Breves
“He hecho notas a la señora gobernadora para que considere no hacer esta obra de la manera que está planteada, que no dilapide los recursos públicos, porque es tirarle margaritas a los chanchos”, fustigó, explicando que “se trata de una obra de 14 millones de pesos que se podría arreglar muy bien con 3 ó 4 millones”, señaló el ingeniero electricista Sergio Reymundo.
“He hecho notas a la señora gobernadora para que considere no hacer esta obra de la manera que está planteada, que no dilapide los recursos públicos, porque es tirarle margaritas a los chanchos”, fustigó, explicando que “se trata de una obra de 14 millones de pesos que se podría arreglar muy bien con 3 ó 4 millones”, señaló el ingeniero electricista Sergio Reymundo.

El ex director provincial de energía cuestionó la obra de iluminación de la ruta al aeropuerto

El ingeniero Sergio Reymundo cuestionó la obra de iluminación que realiza el gobierno en Ushuaia, camino al aeropuerto internacional, por el costo y la calidad de los materiales. Aseguró que el cemento que están empleando ya no se utiliza en zonas costeras, por el deterioro que causa la salinidad del ambiente, y advirtió que en poco tiempo se comenzarán a resquebrajar y hasta podrían caerse. Realizó una presentación al Tribunal de Cuentas, dado que el mismo tendido, con otro material, costaría una mínima fracción del presupuesto actual. Además, informó que hubo notas previas a la gobernadora que no fueron atendidas.

El ingeniero electricista Sergio Reymundo, quien ocupó la Dirección Provincial de Energía por más de 15 años, desde febrero de 1992 a noviembre de 2007, cuestionó la obra del nuevo sistema de iluminación de la ciudad de Ushuaia, en particular “la que se va a hacer en la calle Néstor Kirchner, en el acceso al aeropuerto, por la supuesta nueva tecnología que van a usar, que son columnas de cemento y es algo que se había desterrado desde hace muchos años, y tiene un alto costo para el Estado”, dijo a Radio Provincia.

“He hecho notas a la señora gobernadora para que considere no hacer esta obra de la manera que está planteada, que no dilapide los recursos públicos, porque es tirarle margaritas a los chanchos”, fustigó, explicando que “se trata de una obra de 14 millones de pesos que se podría arreglar muy bien con 3 ó 4 millones”.

“Si deciden hacer una obra nueva porque es la decisión política, primero tienen que fundamentar por qué no sirve más lo que está ahí, y fundamentarlo bien; segundo, hacerlo con tecnologías que se usan en todos los lugares del mundo aledaños a las zonas costeras, que se hacen con hierro galvanizado o fibra de vidrio”, dijo.

La obra comenzó el jueves pasado y “cualquiera puede ver que en el camino de acceso al aeropuerto empezaron a hacer las bases. Se puede ver que se está haciendo un pozo donde va a ir la base y que al lado hay una columna que está en perfecto estado, tanto la base, como la columna, como el alumbrado público, porque si van de noche está funcionando perfecto”, afirmó.

“Ante este avance lo único que me quedaba era plantear mi inquietud al Tribunal de Cuentas, que tiene que ver con las cuentas públicas, y así lo hice”, dijo, informando que el lunes pasado presentó una nota al presidente, el contador Julio Del Val. “Espero que se ocupe del tema, porque puede ser que yo no tenga la razón, pero hay un alto porcentaje de que sí la tenga, y se está haciendo una obra pública sobre otra obra pública. Así se lo he manifestado, porque esa obra pública que está ahí admitía reparaciones de distinto orden y distintos costos, que pueden ir de un millón a cuatro millones, de acuerdo al trabajo a realizar, que puede ser cambiar las columnas deterioradas, que son alrededor de 20 o 24 sobre un total de 70; o directamente reemplazarlas todas por hierro galvanizado, usando las mismas bases”, planteó.

“Puede ser que parte de la red eléctrica esté deteriorada, pero no es toda, y se podría haber hecho nueva si no se quiere reparar, con bases nuevas y una red de tendido nuevo, pero con columnas de acero galvanizado. Por la información que tengo de empresas de la zona que la evaluaron, esa obra saldría un millón de pesos, sobre los 14 ó 15 millones que está costando ahora. Eso saldría hacerlo todo igual, pero con columnas de acero en lugar de cemento”, aseguró.

Cargó contra “la obcecación de colocar las columnas de cemento”, y se anticipó a lo que va a pasar, “porque se van a empezar a resquebrajar por efecto de la niebla salina, como está demostrado en los postes de cemento que están en la misma zona, en el alambrado perimetral de la base aeronaval, al lado de la ampliación de la planta de líquidos cloacales. Ahí se pueden ver las columnas afectadas por la niebla salina, que se empiezan a resquebrajar, porque adentro tienen hierro y ese hormigón no es impermeable a la sal del ambiente. Esos postes se vienen oxidando desde adentro, se resquebrajan y se parten, y es lo mismo que va a pasar con las columnas de hormigón armado”, dijo.

