordó el Dr. Gastón Díaz.

Agregó que “a veces uno puede elevar el tono de voz o llevar la discusión a otro plano; pero como nos dijo el Intendente a todo su equipo de trabajo, tenemos que darnos a la tarea de que ante esta situación el vecino no padezca la falta de servicios, obras o acciones del municipio porque acá no es solo una discusión política –que lo parece- sino que es una discusión vecinal que tiene que ver con la economía porque al no contar con esos fondos, el Municipio no puede dar respuestas en obras públicas, promoción social, no puede inyectar recursos en aquellas personas que necesitan de un acompañamiento del Estado”.

Aún en esta situación, “el Ejecutivo municipal pudo pagar en tiempo y forma los salarios como corresponde, ha podido mantener el transporte público, la recolección de residuos, los servicios sanitarios que acompaña al sistema provincial de salud a través de los centros municipales de salud”, afirmó.