Breves
El secretario de prensa del Sindicato de Camioneros, Guillermo Vargas fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre la situación del sector, y aseguró que no hubo caída de la actividad, sino por el contrario, aumentó el movimiento de camiones.
El secretario de prensa del Sindicato de Camioneros, Guillermo Vargas fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre la situación del sector, y aseguró que no hubo caída de la actividad, sino por el contrario, aumentó el movimiento de camiones.

“El consumo interno ha sido más que importante y la actividad no mermó”

Así lo aseguró el secretario de prensa del gremio de Camioneros Guillermo Vargas, para reflejar de este modo el aumento de la actividad en medio de la pandemia, si bien preocupa la situación económica del país. Aseguró que no hubo mermas, sino por el contrario, aumentó el movimiento por la demanda de alimentos y productos de higiene. Sin embargo advirtió sobre la “competencia desleal” de los fleteros que, en algunos casos, llegan a la provincia a costo cero, con la expectativa de llevarse una buena carga. Fue crítico de las declaraciones del diputado Héctor Stefani sobre el costo de la logística y el problema de las leyes laborales, y le recomendó ocuparse de la prórroga del subrégimen dado que, sin promoción, los costos se van a duplicar porque no habrá carga para llevar al regreso. También reveló que hay muchos funcionarios que son propietarios de camiones y no conforman empresas, sino que realizan fletes y alimentan esta competencia desleal.

Río Grande.- El secretario de prensa del Sindicato de Camioneros, Guillermo Vargas fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre la situación del sector, y aseguró que no hubo caída de la actividad, sino por el contrario, aumentó el movimiento de camiones.

En primer lugar se refirió a la preocupación que había generado el retiro de Brightstar, por el impacto que podía tener en el sector. “El compañero Pedro Velázquez, secretario general del gremio, estuvo al tanto del tema, y nos enteramos por los medios tanto nacionales como provinciales. La empresa Brightstar en principio debió haber informado a Ecologística y Vesprini, que son las empresas que realizan la logística y el transporte. Los compañeros de estas empresas no somos empleados directos de Brightstar, sino que es un servicio que terceriza y lo contemplan como indispensable. Alguien de Brightstar se comunicó con Vesprini para informar sobre la situación que estaba en todos los medios, y que tenía algo de credibilidad, y le dijo que iban a informar cuándo reanudaban el servicio, que se iba a suspender. Ante esta noticia, el secretario general del gremio me envió a hablar con los trabajadores de Ecologística, para pedir una reunión con la gente de Brightstar. Ahí nos encontramos con los compañeros de ASIMRA, con los compañeros de Seguridad, y empezamos a ver los problemas en común. Resultó cierta la posibilidad de que dejara de operar y que el servicio lo tomara otra empresa. Había que ver cómo nos empezábamos a encolumnar dentro de los posibles acuerdos. Pedro Velázquez tomó contacto con Hugo y Pablo Moyano, porque Brightstar opera en Buenos Aires y la logística pertenece al gremio de Camioneros. Ellos continuaron con las negociaciones a nivel nacional, con el sector político, el de las fábricas, el gobierno de la provincia, el intendente de Río Grande, que tomaron parte en el asunto. Se habló de la continuidad laboral de los trabajadores metalúrgicos, entre otras cuestiones”, dijo, ya con el tema resuelto a partir del traspaso a Mirgor.

 

Sin caída de la actividad

 

Puntualmente sobre su sector, indicó que “la actividad no ha mermado porque es un servicio esencial, pero vemos con preocupación la situación económica del país. Al haber tanta gente en sus hogares el consumo interno ha sido más que importante y la actividad no mermó. Incluso la logística ha crecido en la distribución de alimentos, porque se ha vendido más, también hubo ayudas de la parte gubernamental para distribuir, eso generó también que la basura salga y que se venda mucho más. Todo el año la gente ha estado en sus hogares y muy pocos pudieron salir a trabajar”.

Estimó que al inicio de la pandemia “venían 40 camiones semanalmente  y empezaron a entrar cerca de 60 ó 65 camiones solamente de alimentación e insumos de seguridad e higiene, como los camiones con lavandina. Si antes entraban 40 semanales, pasaron a 65 sólo con alimentación e higiene, y ese marco no ha caído. Hay entre un 5 y un 10% que ingresa por barco, sobre todo agua mineral en gran cantidad, productos bebibles, harinas”, detalló.

A nivel general “antes de la pandemia ingresaba un promedio de 100 camiones semanales y durante la pandemia se incrementaron a 130, aunque hay mucha carga de la que no llevamos el control nosotros”, aclaró.

 

Críticas a Stefani

 

Consultado sobre las críticas del diputado Stefani a la logística de Tierra del Fuego y la incidencia en los costos de las leyes laborales, Vargas le recomendó atender la urgencia de la prórroga de la 19640. Reconoció que es cierto que un camión cuesta 250 mil pesos, para traer un contenedor, peo remarcó que “primero Stefani es del PRO, con todo el respeto a la gente del pensamiento político del PRO. Segundo, que se dedique a gestionar por el alto costo del cruce de la barcaza, porque de los 250 mil pesos puedo asegurar que 80 mil pesos son solamente del cruce para un camión completo con carga. Si Stefani no se dedica a tratar de buscar una solución para la 19640, las cosas van a costar mucho más caras. Hoy traemos un producto con un costo y llevamos carga, y eso achica el costo. El día que la 19640 no esté y no haya posibilidad de llevar carga de Tierra del Fuego, el costo va a ser el doble. La gran mayoría de las empresas de transporte vuelve con carga, alrededor de un 85% porque las automotrices vuelven vacías”, explicó.

