Breves
Edith Ruffa Giménez viajó sola 4 mil kilómetros con 61 años unió el Chaco con Tierra del Fuego en moto.
Edith Ruffa Giménez viajó sola 4 mil kilómetros con 61 años unió el Chaco con Tierra del Fuego en moto.

Con 61 años unió el Chaco con Tierra del Fuego en moto

El pasado 19 de enero Edith Ruffa Giménez, una bisabuela de 61 años, emprendió el viaje de sus sueños: Unir el Chaco con Tierra del Fuego en moto y sola. Tras recorrer más de cuatro mil kilómetros, fue recibida con entusiasmo por la comunidad motera de la provincia en sus tradicionales encuentros de los viernes en la Plaza Almirante Brown de Río Grande, oportunidad que compartió también con los veteranos de guerra que entregaron sendas banderas a los moteros.

Río Grande.- Con mucho júbilo y algarabía los moteros de Tierra del Fuego tuvieron sendos recibimientos simultáneos. Por un lado a las autoridades del Centro de Veteranos de Guerra ‘Malvinas Argentinas’, encabezadas por su presidente Raúl Villafañe y el Vice, Alberto Ante, que entregó sendas banderas a los moteros -un Pabellón nacional y la Bandera del propio centro-, que fue recibido por el presidente de la asociación motera ‘Hermanos del Viento’, Moisés Barría. El otro recibimiento fue a Edith Ruffa Giménez, de 61 años, quien cumplió su sueño de llegar a Tierra del Fuego.

 

“Anhelaba llegar a Tierra del Fuego”

 

Justamente la visitante contó que “anhelaba llegar a Tierra del Fuego porque quería conocer lo que tantos hablan del fin del mundo y como soy cristiana, yo leía en la Biblia de que llegaría hasta el fin del mundo y me propuse poder llegar. Le pedí a Dios en este tiempo poder venir, que no haya tanto viento y que pueda llegar bien. La verdad que es llegué muy bien, vine sola en moto”.

Detalló que “tengo una Bajaj Avenger 220 que ahora en este momento le sacamos las alforjas y la mochila, para esta presentación en la plaza”.

Edith Ruffa Giménez contó que “hacía varios kilómetros e iba parando en las estaciones de servicio o en los lugares donde me esperaban moteros, donde compartía con ellos para sacarme fotos, recorrer la localidad y al día siguiente, volvía a salir”.

“Salí el 19 de enero, pero quedé en Casilda, Santa Fe; después hice Bahía Blanca, Viedma, al día siguiente Puerto Madryn, después vine hasta Caleta Olivia, Comandante Luís Piedra Buena, Río Gallegos –donde me quedé también- y finalmente llegué a Río Grande el pasado miércoles”.

Confió que “me sorprendieron con el recibimiento porque no me esperaba que estén esperándome, valga la redundancia. Por ejemplo, en Río Gallegos ya estaba un motero esperándome en la estación de servicios. Acá, un matrimonio ya fue a esperarme en la frontera y la verdad es que no esperaba esto, para mí es algo maravilloso”.

También destacó y se emocionó por la entrega de dos banderas por parte del Centro de Veteranos de Guerra ‘Malvinas Argentinas’ a los moteros. “Es un honor este gesto. En tiempos de (la guerra) Malvinas, quería participar, quería ir a prestar mi colaboración, no fue posible, pero Malvinas siempre está en mi corazón y eso es un orgullo muy grande. Mi reconocimiento a los que dieron su vida por todos nosotros en aquella guerra y a los que volvieron con honor y siguen malvinizando la Patria”.

“Hoy vemos aquí el sentimiento de Malvinas conjugado con la pasión de las motos y estoy muy emocionada de conocer a tantos hermanos moteros que comparten esto de viajar y andar en moto, una hermandad maravillosa, una familia que se ayuda mutuamente”, agregó Edith.

