Breves
El legislador radical Pablo Blanco, candidato a senador por Juntos por el Cambio, admitió una derrota del oficialismo nacional por un margen no previsto de parte de la oposición, pero todavía cree que el resultado se puede revertir en las elecciones generales de octubre.
El legislador radical Pablo Blanco, candidato a senador por Juntos por el Cambio, admitió una derrota del oficialismo nacional por un margen no previsto de parte de la oposición, pero todavía cree que el resultado se puede revertir en las elecciones generales de octubre.

Blanco todavía confía en que Macri puede ser reelecto

El candidato a senador por Juntos por el Cambio reconoció que no esperaba una diferencia de 15 puntos, pero relativizó la incidencia de las PASO, que es “una encuesta, una foto del momento”, dijo, esperanzado en revertir el resultado a nivel nacional. En la provincia la lectura de Blanco fue menos ambiciosa y no prevé superar al Frente de Todos. El trabajo se enfoca a no perder el segundo lugar con los candidatos del gobernador electo Gustavo Melella. Remarcó que hubo alrededor de 14 mil votos entre blancos y nulos, y resulta difícil predecir lo que pueda ocurrir en octubre en Tierra del Fuego.

Río Grande.- El legislador radical Pablo Blanco, candidato a senador por Juntos por el Cambio, admitió una derrota del oficialismo nacional por un margen no previsto de parte de la oposición, pero todavía cree que el resultado se puede revertir en las elecciones generales de octubre.

Por Radio Nacional Ushuaia, dijo que “no imaginaba que iba a sacar la diferencia que sacó la fórmula Fernández-Fernández, pero sobre todo me sorprenden los resultados de la provincia de Buenos Aires, pero es lo que la gente decidió y hay que respetarlo. La verdad no he tenido tiempo ni ganas de hacer un análisis de las razones. Las elecciones que van a comenzar a definir las cosas se van a hacer en octubre y esto es una encuesta, una foto que muestra una realidad del momento. En base a eso hay que trabajar para revertir el resultado a nivel nacional”, manifestó.

“A nivel provincial tenemos una buena base para continuar trabajando. No es fácil lo que se viene a nivel provincial. Esperábamos estar en esta posición pero no es fácil porque las diferencias tampoco son muy importantes entre el segundo y el tercero. La distancia entre el primero y el segundo es muy importante, pero es corta entre el segundo y el tercero, y quien nos sigue no es ni más ni menos que el espacio político del gobernador electo”, remarcó.

A diferencia de Río Grande, “a nivel provincial la elección tuvo un muy buen resultado en Ushuaia. Es una buena base para trabajar y no tenemos que quedarnos dormidos. Habrá que redoblar los esfuerzos para lograr sostener los resultados en octubre. Hay una gran cantidad de votos, entre blancos y nulos, si mal no recuerdo son entre 14 y 15 mil. No he tenido tiempo ni ánimo para ir analizando esto. Vamos a trabajar para sostener y mejorar los resultados del domingo y después aceptar lo que la gente diga. Uno puede hacer todo lo que quiera, pero en definitiva la decisión la tiene la gente. Habrá que ver de qué manera trabajamos y hacemos el esfuerzo suficiente para tratar de hacerle entender a la gente nuestra propuesta”, señaló.

Consultado sobre el análisis de la gobernadora Bertone, que se mostró sorprendida por la elección del macrismo en la provincia, dijo que “en realidad esperaba un poco más porque, independientemente de lo que se diga, el gobierno nacional ha invertido mucho en Tierra del Fuego. Evidentemente la situación económica, lo que tiene que ver con el consumo, se ve que pesa más que el resto y se notó claramente en el resultado de la elección”.

Se le preguntó si realmente cree posible revertir la diferencia de 15 puntos a nivel nacional: “No es fácil y creo que hay que trabajar para revertirlo. La tarea es importante y hay que trabajar. Si no, directamente ya daríamos todo por concluido y yo creo que no es así. Sorprende el nivel de votos, pero sobre todo lo que más me sorprende es el resultado de la provincia de Buenos Aires, porque desde mi punto de vista no guarda ninguna razonabilidad, pero es la gente la que decidió y hay que respetarlo”, reiteró.

“La gente decidió y en base a eso hay que trabajar para revertir la situación. Uno puede hacer muchos análisis, pero la verdad es el resultado del domingo”, se resignó.

Consultado sobre la transición en este escenario, dijo que “la verdad todavía no lo he analizado, hay que tranquilizarse un poco y hace falta un poco de tiempo. Por supuesto que preocupa la apertura de los mercados financieros, preocupa el dólar. Yo no he tenido tiempo de analizar esto y habrá que ver cómo reaccionan los mercados. La interpretación de los mercados el viernes en nada se condijo con los resultados del domingo y la realidad del lunes. Hay que esperar con tranquilidad a ver cómo reaccionan”, concluyó.