“No todos van a poder vivir de la carga de Río Chico y, si no hay prórroga, los primeros tiempos van a ser sobre todo mudanzas, porque hay mucha gente que no va a poder pagar el costo en la provincia”, sentenció.

Consideró tardía la reacción del diputado porque “durante el gobierno de Macri no estaba encarecido el transporte y ahora que no gobierna está encarecido gremialmente. Cuando buscan los votos van a golpear la puerta de los trabajadores, pero cuando no necesitan los votos critican a los trabajadores”, fustigó.

Agregó que “para llenar un camión de combustible tenemos que hablar de 80 ó 90 mil pesos, más seguros, cubiertas. Una empresa no trabaja para perder ni para poner un camión gratuitamente. Hay que pagar el seguro de la carga y, si un camión vuelca, el responsable es la empresa de transporte. También hay que saber que la canasta básica en Tierra del Fuego es de 70 mil pesos y mucha gente no gana esa cantidad, así que hay que profundizar la discusión sobre el salario de los trabajadores”.

“Las empresas no están tan bien, pagan los sueldos, pero hay atrasos con las obras sociales. En la pandemia hay muchas obras sociales que han puesto a disposición los sanatorios. Es más, el sanatorio que tanto le costó habilitar a Camioneros en la capital del país, lo puso a disposición del gobierno en la pandemia, en un gesto político por la situación que se está viviendo”, destacó.

“Ellos fueron gobierno hasta el año pasado y no lo pudieron solucionar. Nadie sabía que iba a ocurrir esta pandemia”, manifestó.

 

Competencia desleal

 

También se lo consultó sobre el problema de los camiones fleteros, que ofrecen costos más bajos. “El principal problema se enfoca en los fleteros porque son dueños de sus propios camiones. Supongamos que una empresa de transporte gana 25 mil pesos por venir a la provincia, pero hay fletes que vienen por 10 mil pesos. Incluso hay fletes que vienen gratis con la carga de lo que sea, para poder llevarse una carga buena de algún electrodoméstico o productos como los plásticos de Río Chico, que se han vendido mucho en la pandemia porque se usan en los lácteos, en las bebidas. Para venir algunos piden el costo de la barcaza y el combustible, y después se llevan la carga. Es una competencia desleal, porque nosotros tenemos al chofer que vive acá, la empresa que paga sus impuestos acá”, planteó.

Reveló que “hay muchos funcionarios políticos en todo el país que también tienen sus empresas de transporte y sus camiones fleteros, y tendrían que dignificar a sus trabajadores haciendo una competencia leal. No digo que Stefani lo haga, pero nos hemos encontrado muchas veces con que el camión es de tal concejal o tal legislador, de tal diputado o tal senador. A nosotros no nos interesa mientras le pague al chofer como corresponde y tenga a su gente bajo el convenio colectivo”, reclamó.

“Son políticos que no quieren formar empresas pero sí tienen camiones fleteros, y el que puede bajar los costos es el dueño de su propio camión. Nosotros no les podemos prohibir el ingreso y ahí está la competencia desleal”, dijo.

En cuanto a los grandes supermercados, señaló que “en muchos casos usan transporte radicado, también usan transporte de otro lado y también usan fleteros. En los primeros meses de pandemia tuvimos un gran conflicto con esto, y hubo un paro en Diarco para pedir la regularización”, recordó.

 

Radicados y reales

 

Asimismo, expuso que “hoy estamos cercanos a los 5 mil camiones en la flota de Tierra del Fuego pero hay entre 600 y 700 compañeros de la actividad. Hay muchos camiones parados y también hay empresas grandes de transporte que tienen sus camiones radicados en Tierra del Fuego, pero los usan a lo largo y ancho del país. A veces ocupan choferes de Río Grande pero también de otras partes del país”.

 

Corte de ruta 3

 

Finalmente se le preguntó sobre el corte de la ruta 3 a la altura de Caleta Olivia y si puede afectar a la provincia. “Entendemos que hay muchos problemas tanto en Santa Cruz como en Chubut. Chubut tiene un problema incendiario con los estatales y es una lotería poder pasar. En Caleta Olivia hay una cámara netamente interna que tiene muchos fleteros y mucho transporte, y hay una gran irregularidad; pero hay varias circunstancias por la pandemia y los gobiernos no están permitiendo que los cortes demoren más de 24 horas. Tengo entendido que Caleta Olivia tenía mucho faltante de agua potable y que iban a cortar la ruta, pero luego nos enteramos de que había otras cámaras, de la construcción también”, dijo.

En cuanto a la situación con Río Gallegos, indicó que tras las quejas “la Aduana tomó la decisión de cambiar el directorio y no hemos tenido ninguna queja por cómo opera la Aduana en Río Gallegos”.