Breves
El presidente de la Cámara de Turismo, Ángel Brisighelli expresó su conformidad por Radio Universidad 93.5 ante la respuesta del gobierno al pedido que había elevado por nota, que contenía varios puntos, entre ellos la agilización de trámites y flexibilización para acceder a las operatorias del programa PROGRESO.
El presidente de la Cámara de Turismo, Ángel Brisighelli expresó su conformidad por Radio Universidad 93.5 ante la respuesta del gobierno al pedido que había elevado por nota, que contenía varios puntos, entre ellos la agilización de trámites y flexibilización para acceder a las operatorias del programa PROGRESO.

Brisighelli destacó la agilización del programa PROGRESO

El presidente de la Cámara de Turismo aseguró que varios de los puntos que habían solicitado revisar fueron tenidos en cuenta. Se aceleraron trámites para el acceso al crédito en el Banco Tierra del Fuego y hubo una flexibilización de requisitos en las líneas que dependen del Ministerio de la Producción. También tuvo eco ante el pedido de financiamiento de deudas ante la DPE y la DPOSS y la revisión de los “contratos de potencia” para grandes consumidores de energía, que pagaban una suma fija aún con los establecimientos cerrados. Igualmente las perspectivas no son buenas, con una temporada de invierno perdida y una temporada de verano “muy mala” por lo que se avizora. Ya hay empresas que cerraron sus puertas y otras que bajaron costos devolviendo oficinas para pasar al teletrabajo desde sus hogares.

Río Grande.- El presidente de la Cámara de Turismo, Ángel Brisighelli expresó su conformidad por Radio Universidad 93.5 ante la respuesta del gobierno al pedido que había elevado por nota, que contenía varios puntos, entre ellos la agilización de trámites y flexibilización para acceder a las operatorias del programa PROGRESO.

“Hace un par de días tuvimos una reunión con autoridades del gobierno, estaba el gobernador, la vicegobernadora, la ministra de Gobierno, la ministra de Desarrollo, las autoridades de AREF, del Banco Tierra del Fuego, del INFUETUR. No podemos quejarnos porque nos recibió el primer nivel de decisión del gobierno y en ese sentido nos sentimos contenidos”, dijo.

“Esta reunión fue la cuarta que tuvimos con el gobierno, que arrancó con la presentación de una nota con diez puntos. Era una serie de pedidos sobre diferentes temas, parte de Obras Sanitarias, de Energía, de AREF, del INFUETUR, de los créditos PROGRESO. Esa nota fue presentada hace unos 15 días y reclamábamos por la lentitud de los procesos del banco. Reconocemos que el BTF tiene reglamentaciones que no puede obviar y son impuestas por el Banco Central, para el otorgamiento de créditos. En la primera reunión la gente del banco se comprometió a acelerar los tiempos y procedimientos en  la tramitación de créditos, y hay que reconocer que a esta fecha ya empezaron a salir los créditos solicitados por las empresas que integran la cámara. El banco explicó que los créditos inferiores  a los 5 millones habían tenido un trámite rápido, porque lo permitía la reglamentación, pero los que superan los 5 millones tienen un proceso más complejo por disposiciones del Banco Central”, señaló.

“Es importante reconocer que muchos de esos créditos empezaron a salir y en este sentido damos por cumplido el pedido. En el caso de los créditos no bancarios que da el Ministerio de Producción, se aumentó el plazo de gracia para empezar a pagar las cuotas. Son créditos para empresas más chicas, o que no califican para un crédito bancario”, recordó el empresario.

“Para hacer un resumen, han respondido mucho de lo que pedimos y tenemos que decir que estamos conformes. Había puntos relacionados con la DPE, por problemas con deudas. Hay hoteles grandes que consumen mucha electricidad y tienen que firmar un contrato especial con la DPE, que garantiza la potencia que necesitan pero ese contrato tiene un costo fijo. Si consumen menos de lo que dice el contrato pagan lo mismo, pero si consumen más de lo que dice el contrato, pagan una multa bastante importante. Con los hoteles cerrados, los consumos están en nada, y estábamos pidiendo que se suspendieran en forma temporal los contratos de potencia, que así se llaman, y se pasara a pagar en función del consumo real, además de la financiación de deudas. Eso se logró arreglar y se encontró la forma de manejarlo. La DPE está generando planes de pago con bastantes facilidades y, a la corta o a la larga el consumo hay que pagarlo, porque desfinanciaríamos por completo a la dirección, pero lo que se pedía eran más facilidades. Estos planes de pago permiten regularizar la situación en el tiempo, hasta que se reinicie la actividad de los comercios”, reconoció.

