Breves
La gobernadora Rosana Bertone dio un listado de funcionarios y organismos con los que no está conforme, al punto de advertirles que “estén preocupados” porque su paciencia se agota.
La gobernadora Rosana Bertone dio un listado de funcionarios y organismos con los que no está conforme, al punto de advertirles que “estén preocupados” porque su paciencia se agota.

“Deberían estar preocupados, porque la paciencia se me agota”

La Gobernadora enumeró la serie de falencias en distintos organismos estatales y expuso su hartazgo por la falta de respuestas, pese a su insistencia con sus propios funcionarios. Les reclamó “que trabajen” y adelantó que “antes de la campaña” tomará una decisión con la Dirección Provincial de Energía, que consideró “el caso emblemático”. También hizo advertencias similares a Vialidad Provincial, el INFUETUR, el IPV y la Dirección de Puertos. En particular, y a días de las elecciones, apuntó contra el ministro de Obras Públicas Luis Vázquez, exponiendo “lo que le cuesta” que “termine los proyectos y llame a licitación”.

La gobernadora Rosana Bertone concedió ayer una extensa entrevista a FM Centro y, ante una consulta sobre la marcha del gobierno y sus distintas dependencias, comenzó a dar cuenta de un listado de funcionarios y organismos con los que no está conforme, al punto de advertirles que “estén preocupados” porque su paciencia se agota.

El primero de la lista fue el ministro de Obras Públicas Luis Vázquez, a la sazón candidato a diputado nacional por el frente Tierra de Unión junto a la concejal Laura Colazo. A pocos días de las PASO, Bertone expresó que “no imaginan lo que me cuesta a mí que el área de Obras Públicas me termine los proyectos, y llame a licitación”, luego de los cuestionamientos por la demora en el inicio de obras, y la necesidad de invertir el dinero de la colocación de bonos hasta que haya que pagar.

Pero no quedó ahí. La Gobernadora sostuvo que esto ocurre “en cada área, como en Desarrollo Social”, puntualizó. Reconoció mejoras “en el Registro Civil”, pero “nos resta mejorar en los hospitales. El Estado estaba sólo para pagar salarios, no estaba afectado a construir o generar políticas que buscasen una mejora en la calidad de vida de la gente; o desarrollar mayor infraestructura, o dar herramientas técnicas o económico financieras para que al Estado le vaya mejor. Era un Estado desarticulado, mendicante, porque solamente era pedir y pedir, sin ninguna idea novedosa o generando alternativas distintas”, criticó de la gestión Ríos.

“Nosotros tenemos iniciativas distintas para que la provincia mejore y trabajamos para eso. Es constante el trabajo que hacemos, pero me cuesta mucho”, manifestó.

Pidió el voto “para nuestros candidatos a diputado, porque necesito más ayuda. Si bien la Legislatura provincial y los senadores me ayudan, necesitaría alguien a quien pueda llamar por teléfono, o que pueda llamar cualquier ciudadano de Tierra del Fuego para pedirle una gestión en Buenos Aires y seguir trabajando”, expresó.

Aseguró que el endeudamiento “es perfectamente pagable para cualquier gobierno. Está muy fácil el cumplimiento en tiempo y forma. Acá van a aprovechar estos fondos por lo menos tres o cuatro gestiones posteriores a la mía. Va a ser un antes y un después, porque la última obra pública que hubo en la provincia fue la que hizo el ex gobernador José Estabillo con el aeropuerto, el puerto de Río Grande que se paralizó, y el puerto de Ushuaia, con ayuda del ex presidente Menem. Luego no hubo nadie que plantease un plan de obra pública superador. Aparte, la obra pública es generadora de empleo, y el mayor requerimiento que tenemos de nuestra gente es trabajo”.

 

Saldivia, con un pie afuera

 

La Gobernadora, al margen de la elección de diputados, puso la mirada puertas adentro de la gestión y continuó con el listado de áreas que no le responden: “Tengo que decir que tengo organismos que no van ni para atrás ni para adelante en esta nueva transformación que queremos dar a la provincia, y nos falta muchísimo para que se pongan al día y se pongan a trabajar”, indicó.

“El caso emblemático es la Dirección Provincial de Energía, y ya no sé qué hacer para que trabajen. No sé qué hacer”, reiteró con énfasis.

“Voy a tomar decisiones y las voy a tomar incluso antes de la campaña electoral, porque realmente me canso de llamar por teléfono cuando vuelvo de trabajar a mi casa a las 21 o 22 horas, y veo focos que están quemados. Realmente es una lucha constante y permanente de llamarlos y llamarlos, para que hagan el trabajo que ellos solitos deberían ir a hacer”, les reprochó.

