Breves
Zarza sostuvo que “desde el mes de junio a agosto tenemos 3600 personas más, y lo que no medimos, pero lo sentimos, es que claramente ha habido un trasladado de la medicina privada a la salud pública”.
Zarza sostuvo que “desde el mes de junio a agosto tenemos 3600 personas más, y lo que no medimos, pero lo sentimos, es que claramente ha habido un trasladado de la medicina privada a la salud pública”.

“Claramente hubo un trasladado de la medicina privada a la salud pública en los últimos meses”

Así lo confirmó el Director de Procesos de Soporte, a cargo de la dirección general del Hospital de Río Grande, Dr. Juan Zarza, ante el sustancial incremento que hubo en los últimos meses de atención de pacientes en el nosocomio local. Puntualizó que diariamente “se están abriendo nuevas historias clínicas, y esto es producto de mucha gente que ha quedado desempleadas, y ha perdido la obra social”. Por oro lado indicó que “de las tres grandes obras sociales que trabajan con el Hospital, todas tienen deudas, siendo el OSEF la que registra mayor compromiso”.  

Río Grande.- El Director Asociado de Procesos de Soporte, a cargo de la dirección general del Hospital de esta ciudad, Juan Pablo Zarza, se refirió al incremento en la atención de pacientes que registró el nosocomio en los últimos meses, como así también respecto de las deudas que mantienen las obras sociales con la institución, y la dificultad para comprar insumos, luego de la devaluación de las elecciones paso.

Por FM Aire Libre, explicó que “el hospital no está desabastecido, pero nosotros estamos teniendo inconvenientes con la provisión, o el racionamiento de algunos insumos por efecto de la devaluación que tuvimos en el mes de agosto, donde justo dio la coincidencia que estábamos en trámites con algunas ordenes de compra, o iniciando algunas otras, y tuvimos que cambiar todo porque por el efecto de la devaluación los proveedores decidieron cambiar absolutamente todos los precios, mientras que en el caso de ordenes de compras ya adjudicadas, se retiraron de la entrega, dado que querían que nosotros saltemos una normativa, cosa que no podemos hacer, o sea, una vez adjudicada la compra, nos querían cambiar el precio, imposible de hacerlo, entonces hubo que retramitar todo, y lo que estamos haciendo hoy son compras más chicas que la normativa nos permite realizar compras directas”.

En cuanto a las necesidades que tiene el hospital, el funcionario provincial señaló que “las dificultades que tenemos en cuanto a la provisión de los insumos es el mayor gasto, algodón, agujas, solución fisiológica, y en realidad lo que vamos haciendo son compras más cortitas en el tiempo con proveedores locales que tienen stock en la ciudad, dado que también esa es otra dificultad, donde muchas veces gana un proveedor que no esta en la provincia, y hay todo un tiempo de logística hasta que ese producto llega a la isla, pasa Aduana y demás, con lo  cual hace que agregue más tiempo hasta que le insumo llega”.

En este sentido sostuvo que “estos son los faltantes más notorios, dado que con lo otro lo vamos solucionando con el hospital de Ushuaia, con prestamos, o con el Ministerio mismo que tiene cierto stock con lo que nosotros nos vamos haciendo provisión”.

 

“Por la crisis económica que vive Río Grande, se incrementó la atención en el hospital”

 

Por otro lado, Zarza se refirió al incremento de paciente en la atención en el hospital como consecuencia de la crisis que se está viviendo, donde en el último tiempo mucha gente ha quedado desempleada, y por ende sin obra social, para lo cual manifestó que “las solicitudes de atenciones crecieron en el hospital público, donde desde que implementamos el sistema de llamadores tenemos números objetivos como para poder medir, y de junio a septiembre tenemos una afluencia en promedio de 1500 personas más por mes, con lo cual desde el mes de junio a agosto tenemos 3600 personas más, y lo que no medimos, pero lo sentimos, es que claramente ha habido un trasladado de la medicina privada a la salud pública”.

Al respecto manifestó que “tenemos a la misma fecha interanual del 2018 a esta fecha habíamos atendido 225 mil personas, y hoy llevamos atendidos 238 mil personas, con lo cual hay casi 13 mil personas más de atenciones, mientras que en la guardia central tenemos un promedio de 205 a 210 atenciones, con picos de hasta 250 personas en 24 horas, eso es una cantidad que tenemos a diario en la guardia central, tanto en atenciones pediátricas, como de adultos, y en conjunto con las salidas que hace la ambulancia a través del 107, o los trasladados que tengan que hacer los médicos para llevar a un paciente derivado a otra localidad, o ínter localidad si se tiene que hacer otro estudio”.

Asimismo indicó que “esto también genera que cambie la cuestión presupuestaria, dado que si tenemos mayor cantidad de personas que se atiende en la salud pública, también crece el gasto en insumos, entonces lo que nosotros hacemos es tratar de inscribir a toda persona que ha quedado sin cobertura al programa Sumar, que ahora se va a llamar Pases, y que nos permite a nosotros tener recursos por cada atención que tenga una persona”.

Detalló que el programa Sumar es un “programa que está adherido la provincia a través del Banco Mundial, donde cada persona que no tiene cobertura puede inscribirse, y la provincia recibe un monto de dinero por capita de atención, pero no es de autogestión, pero son de asignación especifica”, explicó.

Especificó que la primera vez que viene el paciente se lo “atiende sin ningún tipo de inscripción, lo que nosotros pedimos a las personas es que se inscriban al plan Sumar para que nosotros podamos hacernos de los recursos para poder hacer frente a esta atención”.

 

Deuda de las obras sociales

 

Con respecto a las obras sociales, dijo que “nosotros tenemos tres grandes prestadoras a las cuales les brindamos atenciones recurrentes, una es la obra social provincial que es OSEF, que ingreso en un programa de pago de deuda, y firmó con el Ministerio un compromiso de pago mensual de lo que debía, más la facturación mensual, tenemos PAMI, que es otro gran prestador, y después tenemos las obras sociales de Metalúrgicos, Comercio, OSECAC, que son las otras prestadoras”.

Al respecto confirmó que “de todas prestadoras con más afluencia de pacientes, tenemos problemas con los pagos, son pagos recurrentes, mientras que de las demás obras sociales que tienen menos afiliados, no tenemos problemas, pero de las tres anteriores tenemos inconvenientes con los pagos con lo cual también a nosotros nos provoca tener que ser ingenioso a la hora de tener que utilizar los recursos”.

Puntualizó que la deuda de OSEF ronda los “90 millones de pesos”, dijo, al tiempo que “PAMI tiene una deuda que ya esta consolidada, tiene un compromiso de pago que lo esta haciendo efectivo, y en su momento la deuda giraba en torno de los 60 millones de pesos, mientras que las demás obras sociales vienen cumpliendo con sus pagos, pero nosotros notamos que las obras sociales están mucho más fino en el control que hacen de los debitos en las prestaciones que nosotros tenemos, con lo cual a nosotros también se nos exige tener que ser muy puntilloso en el armado de la documentación que ellos exigen para que nosotros podamos dar las certificaciones de que cumplimos con las prestaciones”.

Finalmente el Director Asociado de Procesos de Soporte Juan Pablo Zarza dijo que “hay nuevas aperturas de historias clínicas”.