Agregó que “con la DPOSS había una situación parecida y también se ha solucionado. Había un tema con la AREF por retenciones de Ingresos Brutos de los depósitos bancarios y también se resolvió, así que estamos muy conformes en ese sentido. Otra cosa que se pedían eran mesas de trabajo para evaluar la situación y eso se dio prácticamente de inmediato. De hecho en las mesas que se conformaron fue donde se solucionaron estos problemas. Estamos conformes con la respuesta que nos ha dado el gobierno”, resumió Brisighelli.

 

La post pandemia

 

No obstante advirtió que el panorama sigue siendo complejo para el sector. “El problema es ver quiénes sobrevivirán después de la pandemia. La temporada de invierno está totalmente perdida y la temporada de verano en este momento está extremadamente comprometida. Las perspectivas de trabajo son realmente muy malas. Aunque el mundo consiga la vacuna, tengamos la inmunidad y esta historia termine, en el turismo de Tierra del Fuego tenemos que afrontar una temporada baja el año que viene en invierno. Hay algunas localidades que tienen un turismo de invierno importante pero en Tierra del Fuego la temporada fuerte es en verano. Las empresas que están previendo una temporada de verano muy mala, van a tener que afrontar una temporada de invierno baja, que siempre lo es, y llegar hasta octubre de 2021 para ver algún tipo de perspectiva de reactivación. Estamos hablando de un parate de un año y medio, y muchas empresas van a estar en serios problemas para ver si pueden sobrevivir tanto tiempo sin una operatoria más o menos fluida”, planteó.

“Algunos desgraciadamente van a quedar en el camino y creemos que es inevitable. De hecho ya hoy tenemos una situación terrible con los hostels, porque la característica es la comercialización de habitaciones que tienen 4, 6 u 8 camas, y venden las camas. En este momento, con el distanciamiento social por el COVID y el miedo de la gente, nadie va a aceptar compartir una habitación con otras siete personas que no conoce. Ha sido casi un golpe mortal para los establecimientos tipo hostel y muchos de ellos cerraron en Ushuaia”, dijo.

“Tenemos datos de agencias que estaban asociadas a la Cámara de Turismo que también cerraron. Otras se achicaron, devolvieron los locales que tenían en alquiler y fueron a trabajar desde las casas. Achicar el personal es más complicado porque no pueden, por los decretos que prohíben los despidos, pero sí han devuelto las oficinas para reducir los costos de alquiler y han mandado a la gente a hacer teletrabajo”, señaló.

 

Obra del puerto

 

Por otra parte, se lo consultó sobre las expectativas ante la obra de ampliación del muelle de Ushuaia, que son buenas pensando a largo plazo, no en lo inmediato. “Hemos estado en contacto con el presidente y vicepresidente de la Dirección de Puertos, no en los últimos días, pero hablamos varias veces sobre el tema de la ampliación. La dirección no tiene un departamento técnico con la capacidad de desarrollar una licitación de este porte, por eso se pidió la asistencia de la Administración General de Puertos de Nación, y en este momento están esperando que baje la licitación con toda la información del proyecto y la parte técnica. Una vez que reciban esa documentación sacarían la licitación”, explicó.

“Es una inversión importante, más allá de lo que va a ser la temporada que viene, que seguramente va a ser muy mala, pero hay perspectiva de crecimiento a lo largo del tiempo con las operatorias de cruceros en el puerto de Ushuaia. Si no hubiéramos tenido el problema del COVID, este año el puerto de Ushuaia hubiera roto todo el récord de recalada de cruceros”, concluyó.