Breves
El senador Julio Catalán Magni se refirió al rumbo del gobierno nacional y afirmó que “vamos mal. Después de que recibimos la visita del jefe de gabinete, ese mismo día hubo un récord histórico de caída de la bolsa y retrocedimos 15 años, con un dólar a 30 pesos y todo lo que estamos viviendo relacionado con la política económica”.
El senador Julio Catalán Magni se refirió al rumbo del gobierno nacional y afirmó que “vamos mal. Después de que recibimos la visita del jefe de gabinete, ese mismo día hubo un récord histórico de caída de la bolsa y retrocedimos 15 años, con un dólar a 30 pesos y todo lo que estamos viviendo relacionado con la política económica”.

Catalán Magni expresó una “enorme preocupación” por el rumbo del gobierno

El senador Julio Catalán Magni planteó un escenario “de enorme preocupación” por la decisión del gobierno nacional de ratificar la política económica, aunque haya cambiado de figuras. “Si las cosas siguen así, el final es anunciado”, sentenció, confiando en que, luego de la reunión con los gobernadores y el debate del presupuesto, haya una reflexión. Marcó la falta de sentido común de la gestión Macri, que generó todas las condiciones para la situación inflacionaria actual y el descontrol del dólar. Al aumento de los combustibles, se le sumará el aumento del gas y “sin un estado presente, es imposible encontrar un equilibrio”, expresó. Respecto del debate por la despenalización del aborto, confirmó que se vota el 8 de agosto, con o sin dictamen de comisión.

Río Grande.- El senador Julio Catalán Magni se refirió al rumbo del gobierno nacional y afirmó que “vamos mal. Después de que recibimos la visita del jefe de gabinete, ese mismo día hubo un récord histórico de caída de la bolsa y retrocedimos 15 años, con un dólar a 30 pesos y todo lo que estamos viviendo relacionado con la política económica”.

Por FM Del Pueblo, remarcó que la solución “no pasa por el cambio de figuras sino por cambiar de raíz la política económica, y no hay ninguna perspectiva de parte del gobierno de hacerlo. A partir de ahí, la preocupación es enorme, porque si cambiaran el camino, podría cambiar el resultado, pero si las cosas siguen así, el final es anunciado”, advirtió.

Se suman los “arrepentidos” de votar a Cambiemos, y el posicionamiento más trascendente en los últimos días fue el de Julio Bárbaro, con su columna especial sobre el tema. “Lo leí ayer y lo venía manifestando públicamente. Es una figura respetada, ligada a nuestro espacio político desde toda la vida, que públicamente manifiesta su descontento con el gobierno. Hay muchos que lo están viviendo y la clase media claramente es la que más está sufriendo las políticas económicas de este gobierno. Gracias a la clase media ganó este gobierno y es la que menos está cuidando, porque es la que más está castigando”, dijo.

“Ojalá revean las decisiones que van tomando y la política económica. Les queda un año y medio de gestión todavía y es muchísimo tiempo. Nosotros obviamente tratamos de generar la menor presión posible y el mayor acompañamiento, para que entiendan de una vez por todas que, después de dos años de gestión necesitan dar respuestas reales. Veremos ahora cuando se empiece a debatir el presupuesto, la visita de los gobernadores y cómo se va a empezar a ordenar la gestión el próximo año, que sin duda no va a ser simple”, avizoró.

Respecto del aumento de combustibles, que se había planteado en un 3% y fue del 5%, casi el doble de lo estimado, lo atribuyó a la decisión de “liberar los precios, dentro del proceso de apertura de importaciones. El precio de los combustibles se ata a la inflación, al valor del dólar y al valor del crudo. El crudo subió, la inflación y el dólar lo conocemos, y obviamente el aumento del combustible genera un impacto enorme en el bolsillo”.

“El otro día hablamos con un grupo de economistas de primer nivel que hay cosas que son de sentido común, y el sentido común a veces es el menor de los sentidos. En un país como el nuestro, si no hay un Estado que regule, que ordene y limite, es muy difícil lograr un equilibrio”, expresó.

“En Estados Unidos hay una mirada hacia la economía interna, y Trump le ha dado una mirada muy conservadora, de preservar lo propio, y eso obviamente pone en mayor valor a su moneda. Nosotros tenemos deuda en dólares que impacta en las tasas de interés que tenemos, es un año de sequía y el campo liquida menos, y si le sacan las retenciones al maíz, al trigo y al sorgo, eso desfinancia el Estado. Después hacen una quita progresiva de la soja y, el que tiene posibilidad de atesorar la soja y no liquidarla, lo va a hacer. La van a liquidar al final del camino, cuando tengan las retenciones lo más baja posibles. Son cosas de sentido común pero el gobierno ratifica la política económica y la quita de retenciones”, lamentó.

“El gobierno no toma nota de esta realidad, cambia funcionarios pero no la política económica. A Aranguren lo reemplazó por (Javier) Iguacel y, si uno lo escucha, habla de todo lo que va a poder desarrollar la Argentina con las energías alternativas en cinco años, pero no llegamos de acá a cinco años. Tenemos que ver cómo resolvemos hoy el incremento del combustible y está previsto para el gas un aumento entre septiembre y octubre. Más allá de mirar como política de estado el desarrollo energético, tenemos que resolver la coyuntura. Hoy la Argentina necesita que el Estado esté presente y dé respuestas al sostenimiento del empleo, y poder proyectar mínimamente lo que resta del año”, reclamó.

