Breves
La Cámara de Comercio de Río Grande y el Centro de Empleados de Comercio firmaron acuerdo de aumento del 6%.
La Cámara de Comercio de Río Grande y el Centro de Empleados de Comercio firmaron acuerdo de aumento del 6%.

Cámara de Comercio y CEC sellaron aumento del 6 % de paritarias del 2017

Es un remanente por la cláusula gatillo de las paritarias nacionales del 2017 y se abona el 2% en enero, 2% en febrero y 2 % en marzo. Tanto la Cámara de Comercio de Río Grande como el Centro de Empleados de Comercio valoraron el diálogo y el entendimiento y en conjunto harán frente a la inflación y al cuidado del empleo mediante este mecanismo de cláusulas.

Río Grande.- Durante la conferencia de prensa ofrecida en la Cámara de Comercio de esta ciudad, su presidente, Diego Navarro, dijo que “hoy estamos terminando con la paritaria 2017 conforme lo establecido en el convenio madre del año pasado donde habíamos convenido una cláusula gatillo en el convenio nacional y que se tenía que definir en esto”.

Agregó que “esta vez hemos tomado lo que se había convenido en enero y era un 2 por ciento en ese mes, 2 por ciento en febrero y un 2 por ciento en marzo de este año, no acumulativo, sobre el Convenio 130; es decir, sobre Básico y 20 por ciento de zona”.

Para este año “tengo entendido hay una propuesta de la parte empresaria en Buenos Aires y es del 15 por ciento de acuerdo a la inflación que informó el Gobierno nacional, pero esto se va a charlar en el mes de abril para ver si va a tener cláusula de revisión como ha tenido en este caso”.

Recordó que a nivel nacional esta cláusula gatillo fue del 26 por ciento.

En tanto el secretario General del Centro de Empleados de Comercio, Daniel Rivarola, explicó que “esto es terminar con el acuerdo nacional pasado, nosotros teníamos un aumento del 20 por ciento que se había cerrado con el 2017 y en diciembre corrió el riesgo de que no se aplicara la cláusula gatillo que se operaba únicamente si el número inflacionario superaba el acuerdo arribado”.

Agregó en este sentido que “cuando se hace oficialmente el 24,8 por ciento de costo de vida del 2017 obviamente, a pesar de la reticencia del sector empresarial, se activó la cláusula gatillo en enero, en pleno período vacacional se juntaron las partes y lograron este aumento del 6 por ciento (pagados 2% en enero, 2% en febrero y 2% en marzo) que si bien puede entender si es poco, en realidad es la finalización de un acuerdo nacional anterior. Estamos hablando de que cerramos un año paritario del 26 por ciento con un acuerdo paritario del 24,8 por ciento”.

“Estamos tratando de ver qué pasará en este 2018 en el que el empresariado ya avanzó con un 15 por ciento que seguramente se va a comenzar a discutir recién en marzo, no creemos que sea la aceptación de la Federación, salvo que existan cláusulas gatillo como las que se estableció y que ante una disparada inflacionaria podamos sentarnos a discutir”.

Sobre la aplicación de este nuevo aumento, Rivarola explicó que “hay empresas que ya comenzaron a pagarlo, no esperan a la firma del acuerdo sabiendo que a nivel nacional ya está firmado, pero ya tiene plena vigencia a partir de la firma de hoy, independientemente que lo vamos a ratificar la semana que viene en el Ministerio de Trabajo de la Nación. Las empresas que no han abonado en enero, lo harán en febrero con el debido retroactivo”.

 

Una apuesta al diálogo y el entendimiento

 

Desde la Cámara de Comercio y desde el gremio mercantil destacaron el diálogo y el entendimiento enmarcados en un realismo práctico “que nos ha permitido pagar salarios que no estén fuera de cualquier término lógico y obviamente también trabajando sobre puestos de trabajo y es por eso que este año, a diferencia de otros, hemos puesto la cláusula en conjunto de revisar, trabajar y asesorar a todo empleador de Río Grande con respecto a la problemática del empleo en negro y sobre todo al subempleo, que es un empleo declarado en forma menor a las jornadas que realmente trabajan los empleados”, dijo por su parte Daniel Rivarola.

En ese sentido, el dirigente gremial observó que “de esta manera también se cuida el empleo porque como nosotros siempre decimos, un empleado en negro que pueda sufrir un accidente o una situación dentro del trabajo, termina costándole hasta el negocio al empleador por no haber hecho las cosas como corresponden y por eso, atenerse a las reglas es una manera de cuidar el trabajo”.