Pero no se detuvo ahí. Apuntó contra el INFUETUR por las fallas administrativas: “Hemos logrado muchas cuestiones, pero del punto de vista administrativo y financiero tengo que mandar al Secretario de Presupuesto a que vaya a hacerle en su computadora las correcciones presupuestarias, porque no las saben hacer. O sea, tiene que ir una persona de Economía, caminando hasta la institución, a corregir”, cuestionó.

Respecto de Vialidad Provincial, dijo que “viene de años con un déficit enorme y estamos buscando también profesionales para que puedan corregir la situación”.

En cuanto a la Dirección Provincial de Puertos, sostuvo que “en el Puerto hemos avanzado mucho pero yo espero avanzar más. Quiero avanzar más en el Puerto de Ushuaia porque nos falta mucho y creo que podemos ser un puerto modelo. Estamos trabajando para serlo”.

También fue el turno del IPV: “El IPV tiene algunas personas que tiran muchísimo, se sobreexigen por sobre una masa de trabajadores que podría tener un mayor compromiso. Hay directores, hay personal que no tiene cargos y ayuda muchísimo, que tiene un compromiso con los más humildes, porque no tener vivienda es una situación desagradable para cualquier familia. Y uno ve que la gente va y va y va, y no obtiene respuestas”, reprochó.

“En el caso de Ushuaia hemos conseguido la urbanización de Barrancas del Pipo y la urbanización para el tercer sector de Pipo, donde planificamos construir 1.200 viviendas más. Hemos firmado todo con Nación y tenemos los recursos. En Río Grande tenemos un déficit habitacional enorme y adquirimos tierras en la margen sur con el IPV. Estamos regularizando las zonas expropiadas en el pasado y hemos encontrado alrededor de 25 hectáreas dentro del ejido urbano que eran del estado provincial y las hemos traspasado al IPV”, detalló, si bien no están terminados los pasos administrativos, mucho menos el inicio de obras.

“Estoy también insistiendo mucho a la escribana de gobierno y todo es así, es llamar por teléfono, insistir, estar encima de los temas para que hagan el traspaso formal al IPV y puedan presentar mayores obras en Río Grande ante el Estado nacional”, dijo Bertone.

“En el caso de Tolhuin estoy detrás de unas tierras de la Policía Provincial para hacer viviendas para las fuerzas. Estamos deseosos de que se termine la veda invernal y podamos seguir trabajando, con mayor esfuerzo y mayor dedicación”, confió, aunque deberá haber un cambio de actitud de sus funcionarios, para agilizar las obras.

Puntualmente sobre el inicio de las obras del endeudamiento, todavía se están terminando las licitaciones. Mencionó dos casos donde “había un 30% de la planta del Arroyo Grande, que es una obra que ya se adjudicó”; y “la obra del gimnasio de la Escuela Nº 31, que también se adjudicó. Hay varias que están adjudicadas y otras que en estos días están saliendo los procesos licitatorios”, informó.

Su expectativa es que las licitaciones y adjudicaciones estén resueltas “cuando finaliza la temporada invernal”.

“Algunas obras van a demorar un poco más, como el segundo puerto que estamos pensando construir en Ushuaia, para desdoblar la actividad y que uno sea turístico y otro de carga. Teníamos estudios y antecedentes, pero tenemos que hacer la planimetría, los estudios de profundidad de las aguas del Canal. Va a estar ubicado por la zona de la usina”, apuntó.

 

Cuentas revueltas

 

Por otra parte, también dio cuenta del desorden administrativo que intenta encauzar, en materia de cuentas públicas. “Yo quiero que haya claridad en todos los temas, por eso digo que tengo esta dificultad con los entes, porque hemos tenido un llamado de atención muy fuerte del Tribunal de Cuentas con respecto a la cuenta de inversión. La verdad ningún gobierno anterior al nuestro se ha preocupado por la cuenta de inversión. Ni siquiera ha sido aprobada o desaprobada por la Legislatura, nadie dijo nada y estaban ahí, todas mal hechas, igual que el gobierno nacional donde pasa exactamente lo mismo. Pero yo quiero que haya correcciones y que todo se controle”, afirmó la mandataria.

Finalmente se le preguntó si, tras estas declaraciones, deben estar preocupados los presidentes de entes como la DPE, el INFUETUR, el IPV, y el resto de los enumerados: “Deberían estar preocupados porque me canso de llamarlos y la paciencia se me agota. Yo soy una mujer muy paciente, me aguanto todos los agravios, todos los ninguneos, todas las excusas. Pero llega un punto en que la paciencia a uno se le agota, lamentablemente”, concluyó.

Fuente: Diario Provincia 23.