Breves
La ministra de Salud de la provincia, Dra. Judith Di Giglio, fue consultada por Radio Universidad 93.5 sobre la pandemia en la zona norte, que no tiene freno, dado que los partes arrojan 30 o más casos positivos diarios y un 30% de las muestras tomadas con contagio de COVID.
La ministra de Salud de la provincia, Dra. Judith Di Giglio, fue consultada por Radio Universidad 93.5 sobre la pandemia en la zona norte, que no tiene freno, dado que los partes arrojan 30 o más casos positivos diarios y un 30% de las muestras tomadas con contagio de COVID.

Di Giglio habló sobre la pandemia sin freno en Río Grande

La Ministra de Salud de la provincia aseguró que no está colapsado el sistema de salud y hasta el momento se ha dado atención a todas las personas que lo han requerido. En este momento hay diez pacientes internados en terapia con asistencia respiratoria y en clínica médica oscilan entre 25 y 35 personas. Sostuvo que lo que se busca es una meseta, y sería la situación actual en la zona norte, si bien “es una meseta alta”, porque los contagios no bajan de los 30 diarios y, de las muestras que se toman, el 30% arroja resultado positivo. Respecto de la situación en la capital fueguina, aclaró que deberán esperar “al menos un ciclo del virus”, que ronda las dos semanas, para hacer una evaluación. De los ocho casos detectados, la mitad tiene nexo epidemiológico y el resto son considerados como contagio “en conglomerado”.

Río Grande.- La ministra de Salud de la provincia, Dra. Judith Di Giglio, fue consultada por Radio Universidad 93.5 sobre la pandemia en la zona norte, que no tiene freno, dado que los partes arrojan 30 o más casos positivos diarios y un 30% de las muestras tomadas con contagio de COVID. “Cuando hay transmisión comunitaria y se continúa en una etapa de flexibilización como estamos nosotros es muy difícil la disminución de los casos. Lo que se busca es una meseta, como pasó en todas las ciudades que han tenido transmisión comunitaria, como por ejemplo la ciudad de Buenos Aires”, dijo.

“Si hay algo que el virus nos enseñó es que no podemos predecir nada sobre el curso de la pandemia. No podemos hacer conjeturas sobre el futuro y nos basamos en datos estadísticos. Sabemos que estamos en una meseta en la curva, que es una meseta alta, pero tanto el tiempo de duplicación de casos como el porcentaje de positividad en las muestras y el número de ocupación de camas, está estable. Estos valores estables hacen que podamos flexibilizar actividades”, expresó.

“En estos días las camas de terapia intensiva tienen una ocupación menor que en las últimas tres semanas. Ahora tenemos 10 pacientes con asistencia respiratoria mecánica y hemos llegado a tener 17, en lo que respecta a las camas de terapia intensiva. En las camas de clínica médica siempre hubo una estabilidad, y los pacientes internados rondaron entre los 25 y 35 como promedio. Se van dando altas a medida que ingresan personas y el número se mantiene en esos valores. Por supuesto es una ocupación hospitalaria importante, pero aún se logra dar atención a todas las personas que lo necesitan”, aseveró.

 

Personal de salud infectado

 

Dado que el Dr. Daniel Duarte, de la clínica CEMEP, dio a conocer que la mitad del personal de salud se contagió de COVID, se le consultó a la funcionaria sobre la situación en el hospital. “Respecto del hospital, la realidad es que depende de los sectores. En terapia intensiva no hemos tenido bajas ni personal infectado. Los médicos terapistas todavía no se han infectado, en clínica médica hubo muy pocos casos, pero hay sectores como el servicio de enfermería, que está más en contacto con el paciente, donde hemos tenido contagios. Hasta el momento son 92 los profesionales de la salud que se han contagiado en toda la provincia, sobre más de mil profesionales en el Ministerio de Salud”, precisó.

Recordó que “entre los dos hospitales hay 500 personas con dedicación exclusiva y más de 500 enfermeros. La cantidad de médicos es de 200 y más de 700 enfermeros entre los dos hospitales”.

 

Reclamos de Corradi

 

También se le preguntó sobre el planteo realizado por el Dr. Lucas Corradi, infectólogo de la Municipalidad de Ushuaia, respecto de la falta de habilitación por parte de la provincia del Cochocho Vargas, donde se realizó una inversión superior a los 50 millones de pesos. “El Cochocho Vargas cumple una función dentro del organigrama del hospital y va a ser utilizado el día que colapse el hospital. Esa es la función, porque es un lugar de internación y en este momento no hay pacientes internados en Ushuaia”, señaló la ministra.

“Nosotros lo tenemos dentro de la estructura hospitalaria, como un departamento, y está habilitado. No tiene nombrado el jefe porque no está siendo utilizado en este momento, pero sería un anexo del hospital. Todas las estructuras sanitarias tienen su habilitación por Fiscalización Sanitaria. No sé a lo que se refiere el doctor Corradi. Las habilitaciones las da la provincia, Fiscalización Sanitaria es provincial y cumple con las normas nacionales. Desde el punto de vista de salud, Fiscalización Sanitaria habilitó el lugar para ser utilizado como hospital de campaña. Quizás él se refiera a algún otro trámite que se debe realizar a nivel de comodato entre el gobierno y el municipio, y esto no lo sé. La habilitación en lo que respecta a salud como hospital de campaña, está realizada”, ratificó.