 

Reforma laboral

 

Consultado sobre su posición frente a la reforma laboral, dijo que como bloque “manifestamos públicamente que en cada decisión que se tome tiene que haber consenso de los sindicatos y la CGT. No vamos a avanzar sobre ningún derecho de los trabajadores si no está consensuado con quienes representan a los trabajadores. Si la CGT, la CTA y las diversas miradas del sindicalismo en esta etapa consensúan un proyecto, está bien. Si no lo consensúan, no prospera y ya lo dijimos cuando el gobierno empezó a plantear la posibilidad de ingresar un proyecto de recorte de derechos adquiridos a los trabajadores. Lo mismo pasa con el presupuesto. Esta semana comienza una ronda de reuniones del Ejecutivo con los gobernadores, y vamos en la misma línea de trabajar con las provincias. El jefe de gabinete me dijo a mí que no está en la prioridad del Ejecutivo nacional prorrogar el subrégimen, y uno sabe que la mirada hacia el interior no es esa. Algunos medios nacionales han planteado que está en riesgo el sostenimiento de la obra pública, el acompañamiento al subrégimen, y hoy más que nunca tenemos que ser muy cautelosos, trabajar con los legisladores y los gobernadores de la Patagonia, para acotar esa decisión”, sostuvo.

 

Tasas imposibles

 

También cuestionó el escenario de especulación financiera que generó el propio gobierno. “El gobierno, para que el pequeño o el gran ahorrista no vaya al dólar, genera las Lebacs, que es un bono que en realidad trata de dar una herramienta financiera y, para evitar que el ahorrista vaya al dólar, la tasa está al 47%. Sturzenegger puede haber sido un gran profesor de la universidad, pero como economista sabe más o menos como yo. Le puso como vencimiento el segundo martes de cada mes, o sea que las Lebacs vencen todas juntas en un solo día, y esto claramente pone en riesgo la economía. Por eso el gobierno puso las Lebacs al 47%, la tasa interbancaria al 30% y el dólar toca los 30 pesos, con una inflación de entre el 27 y el 32%. A partir de ahí es inviable el funcionamiento de la economía si el Estado no está presente”, insistió.

“Cuando se suma todo este combo explosivo, netamente de especulación financiera, sin un Estado presente, cualquier banco privado que preste plata no puede hacerlo por debajo de la inflación. Con esas tasas es una usura, porque no hay posibilidad de devolver el dinero, y de alguna manera el Estado debe estar sobre la economía y el banco tiene que ocupar un rol dentro del Estado. Si el gobierno no busca dar un proteccionismo mayor al mercado interno, a las pymes, al desarrollo sustentable de la economía, entendiendo las variables de la región, va a ser difícil el futuro que tenemos, porque no hay ninguna posibilidad de ser competitivos con los países limítrofes”, aseveró.

“El jefe de gabinete decía el otro día que están articulando con Japón la posibilidad de exportar cerezas, pero si dejan las importaciones abiertas, no sé qué hacemos con las textiles. La sábana es corta. En julio solamente hubo una devaluación del 20% de nuestra moneda y eso puede ayudar para la exportación de la fruta, pero liquida el salario y el poder adquisitivo de la gente. No se resuelve de fondo una política económica integral que permita ser competitivos y le dé tranquilidad a la gente”, dijo.

 

Aborto al recinto

 

Finalmente se refirió a la votación de la ley de despenalización del aborto y lamentó las expresiones de la vicepresidente Gabriela Michetti, que planteó que una mujer que ha sido violada debe tener a su bebé y darlo en adopción, porque “no pasa nada”, minimizando tanto el trauma del embarazo no deseado como el de la entrega en adopción de un hijo.

“Me parece que al gobierno se lo comió el personaje, el hablar de los brotes verdes, la lluvia de inversiones, el estado de ánimo positivo, con una realidad que es totalmente diferente. El tema se debatió dos meses y medio en la Cámara baja, con más de 700 expositores y esto marca un avance democrático enorme, al debatir un tema tan sensible. Nosotros esperábamos los mismos giros a comisión que tuvo en la Cámara baja y no incrementar la cantidad de comisiones, porque esto implica mayor cantidad de discusión, de necesidad del quórum de las comisiones. Lo giraron a la comisión de presupuesto cuando recién impactaría el año que viene y, si vamos al presupuesto votado en noviembre, este año no se cumplió ninguna variable, porque se hablaba de una inflación del 15% y estamos en el 30%, de un dólar a 19 pesos y está en los 30 pesos. No hay ninguna variable del presupuesto que estemos cumpliendo y no sería un argumento válido el pase por esta comisión. Todo esto generó mucho malestar y claramente la decisión de Gabriela Michetti es dilatoria, no es para debatir el tema”, acusó.

“Con Federico Pinedo, que es bastante más criterioso, se logró unificar en tres comisiones, debatirlo en conjunto y poner fecha cierta. El 1 de agosto tenemos que tener dictamen de comisión y el 8 se discute en el recinto, con o sin dictamen, porque hay un montón de artilugios legislativos para no dar quórum en la comisión, para no convocar. Dos de las tres comisiones están manifiestamente en contra de que prospere el proyecto que vino de la Cámara baja y, si no convocan a reunión de comisión, automáticamente lo neutralizan legislativamente. Por eso asumimos el compromiso de empezarlo a discutir en la comisión de salud este martes, que el 1 tengamos dictamen y el 8 se ponga a consideración, con o sin dictamen”, concluyó.