Breves
Tras la movilización realizada ayer contra la vuelta a la Fase 1 por parte de un grupo de comerciantes, el presidente de la Cámara de Turismo, Ángel Brisighelli, expresó su visión por Radio Universidad 93.5 y cuestionó la decisión del gobierno.
Tras la movilización realizada ayer contra la vuelta a la Fase 1 por parte de un grupo de comerciantes, el presidente de la Cámara de Turismo, Ángel Brisighelli, expresó su visión por Radio Universidad 93.5 y cuestionó la decisión del gobierno.

Contundente rechazo de la Cámara de Turismo a la vuelta a Fase 1

El presidente de la Cámara de Turismo Ángel Brisighelli condenó la vuelta a Fase 1 dispuesta por el Gobierno y aseguró que no va a dar resultados, porque el problema de contagios no se genera en los comercios. Si bien ninguna de las cámaras motorizaron la movilización de ayer, comparten la preocupación de los comerciantes por las consecuencias del nuevo cierre. Esperan dialogar con el gobierno para que la situación no se prolongue, teniendo en cuenta que “no hay ningún internado en terapia intensiva”, por lo tanto no hay riesgo de colapso sanitario que justifique la medida, planteó. Además expuso la falta de respuesta del Municipio de Ushuaia a los pedidos de reunión que vienen realizando “desde el 9 de marzo”, dado que se sigue cobrando la tasa de actividad comercial a establecimientos cerrados hace meses, la patente a vehículos vinculados con el turismo que no desarrollan actividades, y aspiran a una quita o prórroga que contribuya a sortear esta crisis.

Río Grande.- Tras la movilización realizada ayer contra la vuelta a la Fase 1 por parte de un grupo de comerciantes, el presidente de la Cámara de Turismo, Ángel Brisighelli, expresó su visión por Radio Universidad 93.5 y cuestionó la decisión del gobierno.

Si bien la Cámara de Comercio de Ushuaia se desvinculó de la iniciativa que tomaron varios comerciantes de la capital fueguina, el malestar es generalizado. “Realmente fue bastante masiva la movilización y esto es un indicativo de la gravedad que tiene el comercio con todo este proceso y las implicancias que tiene la decisión que ha tomado el gobierno”, sostuvo Brisighelli.

“Ninguna de las cámaras ha participado de esta marcha, ni la de Comercio, ni la de Turismo, ni las demás. Fue un grupo de comerciantes que se han llamado autoconvocados los que organizaron la marcha, pero las cámaras no han adherido. Tenemos una opinión parecida e, independientemente de la razón que tienen en el reclamo, porque no estamos en desacuerdo con ellos, entendemos que el método que eligieron no era el apropiado”, indicó.

No obstante consideró que “tienen razón en lo que están reclamando, porque esta vuelva a la Fase 1 es un paso atrás muy grande. Después de casi siete meses con la actividad extremadamente dañada y afectada, en general y en particular en el turismo, que está parado por completo, esta vuelta atrás es terrible. Es un mazazo a las expectativas que uno tenía de una tibia reactivación a partir de la llegada de los vuelos”, sentenció.

“Toda la actividad comercial tiene sus protocolos, y los protocolos funcionan. No ha habido en Ushuaia situaciones en las cuales donde haya habido fuentes de contagio en establecimientos comerciales que hayan respetado los protocolos. La mayor parte de la fuente de contagio está ocurriendo en el ámbito privado, por falta de control o de cumplimiento de cuidados básicos, como no realizar reuniones ni mantener distancia social”, subrayó.

“Hasta el momento nadie ha argumentado que los contagios se hayan producido en los comercios. Los protocolos están definidos para minimizar los riesgos de contagio”, recordó.

Si bien se habla de un par de bares de la ciudad, que no dejan de ser comercios, estimó que deberían sancionarlos y no castigar a todos con este cierre: “Los comercios que no cumplen los protocolos hacen muy mal y hay que partirles la cabeza (sic). No decimos que hay que permitir cualquier cosa para mantener abiertos los negocios. Al que no cumple los protocolos tienen que aplicarle toda la reglamentación en contra”, pidió.

“En el caso del sector público, en el gobierno está todo cerrado. Los problemas de contagio no están identificados con la actividad comercial, sino más que nada con las reuniones en domicilios particulares, y esto es independiente de dónde trabaja la gente”, observó ante registros de contagios de quienes son empleados públicos.