Se insistió con la pregunta dado que, según Corradi, no se podría recibir gente porque no está habilitado. “Él dijo que está fiscalizado y puede recibir pacientes. No está habilitado para la utilización porque va a trabajar con personal del hospital. Nosotros incluso tenemos las entrevistas realizadas de las posibles personas que van a trabajar en el lugar, hablando de maestranza o enfermería, y se va a utilizar en el momento que sea necesario, pero se puede utilizar tranquilamente”, respondió.

 

Hisopado al aire libre

 

Teniendo en cuenta que tampoco se puede hacer el hisopado en estas instalaciones del municipio, la ministra manifestó que los hisopados se siguen haciendo “al aire libre”. “El hisopado se sigue haciendo al aire libre porque hay un motivo, se disminuye muchísimo el riesgo de transmisión entre las personas y al personal sanitario. Además se optimiza el tiempo. La persona se realiza el hisopado sin descender del vehículo, y no está en contacto ni con el personal que realiza el hisopado ni con otras personas. La persona que se realiza el hisopado quizás no está enferma, y si lo hacemos en una sala de espera o en un lugar donde tiene contacto con otros, quizás estamos haciendo que se reúnan personas que tienen el virus con otras que no lo tienen”, explicó.

 

Rebrote en Ushuaia

 

Por otra parte, ante el rebrote en la capital fueguina, con ocho personas dieron positivo, se le preguntó si el número puede seguir creciendo y derivar en una situación similar a Río Grande. “Son muy pocos días de investigación epidemiológica y de evolución de la curva para poder definir qué va a pasar. Hasta el momento tenemos casos activos, de los cuales en cuatro casos se pudo identificar el nexo. Los otros casos se manejan como un conglomerado. Para poder tener datos estadísticos tenemos que ver cómo evoluciona por lo menos un período de incubación del virus, porque puede haber personas que en este momento estén incubando la enfermedad. Son cuatro o cinco días desde el primer caso, y por lo menos necesitamos dos semanas para evaluar la situación. Mientras tanto se trabaja activamente en la búsqueda de personas con síntomas y en el aislamiento de todos los contactos estrechos”, dijo.

 

Relación gobierno-municipios

 

También se le preguntó si, en materia sanitaria, es mejor la relación con el Municipio de Río Grande que con el de Ushuaia, dado que el Dr. Corradi también dijo que no son convocados por el COE: “Es una situación diferente porque el Municipio de Río Grande tiene muchos años de trabajo en salud y tiene una estructura, con tres centros de salud, uno de rehabilitación, un laboratorio. Yo hablo desde el punto de vista sanitario y estamos trabajando muy bien con el Municipio de Río Grande. No pasa por el número de médicos que tenga cada municipio sino por la estructura. El municipio de Río Grande tiene centros de atención municipales y más de cien profesionales. En la gestión anterior la Secretaría de Salud ya contaba con 230 personas”, recordó.

En materia de controles a los infractores, aclaró que “el COE no es un ente que controle, sino que realiza los protocolos y luego el cumplimiento se verifica desde diferentes áreas. Tenemos que aprender a convivir con el virus y a ser responsables como ciudadanos. No existe el control perfecto, ni siquiera con multa; tenemos que tener conciencia y responsabilidad social individual. El virus circula con las personas y, si aumenta la circulación, aumenta la velocidad de transmisión del virus”.

“Se han realizado denuncias a los que han incumplido la cuarentena, y hablamos de los casos positivos, porque están incumpliendo un decreto nacional. Hemos tenidos tres denuncias, dos en Ushuaia en un inicio y otra en la ciudad de Río Grande, de casos positivos que violaron la cuarentena. Luego se han hecho denuncias que no son penales, sino ante la policía, a infractores que debían estar realizando el aislamiento obligatorio y no lo realizaron, pero no eran casos positivos”, indicó.

Apuntó que “el COE está conformado por profesionales de la salud del gobierno, y en base a los diferentes escenarios se van sumando actores a ese comité. Sumamos al Municipio de Río Grande para hablar de la situación de la zona norte, y cuando se habla de la situación de Ushuaia convocamos al municipio de Ushuaia. Lo hicimos este domingo, y de la reunión participaron el Dr. Corradi y la Dra. Basombrío. Toda la etapa de flexibilización anterior de la provincia la realizamos con ellos y las reuniones fueron públicas”, sostuvo.

 

Fallecidos por COVID

 

Finalmente se le preguntó sobre la imposibilidad de dar sepultura a los fallecidos por COVID, debiendo las familias afrontar los altos costos de la cremación: “Debido a la estructura del cementerio de Río Grande no pueden recibir sepultura las personas fallecidas, porque no se puede tener la profundidad necesaria que requiere el protocolo nacional. Por eso deben ser cremados los pacientes fallecidos con virus activo. Esa es la normativa y nosotros le entregamos el cuerpo a la familia”, señaló, si bien no pudo precisar quién se hace cargo del costo de la cremación, por no ser área de su competencia.