Breves
0012131619 - copia

Chaco: joven de 22 años mató a su vecina de 9 porque le reclamaba un juguete

La menor cruzó el alambrado que separaba ambas viviendas y la dueña de casa la ahorcó hasta quitarle la vida.

Con un pie enganchado en el alambrado que divide su casa de la de su vecina y su cabeza contra el piso. Así fue encontrada –por una hermana también menor de edad– Violeta, de 9 años, el miércoles pasadas las 18 en una vivienda del barrio Sameep de Campo Largo, en Chaco.

Alrededor de las 18:30, Violeta llegó sin signos vitales al hospital local Enrique Sagarduy, lo que motivó una investigación policial para detallar los causales de muerte, según el relato brindado por la subcomisario Viviana Moreno, ya que desde un primer momento se pensó en un accidente aunque los relatos de los testigos no cuadraban con esa hipótesis.

La fiscalía a cargo de la doctora Natasha Afanazenco, dispuso que se realice la autopsia a la niña, cuyos resultados estuvieron la mañana del jueves. El escrito dejó muchas más dudas que certezas: allí se detallaba que la muerte de la menor se produjo por asfixia producto de ahorcamiento, además de presentar signos de abuso sexual de vieja data.

De inmediato se dispuso tomar declaración a todas las personas que hayan estado cerca de Violeta los últimos días. Su madre declaró que no se encontraba en el hogar al momento del fatídico hecho ya que había ido a presenciar el sorteo de viviendas que se realizaba. Un vecino que afirmó haber estado a 40 metros del lugar donde se encontró el cuerpo, negó haber visto a la menor salir del predio donde vivía, ni movimientos sospechosos o incluso pedidos de auxilio.

Sin embargo, el personal policial comenzó a tomar declaraciones a todos los vecinos, hasta que llegó el momento de escuchar el relato de Natalia Maciel, de 22 años, que reside en la casa lindante de la menor fallecida, y cuya única división es un alambrado. “En base a las preguntas que la prevención le realizaba y hacia dónde quería encarar la declaración, comenzó a evadir las preguntas, y en un momento confesó la autoría del hecho”, explicó la subcomisario Moreno.

Maciel detalló que Violeta cruzó a su terreno por un agujero del tejido divisorio, con la intención de reclamar un juguete que la hija de la homicida le habría sustraído. “Esta señora dijo que la tomó con ambas manos del cuello y cuando vio que se desvaneció, la cargó en sus brazos y la lanzó por arriba del tejido, habiendo quedado enganchada con uno de sus pies”, relató la subcomisario.

La vecina en estos momentos se encuentra detenida, y la carátula del caso es homicidio. Paralelamente, se lleva a cabo la investigación por el abuso sexual que presentaba la menor. “La confesa asesina manifestó a la Policía que siempre recibía quejas de que su hija ocasionaba molestias a la criatura fallecida”, cerró la subcomisario en declaraciones a Diario Norte.