“Si el problema está ahí, la función del Estado es controlar qué está pasando con eso. En el caso de los comercios, han hecho las inversiones para tener las mamparas de separación, la protección del personal, la desinfección. Estos protocolos están aprobados por el propio gobierno. Si los centros de propagación no son los negocios, los tienen que dejar seguir trabajando y hacer los controles en los lugares donde están los problemas”, remarcó.

 

Una medida no efectiva

 

Cabe mencionar que, según la ministra Chapperón, la vuelta a Fase 1 se justifica por los días de duplicación de casos, pero “en el reporte del mismo gobierno decían que había 9 personas internadas en el hospital de Ushuaia, y que ninguno estaba en terapia intensiva. No se vislumbra que haya un problema serio de saturación del sistema de salud que amerite una medida drástica como la que se tomó”, planteó Brisighelli.

“Si tuviéramos el 75 u 80% de la terapia intensiva ocupada, estaríamos hablando de otra cosa, pero no hay ni un paciente en terapia intensiva. Como todas las decisiones en la vida, es una cuestión de costo-beneficio. Lo que no estamos viendo es el altísimo costo que va a haber que pagar por esta medida”, alertó.

Respecto de alguna comunicación previa del gobierno de esta medida, informó que “a la Cámara de Comercio la convocaron el sábado para hablar de los contagios que estaban teniendo en Ushuaia y cuando llegaron a esa reunión les dijeron que pasaban a fase 1. Les comunicaron la decisión tomada y, mientras estaban en la reunión, el gobierno sacó a publicidad en distintos medios el pase a fase 1 a partir del domingo. La Cámara de Comercio se ha expresado en contra de la medida y tienen una visión muy parecida a la nuestra. No es la medida apropiada y no vamos a conseguir una diferencia importante, porque simplemente se tendría que hacer cumplir la parte de protocolos y de cuidados”, reiteró.

 

Silencio de radio en el Municipio

 

También se le preguntó sobre la postura de la Municipalidad de Ushuaia,  aseguró que “de parte del municipio hay silencio total de radio. Hemos pedido audiencias al intendente desde el mes de marzo y estamos esperando que nos reciba. Desde el 9 de marzo estamos esperando que nos reciba el intendente, hemos presentado notas, pedidos, como se le hicieron al gobierno provincial. Mientras el gobierno provincial nos recibió varias veces, tanto el gobernador como los cuadros intermedios, donde se solucionaron muchas cosas, la municipalidad hasta el día de la fecha no nos ha atendido”, lamentó.

“Lo que se estaba solicitando a la Municipalidad es cierta flexibilidad, porque sigue cobrando las tasas de actividad comercial a un montón de empresas que están cerradas. Hay muchos hoteles, empresas y restaurantes que están cerrados y les siguen cobrando el retiro de residuos domiciliarios como en una época normal. Si no tenemos actividad comercial, no tenemos que pagar las tasas, se pueden postergar y ver cómo manejar la situación. Hay un montón de vehículos asociados al turismo que están guardados en un galpón hace seis meses y les cobran la patente. Podrían no pagarlas, pagar la mitad o tener una quita. Pero no hemos tenido ningún eco de la municipalidad para dar algún tipo de ayuda a las empresas que están paradas”, cuestionó.

Remarcó que “las reuniones que se pidieron al gobierno y a la municipalidad fueron en conjunto firmadas por la Cámara de Comercio, la Cámara de Turismo, la Cámara Hotelera y Gastronómica, la Asociación de Hoteles de Turismo y la Asociación de Agencias de Viaje. Son cinco cámaras que representan al sector del turismo y todas firmaron esas notas. La municipalidad recibió las notas pero no nos respondió. Si nos responden y nos invitan a una reunión, nosotros iremos. Las distancias a veces no son físicas, sino que son más complicadas que eso. A veces es difícil saber por qué las distancias son tan largas. Todos los caminos de comunicación los hemos agotado y con poco éxito”, manifestó.

 

Rechazo a una prórroga

 

Brisighelli adelantó el rechazo a toda intención del gobierno de seguir prorrogando la Fase 1: “Estamos hablando con la gente de gobierno y vamos a ver cómo seguir. Los pedidos de las cámaras están hechos para analizar la situación. Obviamente esta semana no tenemos ningún tipo de expectativa de que la situación vaya a cambiar, pero nuestro gran temor es que sigamos la semana que viene en Fase 1, echando para atrás lo poco que se vino avanzando en los meses anteriores”, concluyó.