Breves
LSD

Judiciales

Condenaron a dos hombres por enviar troqueles de LSD a Ushuaia

El Tribunal Oral Federal de Tierra del Fuego les impuso penas de 6 años y un mes, y de 6 años de prisión, respectivamente. La droga, equivalente a 1.400 dosis, era despachada por encomienda desde Buenos Aires. Además, uno de los acusados fue condenado también por tenencia de estupefacientes, mientras que el otro fue absuelto –de ese delito- por aplicación del fallo “Arriola”.

 

Con la intervención del fiscal general ante el TOF de Tierra del Fuego, Adrián García Lois, y la auxiliar fiscal, María Hermida, el Tribunal Oral Federal de dicha jurisdicción condenó a Francisco María Sosa y Alejandro Damián González, por transportar 700 troqueles de dietilamida de ácido lisérgico (LSD) –unas 1400 dosis-, desde la ciudad de Buenos Aires hacia Ushuaia, a través de encomiendas.

 

La investigación, que estuvo a cargo del titular de la Fiscalía Federal de Ushuaia, Juan Soria, comenzó en mayo de 2012, a raíz de una denuncia anónima que daba cuenta de que González recibiría una encomienda desde la Ciudad de Buenos Aires –se aportaba el número de pieza postal- la cual contenía la droga.

 

Así, conforme se tuvo por probado en el debate oral y público, el 12 de junio de 2012 Sosa –utilizando el membrete de la empresa de seguros donde trabajaba- envío por encomienda la droga a Ushuaia, la cual arribó a destino dos días después, donde fue interceptada por las fuerzas policiales.

 

Al día siguiente, a pedido de la fiscalía, el juez federal de Ushuaia Federico Calvete ordenó una serie de allanamientos, que permitieron la detención de González, en cuyo poder se encontraron dos envoltorios con 17,91 gramos de marihuana.

 

Tras seguir la ruta de la droga, se dispuso el allanamiento del domicilio de Sosa, en la ciudad de Buenos Aires, donde se secuestraron otros 37 troqueles de LSD, aunque no pudo ser aprehendido. Su detención recién se materializó el 12 de julio de 2012, cuando llegó al aeropuerto de la ciudad de Ushuaia, tras permanecer varios días prófugo.

 

En su requerimiento de elevación a juicio, los fiscales Soria y Fernando Rota –quien actuó como fiscal ad-hoc- tuvieron por probado que Sosa y González se pusieron de acuerdo para transportar desde Buenos Aires a Ushuaia la droga. Además, les imputó la tenencia simple de estupefacientes, por el material narcótico que se encontró en sendos domicilios.

 

En el juicio oral que se realizó esta semana, el fiscal general Adrián García Lois reeditó los argumentos vertidos por su colega y tuvo por probado que todos los imputados incurrieron en el delito de tráfico de estupefacientes en la modalidad de transporte, al tiempo que también les imputó la tenencia simple de droga.

 

En tal sentido, consideró que Sosa adquirió el LSD para enviarlo, por medio de una pieza postal, a González –residente en Ushuaia- quien aportó sus datos para recibir la carga y retirarla, al tiempo que también aportó dinero para la compra de la droga.

 

En virtud de las pruebas producidas en el debate, el representante del Ministerio Público Fiscal solicitó que González y Sosa fueran condenados a la pena de seis años y diez meses de prisión, multa de $10.000, accesorias legales y costas. Asimismo, requirió el decomiso de la droga y su destrucción junto a los teléfonos celulares y documentación de los acusados.

 

Este jueves, el Tribunal Oral Federal de Tierra del Fuego –presidido por Luis Alberto Giménez e integrado por Ana María D’Alessio y Alejandro Ruggero- condenó a Francisco María Sosa a la pena de seis años y un mes de prisión, multa de $10.000, accesorias legales y costas, tras considerarlo autor penalmente responsable del delito de transporte de estupefacientes en concurso real con tenencia simple de narcóticos.

 

A su turno, González fue condenado a seis años de prisión, misma multa, accesorias legales y costas, como coautor de transporte de estupefacientes. Sin embargo, fue absuelto en relación a la tenencia simple, por aplicación del fallo “Arriola” de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, al considerar que la marihuana encontrada en su domicilio, era para consumo personal.

 

Por otra parte, los jueces dispusieron mantener la libertad de ambos acusados hasta que la sentencia quede firme, y ordenaron la destrucción de la droga incautada y el decomiso de los teléfonos celulares y dinero secuestrado en los procedimientos. Asimismo, convocaron a las partes para el próximo 30 de junio a las 13.00 hs. a fin de realizar la lectura de los fundamentos de la sentencia.