Breves
ciberacoso

Dos años de prisión en suspenso

Condenan por primera vez en la provincia a un hombre por ciberacoso

El Tribunal de Juicio en lo Criminal del Distrito Judicial Sur, dictó sentencia en la causa N° 1702/15, caratulada “U.R.D.A. s/ amenazas coactivas”, mediante el proceso de omisión de debate, el pasado 8 de marzo.

 

En la sentencia, dictada por los jueces Rodolfo Bembihy Videla, Alejandro Pagano Zavalía y Maximiliano García Arpón, se lo condenó a D.A.U.R. a la pena de dos años de prisión en suspenso, al ser considerado autor material y penalmente responsable del delito de “grooming” o ciberacoso sexual (art. 131 del C.P.) por el hecho cometido en Ushuaia, aproximadamente entre los meses de junio y diciembre de 2014, en prejuicio de una joven menor de edad J.B.S.

 

Además, le ordenó que cumpla distintas reglas de conducta por el término de dos años, tales como comunicar al Tribunal de Ejecución todo cambio de residencia que efectuare; someterse al cuidado del Patronato, y abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas; y además tiene prohibido acercarse a la víctima y su domicilio, así como comunicarse con ella por cualquier medio (teléfono, internet, redes sociales, etc.).

 

A D.A.U.R. se le había imputado el haber hecho uso de amenazas para obligar a la menor identificada con las iniciales S.S., -de 14 años de edad al momento de la denuncia- a hacer algo contra su voluntad.

 

Puntualmente, el hombre se puso en contacto con la joven vía Whatsapp, desde dos abonados diferentes, durante el periodo comprendido entre los meses de junio y diciembre de 2014, oportunidad en la que recibió un mensaje con frases obscenas; situación que desembocó en la denuncia de la madre.

 

No obstante, el hombre solicitó a la menor el envío de fotos personales, con desnudos, inclusive de sus partes íntimas, y luego de obtenerlas utilizó el material para coaccionarla y así exigirle más fotos de esa índole, y un encuentro que nunca se llegó a concretar.

 

Molesta con la situación, la menor lo bloqueó y eliminó de su Whatsapp, pero fue en vano porque el condenado le envió un mensaje amenazante desde otro celular.