Se mostró tan convencido de que así va a ocurrir, que señaló que “cuando ocurra la primera desgracia con esas columnas y se caigan, me voy a ofrecer de perito de parte para el abogado que trate la indemnización por daños y perjuicios que se va a ocasionar ahí. Estoy absolutamente seguro de que esas columnas, tal como sucede en Río Grande, cuando las choquen se van a cortar y se van a caer. Esto va a ocasionar daños y no es el mejor lugar para colocarlas, porque son columnas muy pesadas que no tienen ningún tipo de justificación técnica. Si alguien la justificó técnicamente es porque lo invento, y lo agarró de los pelos”, expresó.

“Por lo que pude averiguar off the record, porque no accedí al expediente, no están hechos los cálculos para zona sísmica para ese tipo de columnas”, agregó el ingeniero.

 

Municipalidad, ajena

 

También dio cuenta de su malestar por la respuesta que obtuvo del Municipio capitalino: “Fui a consultar a la Municipalidad de Ushuaia por qué estaban permitiendo ese tipo de obra ahí, y me dijeron que no tienen jurisdicción. Realmente es lamentable esa respuesta, porque dijeron que eso pertenece a la base aeronaval y es propiedad privada. Yo creo que no es así, porque en mi propiedad no puedo hacer lo que quiero y, si pongo un poste sin autorización, la Municipalidad me cobra la multa”, sostuvo.

“Hay algo que está fallando, o no se quiere aplicar la legislación o hay un vacío legal sobre quién tiene jurisdicción sobre esa calle, que está incluida dentro del código de planificación urbana, y especialmente destacada en el código de planificación. Estamos a merced de que alguien haga lo que quiera en esa zona. Yo me pregunto si el aeropuerto internacional está aprobado, porque si la Municipalidad no tiene jurisdicción tampoco habrán intervenido las áreas técnicas; lo mismo las casas donde está instalada la seccional de la Policía Aeronáutica, que son viejos resabios de obradores anteriores. Por lo que me contestó el director de Obras Particulares, la Municipalidad no tiene incumbencia sobre toda esa zona”, reiteró Reymundo.

Lamentó no haber sido escuchado, y aseveró que “los funcionarios públicos saben de la nota que presenté a la gobernadora, y de la nota que presenté al Departamento Ejecutivo municipal, pero nadie actuó hasta el momento. Yo creo que no estoy equivocado y veremos lo que sucede en adelante”.

 

¿Sin luz en invierno?

 

Por otra parte, se refirió a la necesidad de encarar gestiones de inmediato para garantizar la provisión de energía para el año próximo. Dijo que “si no se toman medidas muy rápido en Ushuaia y se inician negociaciones con el gobierno nacional, el próximo invierno la ciudad se va a quedar sin energía. No quiero generar pánico ni hablar de lo que no conozco. Sé lo que está pasando dentro de la Dirección Provincial de Energía, y conozco que se vence el contrato con quien está suministrando la energía delivery, que es la empresa Sullair. Eso depende del gobierno nacional y el contrato se vence a fin de año. Eso lo tiene que renovar la Nación y recién se está terminando el mantenimiento de las máquinas. Debería rápidamente ocuparse el estado provincial, si es que quiere seguir teniendo energía, para proveer nuevas máquinas rápidamente, antes del próximo invierno, sea por alquiler, compra, leasing, y solucionar el tema con la empresa de energía delivery”, reclamó.

Aclaró que “este es un problema de CAMMESA -Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA-, y no sé cómo estarán los consumos, pero los planes que teníamos en 2006-2007 era la incorporación de una máquina de similares características en potencia a la Rolls Royce de 26 megavatios. Esto se tiene que incorporar rápidamente, dado que no se hizo el interconectado, porque para el invierno que viene vamos a tener problemas muy serios”, insistió el ingeniero.

“Aunque resuelvan hacer mañana el interconectado, no hay tiempo para el invierno que viene, y la única opción es buscar rápidamente máquinas en el mercado, o reparar bien las que están ahora, o renovar los contratos con la empresa, que tiene tres máquinas de 5 megavatios, es decir 15 megavatios en total, más una máquina de 5 megavatios de la DPE. Uno de los objetivos del gobierno nacional es sacar todo lo que sea energía delivery en todo el país, y para eso se va a entrar con los nuevos emprendimientos eólicos y solares que hay en el país, y con las nuevas centrales térmicas que se están terminando. No vaya a ser que alguna firma equivocada nos deje colgados del pincel y nos quedemos sin energía”, alertó.

“La provincia puede hacer un contrato en forma directa con esta empresa a través de CAMMESA, y no descarto esa opción para la provisión de energía, pero sería una lástima que esa producción después la tengamos que pagar nosotros, porque hoy una parte lo paga el estado nacional”, concluyó.