La motera contó que tiene tres hijos, trece nietos y dos bisnietos, con uno más que viene en camino. “Ellos aceptan esta pasión que tengo, les gusta; en este momento, por ejemplo, mi nieto y mi hermana -tengo una sola hermana- comparten todo lo que hago, les paso las fotos, les voy comentando y ellos también con mi sobrina están viviendo lo que yo estoy viviendo, que para mí es maravilloso”.

Moisés Barría destacó que Edith “tiene un enorme coraje para salir desde tan lejos, recorrer miles de kilómetros sola, esta es la pasión por las motos y cuando ella llegó acá se encontró con una familia gigante, todo el mundo le abre sus puertas, la invitamos para que la pase bien y Edith se siente muy agradecida por toda la gente buena que encontró en Tierra del Fuego”.

En relación a las dos banderas entregadas por los veteranos de guerra, Moisés Barría destacó que “es un orgullo enorme, no tengo palabras para describirlo y agradecer ese semejante gesto que hicieron con nuestra agrupación de los ‘Hermanos del Viento’. Se ve que en las redes sociales nos están viendo bien y esos son los resultados de esta permanente interacción con la sociedad y no me queda dar un millón de gracias a los veteranos de guerra, especialmente a nuestro hermano de las motos Raúl Villafañe, hermano de las motos de toda la vida”.

Finalmente recordó que la tradición de juntarse los viernes en la Plaza Almirante Brown “ya viene desde hace unos siete años y fue iniciada por dos moteros. Hoy somos muchos, hoy vemos unas 80 personas reunidas con sus motos que le dan una imagen muy especial a la plaza”.

 

Se viene el moto acampe en Almanza

 

Por su parte René Vergara, quien integra la misma asociación motera ‘Hermanos del Viento’ “como un allegado más, ya que me invitaron a participar y ya hicimos un acampe en el lago Yehuin hace dos semanas; ahora se viene otro moto acampe en Almanza el 13, 14 y 15 de febrero y la verdad es que va a ser algo maravilloso para todos los que son amantes de las motos”, adelantó.

René Vergara calificó como “una hermandad” a los cultores de esta pasión motera y destacó que “en este evento hay varias organizaciones moteras presentes y todas tienen la misma mentalidad de ser partícipes de las rutas”.

Finalmente resaltó la entrega de las banderas por parte del Centro de Veteranos de Guerra ‘Malvinas Argentinas’. “Estoy muy contento, muy orgulloso y las vamos a llevar a los lugares donde vayamos y creemos que va a estar muy bien representada”.

 

Veteranos de guerra se reunirán con el COE

 

Raúl Villafañe, presidente del Centro de Veteranos de Guerra, destacó que “la idea es acompañar a los moteros como ellos nos acompañan a nosotros; la idea de entregar estas banderas surgió de uno de los muchachos del club de motos de una bandera también surgió la idea de que los veteranos la firmen para que los moteros la tengan en su búnker”.

Consultado sobre la Vigilia por el 2 de Abril este año, Villafañe reveló que “este miércoles que viene tenemos una reunión entre toda nuestra comisión directiva con el Comité Operativo de Emergencia -COE- para ver qué determinación se toma con respecto al acto de la Vigilia por Malvinas que sabemos es siempre multitudinaria, a nivel sanitario y a nivel resguardo y después de este encuentro, analizar en nuestro seno qué determinación tomamos”.

En tanto el vicepresidente Alberto Ante valoró la vinculación de este centro de veteranos de guerra con distintas instituciones y asociaciones de Río Grande. “Siempre hay gente acercándose con nosotros y nosotros no podemos dejar de reunirnos con ellos que siempre nos acompañan. Es una relación recíproca, la sociedad toda siempre nos acompaña y ahora ya estamos muy cerca del 2 de abril, donde recordamos a nuestros camaradas caídos y propendemos a la malvinización para que las nuevas generaciones sepan que hubo detrás de aquel conflicto bélico que dejó una gran marca en la sociedad”.

Agregó: “Nosotros no dejamos de agradecer a la comunidad que nos acompaña y nos da ese aliento para que sigamos adelante”.