Breves
El rector de la UNTDF, Juan José Castelluci, desmintió la información publicada por un medio local, donde se le atribuye un salario de 340 mil pesos. Por Radio Universidad 93.5, señaló que “las cosas anónimas y que no son ciertas, lamentablemente no las puedo contestar. Es mentira lo que apareció publicado”, aseguró.
El rector de la UNTDF, Juan José Castelluci, desmintió la información publicada por un medio local, donde se le atribuye un salario de 340 mil pesos. Por Radio Universidad 93.5, señaló que “las cosas anónimas y que no son ciertas, lamentablemente no las puedo contestar. Es mentira lo que apareció publicado”, aseguró.

Castelucci negó los niveles salariales que dio a conocer un medio

El rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Juan José Castellucci, negó la veracidad de la escala salarial del personal jerárquico publicada por ‘El Sureño’, que le atribuye un sueldo de 340 mil pesos. Lo consideró “una picardía política” y hasta dijo conocer el origen de la información. También habló del ajuste a las universidades, la demora desde enero en el envío de fondos para el funcionamiento, y el aumento de tarifas que muchas casas de estudio ya no pueden afrontar. De no haber cambios de parte del gobierno central, una vez concluidas las mesas de exámenes, no iniciará el segundo cuatrimestre.

Río Grande.- El rector de la UNTDF, Juan José Castelluci, desmintió la información publicada por el diario ‘El Sureño’, donde se le atribuye un salario de 340 mil pesos. Por Radio Universidad 93.5, señaló que “las cosas anónimas y que no son ciertas, lamentablemente no las puedo contestar. Es mentira lo que apareció publicado”, aseguró.

“No quiero meterme en ese tema, pero cada vez que hay algún retroactivo, o un aguinaldo, ponen esas cifras y ya tenemos experiencia con otros rectores. Fue una picardía política y además ya sé de dónde viene. Es una cuestión política y no hay otra explicación”, afirmó.

Se le preguntó si puede tener relación, en caso de tratarse de una operación política, con su postura crítica hacia Cambiemos, pero no lo confirmó. Consultado sobre su relación con los diputados Stefani y Roma, dijo que “no tengo trato con los dos diputados del PRO. Con Stefani teníamos una buena relación, pero lamentablemente no puedo acompañar al que vota el recorte a los jubilados o la quita de derechos”, fustigó.

 

Ajuste universitario

 

Respecto del ajuste previsto para las universidades en el presupuesto nacional, comparó la visión del gobierno nacional con la de “un almirante que en el año ‘55 dijo que el que nace barrendero se tiene que morir barrendero”.

“La universidad es la única que tiene movilidad social ascendente para los más desprotegidos y este señor que hoy es presidente hace mucho tiempo decía que había muchas universidades públicas. Entre el 70 y 80% de las universidades del Gran Buenos Aires, incluida nuestra universidad, son primera generación de estudiantes universitarios. Hoy con una SUBE y 20 pesos los estudiantes van y vuelven y antes no lo podían hacer, por eso son muy importantes para nosotros las universidades del conurbano”, defendió, ante los ataques de Macri.

En cuanto a la gestión local, dijo que “nos tuvimos que hacer cargo a través de la normalización, algunas cosas no se pudieron cambiar y otras logramos gestionarlas sin plata. Logramos articular con los profesorados, para que cualquier profesor de la provincia pueda hacer un ciclo complementario de dos años con nosotros y se recibe de licenciado en gestión educativa. Ya tenemos un acuerdo con la Universidad Nacional de La Plata para lanzar el año que viene los dos primeros años de ingeniería, y terminar la carrera en cualquiera de las especialidades que tiene La Plata. Vamos avanzando a pasos agigantados en estas cosas”, destacó.

En diciembre cumplirá tres años en la función, de los cuatro del mandato. “Yo asumí al otro día que se fue el gobierno anterior, que le dio un aval importante al mejoramiento de las instalaciones en muchas universidades, mejoramiento de salarios, pero nosotros no tuvimos nada de eso”, sostuvo.

