Breves
antartida

Histórico

Casamiento antártico de los docentes de Base Esperanza

Los docentes de la Escuela Provincial Nº 38 de la Base Esperanza “Raúl Ricardo Alfonsín”, de la Antártida Argentina –su directora la señora oriunda de San Juan, Romina Lemos Pereyra y el docente Néstor María Franco nacido en Formosa, ambos de 35 años de edad, quienes se domicilian en Ushuaia– se conocieron en Tierra del Fuego, donde formaron pareja y son padres de Esteban Ignacio, de 12 y Mora, de 4 años de edad y decidieron su casamiento en la Antártida Argentina, próximos a concluir la campaña 2016.

 

 

El jefe de Base Esperanza, ofició el casamiento civil, en su carácter de delegado del Registro Civil de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, señala la Fundación Marambio.

 

Desde el año 2014 se venían postulando en el Ministerio de Educación de la provincia de Tierra del Fuego para ocupar el cargo de docentes rurales en la escuela provincial nº 38, cargo que la provincia concursa anualmente entre matrimonios de docentes fueguinos con experiencia en escuelas rurales.

 

La pareja se hizo cargo de la escuela a finales de 2015 y tuvo la responsabilidad de educar a los 12 chicos y adolescentes que acompañaron a sus padres a lo largo de toda la invernada antártica.

 

Ellos dicen que dar clases en la Antártida era un objetivo que tenían desde hace varios años con la ilusión de casarse allí, deseo que concretaron.

 

Néstor se adelantó en su viaje a la Antártida el 29 de diciembre de 2015 y la llamó por teléfono el día 1 de enero de 2016, cuando ella festejaba el Año Nuevo con su familia en San Juan y le pidió formalmente que se casaran, recibiendo de Teresa el sí rotundo.

 

Teresa viajó a la Antártida para el inicio de las clases en el mes de febrero por lo que no tuvo mucho tiempo para los preparativos; una de sus hermanas se encargó del vestido para la ceremonia y otra le regaló las alianzas.

 

En la Base contaron con la ayuda de todos para organizar la fiesta. Los chicos ayudaron con los arreglos, una científica hizo la torta, una mamá los centros de mesa, otra la peinó a Teresa y otra le hizo las uñas esculpidas.

 

El 21 de noviembre es para ellos un aniversario, y justo Néstor una semana antes había terminado el ciclo lectivo y faltaban pocos días para volver de la Antártida; así que el sábado 26 decidieron casarse.

 

La ceremonia se realizó en el salón de actos de la escuela, luego en un vehículo de la base la pareja fue a sacarse fotos en los alrededores, y finalmente hubo una fiesta para todos en el edificio de la Base.

 

Durante la ceremonia, se entregó a la pareja la Libreta de Matrimonio que avala dicho vínculo, se les rindió honores y luego fueron agasajados con una fiesta en las instalaciones del Casino, donde pudieron compartir este momento trascendente de sus vidas con la totalidad de la Dotación Antártica de la Base Esperanza.