Breves
“Tenemos unos 200 pacientes nuevos por semana en Río Grande y unos 250 en Ushuaia, es una meseta alta pero la situación hospitalaria está preparada para contener a los pacientes que requieren tratamiento o internación”, aseguró la titular de Salud.
“Tenemos unos 200 pacientes nuevos por semana en Río Grande y unos 250 en Ushuaia, es una meseta alta pero la situación hospitalaria está preparada para contener a los pacientes que requieren tratamiento o internación”, aseguró la titular de Salud.

“Desde el Ministerio de Salud apoyamos la vuelta a las aulas”

“La cartera de Salud apoya la presencialidad de las clases y estamos a disposición, trabajando en conjunto para que se pueda llevar adelante” explicó en Ártika la ministro de Salud de Tierra del Fuego, Judit Di Giglio.

Ushuaia.- “Antes del pico de contagios COVID-19 de las fiestas de fin de año, estábamos pensando en el regreso a las clases, para el cual hay un protocolo a nivel nacional que pide, sobre todo, el cuidado de las normas de distanciamiento, que es lo que debemos lograr mantener”, dijo la Ministro de Salud de la Provincia, Judit Di Giglio.

Durante esta semana, en la Provincia comenzaron a mantenerse los casos constantes, como era hasta la segunda semana de diciembre de 2020, “tenemos unos 200 pacientes nuevos por semana en Río Grande y unos 250 en Ushuaia, es una meseta alta pero la situación hospitalaria está preparada para contener a los pacientes que requieren tratamiento o internación”, aseguró la titular de Salud.

Al respecto de la aplicación de las SputnikV, Di Giglio comentó que “la estrategia es vacunar a la mayor cantidad posible de personas en el menor tiempo posible, siguiendo los protocolos de distanciamiento, por lo que se están acondicionando lugares grandes en las tres ciudades, teniendo en cuenta también que, tal como lo indica el manual de vacunación, cada persona debe esperar para retirarse unos 30 minutos luego de la aplicación para poder detectar algún shock anafiláctico”.

En este sentido, el Hospital Modular de Ushuaia, que se construye con fondos nacionales, “será un centro de atención de 660 metros cuadrados que se suma a la estructura edilicia de salud provincial, que es lo más necesario en esta situación. Tenemos a muchos especialistas atendiendo en centros primarios de atención, mientras que las patologías respiratorias se atienden en el albergue municipal”, detalló la funcionaria.