Asimismo, habló de la paralización de las obras por la demora de Nación en enviar los fondos que ya estaban planteados en el presupuesto: “El presupuesto de todas las universidades fue de 106 mil millones de pesos, y no recuerdo cuántos millones de dólares era, pero bajó muchísimo con la devaluación. Lo primero que hace el gobierno nacional es pagar todas las obras de infraestructura de las universidades nacionales. Nosotros ya teníamos la obra licitada, acordada, y no la pudimos empezar. Además la obra está con nombre y apellido en el presupuesto, porque son 120 millones de pesos para la construcción”, dijo.

La infraestructura con la que cuentan actualmente se remonta a “un ATN que dio en momento el ministro del Interior Corach por gestiones de Daniele y Rosana Bertone, y con eso se hizo el primer edificio cerca del CADIC. Es la primera parte que hizo la Universidad San Juan Bosco. Después con el gobierno anterior se logró una ampliación; con la parte gruesa de aulas y biblioteca quedábamos tranquilos por un par de años. Esa es la obra que nos han parado”, precisó.

Agregó que en Río Grande tienen un terreno cedido por la Armada: “En calle Thorne, cerca del hospital, la Armada nos cedió dos galpones que estamos poniendo a nuevo, terminando las últimas aulas y estamos bastante bien en el tema edilicio en Río Grande. También la provincia y la municipalidad nos cedieron otro terreno en Thorne para la construcción en algún momento del edificio”, dijo.

 

Paros en puerta

 

En cuanto a la posibilidad de que las universidades paralicen sus actividades, la dio por cierta de no modificar su postura el gobierno central. “Hace 15 días un grupo de rectores se reunió y hablaron con las máximas autoridades del gobierno nacional, desde Peña, Quintana, al ministro de educación, y el presidente se comprometió a ejecutar el presupuesto universitario. Estamos esperando hasta agosto porque están atrasados en el envío de fondos de funcionamiento que no mandan desde enero. En agosto se va a definir qué hacer si no se cumple con lo prometido”, sostuvo.

“Todas las universidades están iguales, el otro día hubo un pronunciamiento del consejo superior de la UTN y les están adeudando 200 millones de pesos. Están afectando el funcionamiento de todas”, alertó.

Dio cuenta de muchas casas de estudio que ya no pueden pagar los servicios porque no envían los fondos pero aumentan las tarifas: “El otro día estuve en un acto con la gobernadora y le dije que el tema de servicios no me preocupa tanto porque, si no pago la luz, no creo que la gobernadora me la vaya a cortar. En eso nuestra situación no es tan grave como en otras universidades, pero a la universidad de La Matanza le vinieron 12 o 13 millones de luz, a La Plata unos 500 mil pesos por una sola facultad. Ya hay algunas que no pueden pagar, como la universidad del Comahue, y si no envían los fondos no van a poder pagar los servicios ni seguir funcionando”, dijo.

“Ahora tenemos el período de vacaciones, se va a funcionar normalmente hasta agosto, se van a tomar las mesas de exámenes y nos reuniremos nuevamente los rectores, veremos qué decisión toman los gremios, y es muy importante lo que digan las grandes universidades, sobre todo la UBA, la universidad de Córdoba, Rosario, La Plata. Si no hay paritarias los docentes no quieren comenzar las clases; y si no mandan plata para el funcionamiento, las universidades ya tienen problemas para mantenerse abiertas porque no pueden pagar los servicios”, planteó.

Consultado sobre la inestabilidad del personal interino, explicó que “nosotros no estábamos en condiciones de hacer todos los concursos. Tenemos la figura del interino y del profesor regular. Es una responsabilidad de la universidad hacerlos concursos, pero eso tiene un costo importante, porque hay que traer profesores de afuera. Al profesor interino se le renueva anualmente la contratación y, si en diciembre el gobierno nacional decide mandar menos fondos, le puede dar de baja a esos docentes que están en forma interina, sin ningún tipo de costo laboral. Si es un docente regular, hay un compromiso laboral y no se lo puede dejar en la calle”, contrastó.

En este caso el impacto sería muy importante para la UNTDF, que apenas tiene un 20% de profesores regulares. “La UBA debe tener entre un 5 y un 10% de interinos; nosotros tenemos arriba del 70%. Todos entran por concurso, algunos por concurso cerrado y otros por concurso abierto. Hoy estamos en el 20% de profesores regulares, porque todos los años fueron aumentando las carreras con nuevos profesores y siempre entraban como interinos. Para los concursos se tienen que traer dos profesores de afuera y es mucho dinero”, concluyó.