Breves
El contador Ramón Gallardo, presidente de la Cámara Fueguina de la Madera CAFUFAMA e integrante de la Mesa Directiva de la Federación Argentina de la Industria Maderera FAIMA, días pasados reunido con productores de Tolhuin.
El contador Ramón Gallardo, presidente de la Cámara Fueguina de la Madera CAFUFAMA e integrante de la Mesa Directiva de la Federación Argentina de la Industria Maderera FAIMA, días pasados reunido con productores de Tolhuin.

Buscan darle más valor agregado a la lenga

El presidente de la Cámara Fueguina de la Madera e integrante de la Federación Argentina de la Industria Maderera –FAIMA- informó sobre la reunión prevista para el 5 de diciembre con integrantes del futuro gabinete de Alberto Fernández. Llevará propuestas de incentivos fiscales a quienes inviertan en producción con valor agregado. También se planteará la prórroga del subrégimen industrial, pero volcada a la reconversión productiva.

Río Grande.- El contador Ramón Gallardo, presidente de la Cámara Fueguina de la Madera y parte de la mesa directiva de la Federación Argentina de la Industria Maderera, donde es presidente de la comisión de vivienda, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre las expectativas frente a la reunión que van a mantener con miembros del futuro gabinete de Alberto Fernández.

“Siempre apuntamos a que exista el mejor valor agregado en la isla, porque esto trae aparejada la generación de empleo. Ojalá algún día exista un polo productivo en forma serial para elaborar desde mesas hasta escarbadientes, porque tenemos el recurso. Hay una gran variedad de posibilidades y siempre apuntamos a un mayor valor agregado”, sostuvo.

“Nosotros tenemos el congreso maderero el 5 de diciembre y vamos a tener sentado al gabinete de Alberto Fernández. Hoy, por la situación en que está en el país, se prefiere especular más que invertir, y espero que esto se revierta. Los títulos argentinos están en default y han perdido entre el 40 y 50% de su valor. Aquel que apostó a un bono, que son títulos de la deuda pública nacional, están defaulteados. Si pusieron 1000 pesos, hoy cuestan 500. Hoy existe una resolución que pretende levantar el valor de los títulos que están defaulteados, pero está permitido para las pymes y para cancelar deudas públicas, y habría que ampliarlo para que toda la plata del que deposita en la Argentina, que no puede comprar dólares, además con tasas que están por debajo de la inflación, puedan tener el reconocimiento del 100% del valor si compran los títulos defaulteados, y lo aplican a inversiones productivas”, explicó de la propuesta.

El estado compensaría la diferencia, dado que fue quien “perjudicó al inversor con un título que valía 100 pesos y hoy vale 50, por la economía del país. Esa herramienta ya existió y esta idea la voy a plantear a nivel nacional. Seguramente va a estar Martín Kulfas”, confió.

“Yo estoy muy esperanzado de que se pueda prorrogar el subrégimen de la 19640 y se pueda plasmar lo que tardaron dos años en sacar, que es la resolución para la denominada reconversión productiva. Tenemos todos los recursos y esta es una provincia rica, que tiene gas, petróleo, turba, bosques”, planteó.

“Hoy lo peor que le puede pasar a la provincia es que prorroguen el subrégimen sin dar la posibilidad a la provincia de que crezca en otros sectores, porque luego viene un presidente que retoca las cosas y quedamos otra vez como estábamos. Ya sacaron los beneficios una vez a los hidrocarburos, y los obligaron a pagar IVA y Ganancias, inclusive a las empresas de servicios. Esto se revirtió en este gobierno pero siempre estamos en riesgo de que alguien por lobby o por equipos motivo lo modifique. Tiene que ser una prórroga que contemple la reconversión productiva y nos permita ser una provincia que no requiera de tantos subsidios”, subrayó.

“A nivel cámara siempre apuntamos a una legislación que otorgue beneficios tributarios, a nivel municipal y provincial, porque a nivel nacional ya tenemos la 19640; y que esos beneficios sean más acentuados para los que ponen valor agregado en la isla, porque multiplica la generación de trabajo; y que castigue al que saca el árbol y quiere mandar tiras. Debe haber incentivos para los propietarios de bosques privados para facilitar la explotación de ese bosque, siempre con un criterio de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente”, propició.

“Como fueguino, siempre voy a defender los beneficios para la provincia. Espero que se nos respete como provincia y que no nos limpien las cosas por un decreto y termine gente en la calle. Acá no es como en Buenos Aires, donde se pueden defender con otra actividad, porque el que queda desocupado no tiene adónde ir. Yo busco una estabilidad para Tierra del Fuego, que sea perdurable en el tiempo”, dijo.

Con respecto a la exportación de lenga, que ahora se reflota con el proyecto de secadero de Lenga Patagonia, recordó que “hace 12 ó 14 años estuvimos exportando con Cóccaro Hermanos a Italia. Primero exportamos listones de madera, con una unión de mi fábrica, que era Kayén S.A., y Aserradero Fueguino. Con Abel Cóccaro viajamos a Italia a ver quiénes nos compraban, porque queríamos mayor valor agregado. Queríamos que nos compren el tablero de lenga y no solamente los listones. Allá nos encontramos con una sorpresa, porque los italianos hacían los tableros con los listones que les mandábamos, en Yugoslavia, con una maquinita y cuatro o cinco empleados. Eso terminaba en unos hermosos muebles de una fábrica importantísima, y decían que era cerezo cuando en realidad era lenga. Si mal no recuerdo, el metro cúbico de madera salía 620 dólares y los listones pegados, que son los tableros, costaban 1.200 dólares”, comparó, reforzando la idea de agregar valor en la isla.

“Nosotros vamos a seguir peleando para crear más fuentes de trabajo y ojalá nos escuchen y el 5 de diciembre estén los funcionarios que se comprometieron a estar en el congreso maderero argentino”, concluyó.