Breves
La presidente del IPV, Leticia Hernández, explicó por FM Master’s los beneficios especiales a los sectores más castigados en esta pandemia, en medio de la fecha de vencimiento de distintas cuotas, ya sea por vivienda o créditos, y la flexibilización que se estableció.
La presidente del IPV, Leticia Hernández, explicó por FM Master’s los beneficios especiales a los sectores más castigados en esta pandemia, en medio de la fecha de vencimiento de distintas cuotas, ya sea por vivienda o créditos, y la flexibilización que se estableció.

El IPV flexibiliza el pago de cuotas

La presidente del IPV, Leticia Hernández, detalló los beneficios especiales en esta cuarentena para quienes no tienen ingresos, para aquellos que no superan los 45 mil pesos como grupo familiar y para los que ya tenían la cuota reducida. Además, advirtió que una vez concluida la cuarentena deberán replantear las obras, por el aumento de costos y es una realidad que “atraviesa todo el país”.

Río Grande.- La presidente del IPV, Leticia Hernández, explicó por FM Master’s los beneficios especiales a los sectores más castigados en esta pandemia, en medio de la fecha de vencimiento de distintas cuotas, ya sea por vivienda o créditos, y la flexibilización que se estableció.

“El comunicado lo hicimos oficial la semana pasada, dentro del paquete económico que dio a conocer el gobernador. Se trabajó para canalizar las distintas situaciones que surgen en la comunidad y se hizo una bajada de línea para los adjudicatarios de viviendas”, dijo.

“En primer lugar, hay medidas para los adjudicatarios que no reciben ingresos desde que se declaró la pandemia y entramos en cuarentena, porque muchos se han quedado sin trabajo. En segundo lugar tenemos personas que ya venían con su cuota reducida, y no cobrar la cuota pura es una opción que el IPV viene trabajando desde hace tiempo. En este caso la reducción de cuota tiene un vencimiento a los seis meses y luego la persona debe volver a pedir si quiere que se mantenga la reducción. Hay un grupo de gente a la que se le venció este beneficio en marzo y no pudo ingresar al Instituto, porque las puertas al público permanecen cerradas, así que hemos decidido que en estos casos va a continuar la reducción de cuota aunque la persona no se presente a solicitarla”, informó.

“Hay un tercer caso, que son todos aquellos que perciben un sueldo inferior a 45 mil pesos, contando el grupo familiar”, apuntó. El resto debe abonar en fecha y hay dificultades para los que estaban acostumbrados a pagar en el banco. “Tenemos un canal directo de comunicación con los bancos y estábamos esperando que se organizaran. Ahora se están manejando por turnos y, una vez que el vecino obtiene el turno del banco, puede ir a cancelar la cuota. Ellos tendrán que organizarse para ir el día que les corresponda y solicitar su turno”, señaló.

Otra forma de pago para los que no están adheridos al débito automático es “la opción de Link Pagos, pero no todos la tienen. Por el momento estamos con guardias mínimas para un cobro telefónico o algo similar, y otra manera no podemos implementar. Por ahora está la opción de pago a través de Link Pagos, o de forma presencial en el banco. En estos días tendremos que pensar a futuro, por si esto se extiende, porque no tenemos el código de barras en la boleta como ocurre con otros servicios, y esto tiene que ver con una entidad crediticia que presta el servicio de cobro, con un costo”, explicó.

“Hay un horario de 10 a 13 horas y hay dos personas que analizan los llamados telefónicos, además tenemos correos electrónicos y teléfonos del Instituto, que están en nuestra página”, indió. Los correos de contacto están divididos por ciudades, ushuaia@ipvtdf.gov.ar, riogrande@ipvtdf.gov.ar y tolhuin@ipvtdf.gov.ar. “Tenemos todo tipo de consultas y tratamos de separar las que tienen que ver con estas tres líneas de beneficios que damos al vecino, del resto de las consultas. Por ejemplo, en medio de esta pandemia hay gente que tiene que actualizar su legajo. Esta actualización no se cae, porque estamos en el marco de la pandemia”, aclaró.

“Todos los vencimientos van a ser prorrogados y no se van a cobrar punitorios por boletas vencidas. Va a ser reconocida en este período la situación. Para acreditar estos beneficios le pedimos al adjudicatario la fotocopia de DNI, la certificación de que no percibe ingresos y los recibos de sueldo del grupo familiar para demostrar que no superan los 45 mil pesos. Los compañeros del Instituto que están haciendo las guardias mínimas están canalizando esta documentación”, aseguró.

Consultada sobre las obras que tenía en marcha el IPV, algunas iniciadas y otras adjudicadas, indicó que “está full time el área contable, haciendo un listado porque a las empresas hay que pagarles. Tenemos 4 personas haciendo un trabajo que normalmente hacen 15, porque muchos están dentro del grupo de riesgo y hemos elaborado una lista de prioridades. El área contable debe pagar los sueldos, liquidar, y hay un conjunto de trabajo que se nos hace bastante engorroso, porque las guardias son mínimas. Nos quedaron obras para certificar a mitad de camino y no estamos dentro del paquete de activación de obras que fue anunciado”, observó la funcionaria.

“El lineamiento lo baja el gobernador y estamos a la espera de si se pueden activar o no las obras. Esto va a ser paulatino, respetando la línea que marque el gobernador Melella. Es una situación compleja porque ya a mediados de mayo las temperaturas no nos favorecen y, si bien tenemos una proyección, estábamos haciendo gestiones a nivel nacional pero esto es una cadena donde todo está paralizado. El Instituto debe hacer viviendas pero en esta situación es bastante complejo. Además teníamos tres barrios con infraestructura para instalar, y es infraestructura de gas, agua, cloacas, que son esenciales. También teníamos 120 viviendas para entregar en Río Grande y faltaba la instalación de gas. En Tolhuin teníamos 55 viviendas y esto nos tiró hacia atrás la curva de trabajo”, lamentó.

Advirtió que esta demora va a implicar una readecuación de precios, porque “toda obra tiene un plan de trabajo que tiene su tiempo y su costo, y esto se va a tener que replantear. Por ejemplo, nosotros certificamos hasta el 16 de marzo y en adelante no pudimos porque las obras se paralizaron y los inspectores no salieron a verificar obras. Obviamente se tienen que rever las cuestiones técnicas, y en lo técnico está el tiempo y el costo”.

“A nivel nacional tenemos reuniones semanales vía internet con los presidentes de los institutos de otras provincias y esta semana vamos a tener una reunión con las autoridades nacionales, porque es una situación similar a todos los institutos, a lo largo y lo ancho del país”, concluyó.