Breves
20180510_130953

Inician clases

Comienzan los bachilleratos populares en Río Grande

En la jornada de hoy comienzan los bachilleratos populares en Río Grande, gracias al convenio que hicieron la Red de Investigadores de Organizaciones Sociales de Latinoamérica, el SUTEF y la Municipalidad de Río Grande. Capacitadores estuvieron dando un curso a los docentes que estarán al frente de las clases. Marina Ampudia, integrante de la RIOSAL, explicó por qué los títulos tendrán validez y además se refirió a la tradición de esa forma educativa.

 

 

“Para nosotros es una experiencia muy importante, porque si bien desde hace más de 15 años que existe la experiencia educativa de los bachilleratos populares de los cuales como Red de Investigadores de Organizaciones Sociales Latinoamericanas fuimos parte en su inicio fundador; se llevan muchos años peleando y disputando el reconocimiento, el salario. Para llevar adelante un proyecto educativo basado en la educación popular freireana pero que recupera también muchas tradiciones del campo de la educación de jóvenes y adultos, como de la educación popular argentina también”; destacó Marina Ampudia, integrante de la RIOSAL, refiriéndose al bachillerato popular que comienza hoy gracias a un convenio entre la Red de Investigadores de Organizaciones Sociales de Latinoamérica, el SUTEF y la Municipalidad de Río Grande.

 

Dijo que se trata de recuperar también “las tradiciones que vienen desde el siglo XIX, impulsadas por las sociedades populares anarquistas y socialistas; como también las tradiciones de peronismo durante los 40 con las escuelas fábricas, las universidades obreras. Más las experiencias de la década del ´70, impulsadas por la CREAR en la educación popular, y la educación para jóvenes y adultos; donde lo que estamos planteando y cuestionando es la función social de la escuela para los jóvenes y adultos”, remarcó.

 

Aunque aclarando que “hablar de jóvenes y adultos es un eufemismo, porque en realidad estamos hablando de los trabajadores, de los oprimidos, de los sectores populares, y lo que estamos planteando es que necesitamos pensar y redefinir la función social de la escuela para el mundo del trabajo.

 

Ampudia repasó que eso “se hizo hace muchos años en la Argentina, con la experiencia de los bachilleratos populares dentro del sistema educativo. Se planteó justamente generar una propuesta pedagógica que dé cuenta de la necesidad de generar un sujeto crítico y reflexivo de su propia realidad social. Para ello se debe generar una propuesta democrática de base, participativa, fundada en principios emancipadores para los trabajadores”.

 

La representante de la RIOSAL, refiriéndose a la capacitación que dieron para los docentes que dictarán el bachillerato popular en Río Grande, dijo que “lo que se hizo fue recuperar estas experiencias históricas, pero por otro lado sucedió algo muy interesante. Porque en la experiencia de los bachilleratos populares, para definir un proyecto de educación pública popular, hemos tenido que presionar, luchar, salir a la calle para su reconocimiento. Tenemos todo eso ganado de manera desigual, no totalmente, pero somos un sujeto reconocido en el campo de la educación”, aseguró.

 

Dijo que hay  “más de cien bachilleratos, en distintas provincias”, ya funcionando. Pero de la experiencia de Río Grande destacó que “lo nuevo y lo bueno es que lo toma aquí un sindicato y la política pública, en manos de la Municipalidad, también está planteándose acompañar y ser garante de este hecho educativo”, destacó Marina Ampudia.

 

Además resaltó que de la selección de los docentes fueron parte “organizaciones sociales, organizaciones de intelectuales, compañeros de los bachilleratos populares, el sindicato y el estado”. Adelantó que continuarán “con talleres de formación, porque uno de los planteos centrales es formar un fuerte compromiso con los compañeros al armar el espacio educativo; pero a la vez ese compromiso supone no solamente construir el espacio en el día a día sino también poder formarnos de manera colectiva”.

 

Ampudia se refirió a la necesidad de que “Tierra del Fuego, no solamente Río Grande, terminen reconociendo la experiencia de los bachilleratos populares, en términos de reconocimiento salarial, reconocimiento del proyecto pedagógico de esta experiencia que ya es un sujeto en el campo de la educación”, remarcó.

 

Consultada luego sobre las manifestaciones del Ministro de Educación de la Provincia, Diego Romero, quien expresó que los títulos que se den no tendrás validez; respondió que “eso nos ha sucedido siempre a los bachilleratos populares, cuando comenzamos empezamos con el hecho educativo, generando el vínculo pedagógico ante una necesidad concreta”.

 

“Si el Estado no da cuenta de esa necesidad concreta o no se constituye en garante; somos las organizaciones sociales, del campo popular organizado, las que salimos con los docentes a dar la pelea para que los reconozcan”, advirtió. Señalando que “eso significa pensar en espacios públicos populares. Ahora cuando en lo público se favorece a otros sectores concentrados y sectores privados, no es un espacio público para todos”, dijo la referente de la RIOSAL.

 

Mencionó que en esos casos “tienen más presencia algunos intereses de otros sectores que no son los intereses de las mayorías, que hoy se encuentran excluidas del  campo de la educación”. Además aclaró que “los bachilleratos populares están reconocidos en sus títulos todos, exento algunos nuevos que han empezado y allí siempre hemos actuado solidariamente cuando el Estado no actúa como garante del hecho educativo y sigue excluyendo y expulsando”.

 

En ese mismo sentido expresó que “los bachilleratos populares darán cuenta de ese reconocimiento, hasta que los Gobiernos provinciales lo hagan. Porque eso tiene que ver con una necesidad concrtea, el sesenta por ciento de jóvenes de 15 años en adelante –bajo condiciones de necesidades básicas insatisfechas- están por fuera del sistema educativo”.

 

“¿Qué van a hacer? ¿Van a seguir excluyéndolos? ¿Van a seguir planteando que no hay acreditación? Cuando en realidad la acreditación será solidaria por parte de los otros bachilleratos populares. Así que eso está garantizado. El Gobierno Municipal estará acompañando en el armado y en la retribución docente, pero el Estado provincial es el que tiene que ser el garante. Por eso siempre terminan siendo chicanas políticas, para en este caso no dar cuenta de las necesidades reales de la población de Tierra del Fuego. Porque es negar un dato que no lo digo yo, es un dato censal y trabajado por equipos de investigación de la Universidad de Buenos Aires que lo que hacen es socializarlos”, dijo finalmente respecto del porcentaje de chicos mayores de 15 años que no completaron sus estudios secundarios.