Breves
El presidente de Brightstar dijo que perjudica cada vez más el contrabando de celulares.
El presidente de Brightstar dijo que perjudica cada vez más el contrabando de celulares.

Brightstar preocupada por el contrabando de celulares

“Estamos 100% como actividad industrial y de servicios focalizados en el mercado interno. La demanda es muy importante. Por otro lado, un dato no menor es la inflación; hemos tenido que absorber incrementos de costo. En términos de rentabilidad es complicado, sobre todo si no cambia la tendencia”. Finalmente manifestó que “es un mercado de 12 millones. Este año estará en esa cifra, pero si el ritmo del contrabando sigue, Tierra del Fuego va a proveer 9 millones”, dijo el presidente de Brightstar Argentina Martín Vaca Narvaja, respecto de la cifra que estiman para el mercado total de celulares.

El presidente de Brightstar Argentina Martín Vaca Narvaja afirmó que la compañía Brightstar en la Argentina fabrica teléfonos celulares para LG y Samsung en su planta de Tierra del Fuego, y se encuentra en pleno proceso de diversificación. Además manifestó que este año lanzarán en el mercado local algunos servicios que ya ofrece en otros países como lo es el buy-back and trade-in o reacondicionamiento de teléfonos de segunda mano, seguros y negocios financieros como el leasing de equipos. También está poniendo su foco en la distribución de accesorios para smartphones, video y audio, importados con las marcas JBL y Harman Kardon, entre otras.

“El proceso empezó el año pasado, a partir de los cambios en el mercado y se intensificó este año, va a cambiar el mix, la parte de manufactura se reduce y crece en cuanto a lo que es accesorios y servicios”, explicó a El Cronista Martín Vaca Narvaja, presidente de Brightstar Argentina.

Respecto de cuál es la situación hoy para la industria en Tierra del Fuego, señaló que a “nivel de procesos productivos y de inversión, la isla tiene niveles de eficiencia y competitividad muy buenos, hoy el principal problema es el contrabando, son datos reales, no estimaciones”, aseveró.

Asimismo remarcó que “el año pasado se activaron en la Argentina teléfonos que no se fabricaron acá y que no se importaron legalmente por 2,2 millones, aproximadamente el 18% del mercado, y el corte de los primeros cuatro meses de este año, está 22% arriba del año pasado”.

Consultado respecto de porqué crece y no puede controlarse, indicó que “es un problema complejo que no tiene una única solución, hay que mejorar los niveles de control y el Gobierno lo ha tomado así, no vemos resultados todavía, pero esperamos verlos, tratándose de un producto ilegal, debería regularse más su comercialización”.

Sobre las perspectivas que tiene hoy la producción en Tierra del Fuego, dijo que “los representantes del Gobierno con los que hemos interactuado han sido claros de que no se piensa hacer cambios en el régimen hasta 2023”.

“No ha sido significativamente, pero nos preocupa debido a que podría hacer bajar el nivel de actividad de la plantas y, en consecuencia, el nivel de empleo con las implicancias que eso puede tener no sólo para las compañías sino para toda la isla de Tierra del Fuego. Pero hoy el principal problema es que, al ritmo que estamos, el 25% del mercado lo va a abastecer la importación ilegal”, dijo respecto de cuánto creció la importación de celulares.

En cuanto a que parte mercado alcanza ese problema en la actualidad, Vaca Narvaja afirmó que “no es tan significativo, a nivel promedio sigue siendo menos del 5% del mercado, si hay algunos segmentos de productos específicos, de valor muy alto o muy bajo, que se han tomado de referencia”.

Respecto de por qué son altos los precios de los celulares, sostuvo que “por muchas razones, entre ellos porque los impuestos que se pagan (IVA, ingresos brutos, impuesto al cheque) son altos y porque todavía el costo de la financiación es alto”, dijo, al tiempo que sostuvo que “financiar cualquier cosa sigue siendo costoso, la logística es muy cara, todo eso encarece los productos, no sólo los teléfonos o los televisores que se fabrican en Tierra del Fuego, también los jeans, las zapatillas y cualquier otra cosa.

“Trabajando fuerte en cuestiones de productividad para mejorar precios y costos a lo largo de toda la cadena. Desde noviembre de 2015, se trasladó muy poco de la devaluación a los precios de los celulares. No sólo por las eficiencias sino porque desde que se dio certidumbre a los proveedores del exterior que nos vendían las partes, ellos bajaron el riesgo. Hemos tenido deudas vencidas y problemas muy severos en 2014”, manifestó para resolver la situación.

El segundo factor, es un mercado más normalizado, donde todos los jugadores, los que distribuyen y los que venden, por un tema de competencia van bajando sus precios. En ese corte predevaluación estábamos más caros que Brasil y hoy, en general, en telefonía estamos más baratos.

Respecto de cómo impactó en el caso de teléfonos celulares la caída en el consumo, indicó que “es una locura, pero si sumás el mercado formal con el informal, no cayó. El formal bajó porque subió el informal. Si hubo una tendencia marcada de reducción del precio promedio. La tecnología avanza y por menos valor accedés a similares prestaciones; pero también el consumidor fue buscando un producto con menos prestaciones que hace un año para tener un precio accesible”.

“Estamos 100% como actividad industrial y de servicios focalizados en el mercado interno. La demanda es muy importante. Por otro lado, un dato no menor es la inflación; hemos tenido que absorber incrementos de costo. En términos de rentabilidad es complicado, sobre todo si no cambia la tendencia”.

Finalmente manifestó que “es un mercado de 12 millones. Este año estará en esa cifra, pero si el ritmo del contrabando sigue, Tierra del Fuego va a proveer 9 millones”, dijo respecto de la cifra que estiman para el mercado total de celulares.