Breves
nilda

Están en Formosa

Dicen que los hijos de Nilda Nuñez no reciben asistencia

Una trabajadora social dijo que los hijos de la mujer asesinada y descuartizada en Tolhuin no reciben asistencia en Formosa, donde residen con sus abuelos. No tienen la contención psicológica adecuada y viven en una casa precaria, le habían prometido arreglar la vivienda pero los trabajos nunca se realizaron.

 

 

La información aparece en el Diario Expres de Formosa, donde se menciona que “Noelia Laffitte, trabajadora social de Tolhuin , Tierra del Fuego en diálogo con la Comunidad de Medios denunció con gran indignación, que el Estado de Formosa no brinda la contención que prometió y que es necesaria para los dos hijos menores (de 6 y 2 años) de la formoseña Nilda Núñez, de 25 años que fue asesinada y descuartizada el año pasado en dicha localidad por parte del padre de los pequeños”.

 

Recuerda el medio formoseño que “Tras el femicidio que causó gran conmoción en el pequeño pueblo del sur argentino, los dos menores arribaron a Formosa donde viven actualmente con su abuelo paterno, quien los recibió y cría con mucho amor, aunque no reciben ningún tipo de ayuda del Estado, que había sido prometida, lo que generó indignación y angustia entre las autoridades de Tolhuin”.

 

“Hace poco hubo un acercamiento desde el gobierno de Formosa a la familia, se volvieron a acercar, los visitaron algunos psicólogos, pero hay una distancia desde Formosa capital hasta donde viven los nenes de Nilda y esa distancia lo que genera son esas dificultades en que hace un tratamiento psicológico real, porque ir a ver a los nenes cada 15 o 20 días, solo cuando pueden o cuando tienen los viáticos no se puede. No es que haya una mala predisposición de los profesionales sino que lo que me parece a mí es que no se está armando algo sistemático como es el tratamiento, si uno empieza el psicólogo, no lo pueden ver cada 15 días porque capaz un día va un psicólogo, la otra vez otro, el tratamiento tiene que ser semanal, siempre con la misma persona y el nene mayor de Nilda es un chiquito que no la está pasando bien, extraña a su mamá, no entiende qué pasó. Hay cuestiones que son incluso mucho más delicadas y nosotros obviamente no lo podemos contar, pero el nene necesita un tratamiento psicológico correcto que no llega”, explicó la trabajadora social.

 

“Habían dicho que le iban a hacer una casa porque los chicos viven en una situación muy precaria, con piso de tierra, llueve y la casa se moja adentro, tienen pared de barro, dijeron que se la iban a construir pero eso no llegó nunca, ni siquiera hay una montañita de arena en el terreno para que uno diga ‘bueno, está arrancando’. La verdad es que a nosotros que estamos muy lejos nos desespera pensar que el Estado de Formosa no se haga cargo de esta situación”, remarcó.