Breves
El intendente Melella encabezó el acto de inicio del programa de festejos por el 96° aniversario de Río Grande.
El intendente Melella encabezó el acto de inicio del programa de festejos por el 96° aniversario de Río Grande.

Distintas actividades para homenajear a Río Grande

El intendente Melella encabezó este lunes el acto de inicio del programa de festejos por el 96° aniversario de Río Grande en el Museo Municipal ‘Virginia Choquintel’ con el acompañamiento de las fuerzas vivas. Por la tarde se rindió un emotivo homenaje al fallecido padre José Zink, a 13 años de su muerte.

Se llevó a cabo en la mañana de hoy el acto de apertura de los festejos por el 96° aniversario de nuestra ciudad en el Museo Municipal “Virginia Choquintel” donde autoridades, representantes de instituciones de la comunidad y numeroso público compartieron el inicio las actividades programadas para todo el mes.

Tras izarse la Bandera y entonarse el Himno Nacional, se proyectó un video institucional alusivo y luego se procedió a la inauguración de la muestra fotográfica “La Memoria que rescata”, de Hugo Urbani.

Previamente se dirigió a los presentes el intendente de la ciudad, Prof. Gustavo Melella, quien recordó palabras del padre José Zink para iniciar su mensaje. “El padre Zink decía que en Río Grande necesitábamos gente que venga a dar, no a sacar, no a pedir; y yo creo que tuvimos y tenemos antiguos pobladores que uno se pregunta cuánto dieron; y venimos al museo o vamos a una plaza y nos parece que son cosas que se hicieron ayer y no, porque hace 96 años que hubo y hay gente que viene trabajando, que viene dando y construyendo la ciudad que hoy disfrutamos”, indicó.

En otro pasaje de su alocución el jefe comunal subrayó: “Ojalá que en este cumpleaños de nuestra ciudad, todos lo que la habitamos empecemos a darle más, no a pedirle ni a sacarle más, sino a cuidarla, a quererla, a respetarnos más, a ser más solidarios, a no tirar la basura en cualquier lado, a no dejar los perros sueltos, a arreglar la vereda, o el frente de la casa aunque sea humilde”.

Finalmente y para dejar oficialmente iniciado el programa de actos y festejos por el 96° aniversario de Río Grande, el intendente Melella afirmó que “todo eso depende de cada uno de nosotros y ese es el mensaje que debemos tomar de nuestro querido padre José Zink, que es alguien que le dio mucho a nuestra gente y a nuestra ciudad”.

 

Sentido homenaje al reverendo padre José Zink

 

A 13 años de su desaparición física, en la jornada de este lunes el intendente Gustavo Melella encabezó un homenaje que se rindió al Reverendo Padre José Zink, que se realizó en la figura que recuerda al cura gaucho.

La ceremonia se realizó además en el marco de la agenda de eventos organizados por los 96 años de la ciudad de Río Grande. A la que asistieron además el diputado nacional Martín Pérez, la concejal Verónica González, el concejal (mc) Julián Baeza, representantes de Antiguos Pobladores, de grupos de scouts, del Centro de Veteranos “Malvinas Argentinas”, y vecinos que quisieron compartir el homenaje.

En su discurso, el Intendente Melella “quizás los más chicos no lo conocieron, pero escuchan historias de él y cuando hoy uno lo mira en su imagen, el padre Zink era así, era un cura gaucho, siempre dispuesto, siempre servicial”.

“Era bastante distraído a veces, para manejar, porque quería ir mostrando todo, porque el miraban mucho a ciudad y quería mucho a Río Grande. El siempre decía que los que venían de otras provincias pero especialmente el que nacía acá, tenían que querer mucho a Río Grande y darles cosas a la ciudad en vez de pedirle, por eso es bueno que hoy lo recordemos con la mejor sonrisa”, dijo.

“Se fue de la manera que era, manejando, se fue yendo a hacer una oración, seguramente pensando y rezando, pensando cosas para los chicos de la Misión, para su capilla de la Margen Sur, que él quería tanto y se fue seguramente de esa manera”, entendió.

Además recordó que “fue buena persona, era un persona alegre, era muy difícil que se enojara, ahora cuando se enojaba se enojaba, pero él era alegre excepto cuando perdía River, su querido River. Era un persona de mucho trabajo, era incansable, se levantaba temprano, lo primero que hacía era encender la radio mientras preparaba su mate y escuchaba los mensajes al poblador rural por Radio Nacional y se acordaba de su gente de campo a quienes bendecía y les llevaba la comunión, siempre tenía presentes a los demás sobre todo a los más humildes, a los más sencillos, también a los jóvenes, por eso es bueno que todos los recordemos de esa manera”.

“Al padre Zink hay que hacerlo conocer porque era una persona muy buena y hoy seguramente nos está bendiciendo y nos acompaña y desde el cielo, pide por nuestra ciudad en los festejos por un nuevo aniversario de Río Grande”.

“Por eso en estos días que vamos a celebrar a nuestra querida ciudad, tenemos que comprometernos a cuidarla, a trabajar por la ciudad y a respetar a los demás, que es lo que el siempre nos pedía, así que un querido gracias, él siempre decía que gracias es una palabra corta pero que decía mucho y el siempre agradecía, gracias en nombre de nuestra ciudad al padre Zink, gracias a todos los presentes, a las escuelas que hoy evocan su nombre y su compromiso y con este fuerte aplauso en nombre de Río Grande se lo tenemos que hacer”, concluyó el jefe comunal.

Por último el intendente acompañado por autoridades y un grupo de scouts, depositaron una ofrenda floral al pie de la estatua y se cerró acto con un minuto de silencio al cura gaucho.