Agregó que “siempre en épocas de crisis los índices de empleo en negro y de subempleos se escapan, se disparan y muchos empleadores –no digo todos- lo primero que hacen es evadir los aportes para achicar los costos del comercio y sobre esto ya hemos hecho denuncias ante el Ministerio de Trabajo de Nación en lo particular y la idea es justamente es hablar con el sector empresarial sobre el riesgo que se corre, independientemente de la competencia desleal que es otro riesgo comercial y económico que se corre”.

Sobre este punto observó Rivarola que “con el empleo en negro también se ven afectados los organismos de recaudación social. El tema es serio y amerita que se trabaje en conjunto para poder achicarlo porque el Estado no da abasto y tampoco se ocupa de la manera que debe ocuparse”.

Observó que “tanto en Río Grande y Tolhuin que es el ámbito de nuestra jurisdicción gremial de nuestro convenio ha sido cumplido en todo momento, en algunos casos se demora su aplicación porque hay empresas que no tienen la administración radicada en Tierra del Fuego y solicitan la homologación nacional y eso se va a demorar. Por ejemplo, nosotros firmamos en abril el acuerdo del 2017 y a pesar de que está en plena vigencia, las partes están de acuerdo y se ha solicitado todo, falta la homologación final porque si bien el acuerdo nacional se homologó el nuestro todavía está pendiente y obedece a una lentitud del Ministerio de Trabajo de la Nación con estos cambios de gobierno, cambios de altos cargos; estuvieron mucho tiempo sin Secretario de Trabajo”.

 

Situación socioeconómica en 2018

 

El ex ministro de Trabajo de la provincia entendió que “nosotros, desde el sector obrero, vemos una situación compleja, entendemos que las ventas han caído mucho, pero tenemos una ciudad electrónico-dependiente; es decir, vamos a tener la vista puesta en el sector electrónico que es el que genera la mayor cantidad de salarios en esta ciudad y asimismo sobre los puestos de trabajo en forma indirecta también porque al representar nosotros el sector de limpieza tenemos repercusión sobre esos salarios”.

Daniel Rivarola adelantó que “entre el lunes y el viernes nosotros nos estaremos juntando con los empresarios de limpieza ya que ellos tienen un panorama más proyectado de lo que va a ser la electrónica porque justamente les están pidiendo la planta de limpieza para todo lo que va a ser el 2018”.

Agregó que “nosotros apostamos al empleo, apostamos a que el Estado siga pagando los sueldos en término que nos va a dar una tranquilidad y apostamos también a que el otro sector importante que es el industrial, mantenga los índices de diciembre, que si bien no es un mejoramiento sí es una estabilidad lo que hace que el compañero trabajador de esos sectores vuelva a gastar en el mercado, que es lo que nosotros necesitamos”.

Por su parte el presidente de la Cámara de Comercio también se mostró optimista “ya que está el Mundial de Fútbol y eso siempre se tradujo en producción por parte del sector industrial y creemos que en este 2018 va a pasar lo mismo con relación a otros mundiales”.

Diego Navarro agregó que “en cuanto a las perspectivas que tenemos en materia de país, realmente seguimos viviendo una situación delicada, los parámetros que hacen que el país sea no competitivo con los países vecinos. No podemos, por lo tanto, tratar de ser competitivos con Europa sino lo podemos ser con Chile, Brasil, Paraguay, Bolivia o Uruguay. Evidentemente tenemos que analizar dónde estamos parados en el contexto regional”.

Entendió que dichos parámetros entre argentina y los países del Cono Sur, “siguen siendo muy elevados y no son competitivos, tanto sea en costos inflacionarios o lo que tiene que ver con el déficit fiscal que el año pasado rondó el 8 por ciento lo que trae aparejado el nivel de endeudamiento y el propio nivel inflacionario, son los juegos de la economía macro y a eso hay que agregarle que tenemos el 27 por ciento de Tasa Lebac que es lo que da el piso de la Tasa Pasiva. La Tasa Activa está arriba del 40 por ciento, no hay ningún número que de una actividad privada en producción que arroje el 27 por ciento de rentabilidad y el que necesite dinero para colocarse a producir algo a más del 40 por ciento realmente es riesgoso. Eso tampoco se da en los países limítrofes; cuando hablo de Costo Laboral no estoy hablando de Costo Salarial, sino de aportes y contribuciones en 9,31 que es lo que se paga normalmente, a nivel nacional no es competitivo con ninguno de los países vecinos, generar un puesto de trabajo en la Argentina es mucho más caro que hacerlo en cualquiera de nuestros países vecinos”.