Breves
En su primera mención de este proyecto, Worman había expresado que “si la legislatura analiza como viable esta propuesta, salvo en Río Grande, tendríamos en todo el territorio provincial la responsabilidad del agua”.
En su primera mención de este proyecto, Worman había expresado que “si la legislatura analiza como viable esta propuesta, salvo en Río Grande, tendríamos en todo el territorio provincial la responsabilidad del agua”.

Cruce entre Melella y Worman sobre las nuevas facultades de la DPOSS

El intendente Gustavo Melella calificó como “un atropello” el anuncio de Guillermo Worman, presidente de la DPOSS, de avanzar con un proyecto de ampliación de facultades, para controlar el servicio municipal de agua y cloacas. Vislumbró “segundas intenciones”, dado que se equipararía a la DPOSS a los entes de control externo de otras jurisdicciones, que inciden no sólo en la aprobación de obras sino en las tarifas. Espera que los legisladores prioricen la autonomía municipal.

Worman plantea una función similar a los entes de control externo de otras jurisdicciones, que tienen incidencia en la aprobación de proyectos, establecen multas y además definen las tarifas, siendo los costos de Río Grande hoy muy inferiores a lo que se paga por el servicio de agua en la capital fueguina, donde depende de la DPOSS.

Por FM Del Sur, el intendente Melella consideró que el organismo está “intentando avasallar la autonomía”, cuestionando que la DPOSS pretenda tener “injerencia en todo lo que sea servicio de agua y cloacas en nuestra ciudad, cuando eso lo tiene claramente el Municipio. Esto es duplicar estructuras y meterse en la autonomía y el trabajo del otro, sin ni siquiera un diálogo. Es un atropello y me extraña de un funcionario como Worman, porque tenía otra imagen. Sigo creyendo que es una persona intelectualmente honesta, pero ni siquiera tuvo un diálogo para ver de qué se trata”.

El intendente sostuvo que la DPOSS ya tiene mucho por resolver no solamente en Ushuaia sino “en el tema de agua y cloacas en Tolhuin, donde hay un problema sanitario profundo y urgente”. “Quizás tendrían que localizar todos sus esfuerzos ahí y de última acompañar, ver el principio de subsidiariedad que está escrito en nuestra carta orgánica, con otra forma de gestionar y de hacer política. Lamentablemente esto no se da y es una tristeza que esto no se dé”, dijo.

 

Worman respondió a Melella y dijo que no hay motivo oculto

 

El presidente de la DPOSS Guillermo Worman negó “un motivo oculto” tras la ampliación de facultades del organismo, que pedirá a través de un proyecto de ley no ingresado todavía. No dio detalles de sus alcances, pero lo equiparó a los entes de control externo.

Por FM Del Sur fue consultado sobre el malestar del intendente Gustavo Melella, ante “el atropello” de la DPOSS sobre la autonomía municipal, dado que prevé ejercer una función de fiscalización. “No hay ningún motivo oculto y si hace falta que vayamos a Río Grande a conversar con Melella lo haremos con todo gusto”, dijo, y se remitió a la ley 158, vigente desde 1981, donde se fijan las misiones y funciones de la DPOSS. “La ley le confiere tres grandes facultades, las vinculadas con la producción y distribución del agua, lo vinculado con servicios sanitarios y remediación ambiental, y dice claramente que la DPOSS tiene que intervenir en la planificación y control”, sintetizó.

No hizo mención a la reforma de esta ley, pero negó que implique “una duplicidad” de funciones, “porque no tenemos previsto brindar el servicio en Río Grande”, sino controlar al municipio.

“Tenemos una obligación de velar por la calidad de consumo, que lo venimos haciendo en Ushuaia y Tolhuin, y no en Río Grande. Eso no significa duplicar”, afirmó.

Mencionó que “en cualquier lugar de Argentina existen entes reguladores de agua y vamos a ejercer una función que nadie está cumpliendo”, argumentó, sin tomar en cuenta los controles internos de la Municipalidad, y que en el caso de la DPOSS se controlaría a sí misma.

“Nosotros vamos a ser los responsables de producir agua y del tratamiento de cloacas en toda la provincia, menos en Río Grande, y vamos a hacer el control de la calidad de agua en todo el territorio provincial, incluyendo Río Grande, y de la calidad de las cloacas que se vuelcan a las redes”, anticipó, dando por hecho que se aprobará el proyecto.

Recordó que además “es una obligación de la ley 158 y queremos ampliar las funciones con este proyecto, pero de ninguna manera vamos a chocar con el Municipio de Río Grande. A lo sumo, en determinados días iremos a tomar una muestra de la calidad de agua que sale de la canilla y de lo que se vuelca a las redes”.

“Si el intendente de Río Grande está preocupado porque queremos hacer controles de calidad, a lo sumo le indicaremos semanalmente o quincenalmente cuáles son los resultados que da nuestro laboratorio, no para sancionarlo sino para decirle si tiene que rectificar algún proceso”, sostuvo.

En Ushuaia y Tolhuin los controles se harán “a través del laboratorio propio” con el que cuenta la DPOSS, indicó Worman, y admitió que “lo lógico sería tener un ente regulador del agua separado, como un organismo externo a la DPOSS, pero hasta tanto haya un ente regulador del agua, por lo menos nosotros cumpliremos esa función”, señaló, sin mencionar cómo van a financiar esta nueva función.

“Nadie debe enojarse y en todo caso nos tenemos que juntar. No hay ninguna cuestión personal ni institucional, y además la ley dice esto desde el año 1981”, insistió el funcionario.

 

¿Hacia “un solo organismo”?

 

En su primera mención de este proyecto, Worman había expresado que “si la legislatura analiza como viable esta propuesta, salvo en Río Grande, tendríamos en todo el territorio provincial la responsabilidad del agua, el tratamiento de cloacas y fundamentalmente el mantenimiento de las redes, iniciar acciones de remediación y sobre todo el control y fiscalización”.

También aludió a la fijación de los cuadros tarifarios como parte de la competencia de un ente regulador, cuya función vendría a suplir la DPOSS: “En la mayoría de las provincias hay empresas públicas de agua y hay un ente regulador que establece criterios tarifarios, controla la calidad del agua y nosotros no tenemos eso”, dijo.

Cifró expectativas en que “la DPOSS crezca y tenga más servicios” y deslizó la conveniencia de un organismo único en el mediano plazo. “Vivimos en la provincia más moderna de la Argentina y tenemos el sistema más atrasado. Me parece que, por una cuestión de eficiencia en una provincia tan chica, debiera haber un solo organismo. En algún momento se dará el debate respecto de si se justifica que en Río Grande el servicio de agua sea municipal”, disparó, con lo cual no sólo la DPOSS podría quedarse con un porcentaje de la recaudación para financiar la función de control, sino con la tasa completa del servicio.