Breves
El legislador Pablo Blanco hizo un balance por Radio Universidad 93.5 de las gestiones de la semana pasada, que concluyeron el viernes con un acuerdo entre la UOM y AFARTE que flexibiliza las condiciones laborales, congelando los salarios por dos años.
El legislador Pablo Blanco hizo un balance por Radio Universidad 93.5 de las gestiones de la semana pasada, que concluyeron el viernes con un acuerdo entre la UOM y AFARTE que flexibiliza las condiciones laborales, congelando los salarios por dos años.

Blanco espera el gesto empresario tras acuerdo UOM-AFARTE

El legislador del bloque UCR-Cambiemos Pablo Blanco valoró el gran aporte realizado por los trabajadores metalúrgicos, al ceder aumentos salariales por dos años para sostener los puestos en las fábricas. Espera una contraprestación del sector empresario y que cumplan con los compromisos asumidos. Remarcó que la defensa del arco político no es a la industria sino a los empleados que están en riesgo.

El legislador Pablo Blanco hizo un balance por Radio Universidad 93.5 de las gestiones de la semana pasada, que concluyeron el viernes con un acuerdo entre la UOM y AFARTE que flexibiliza las condiciones laborales, congelando los salarios por dos años.

Respecto de la labor como legislador en Buenos Aires, sostuvo que “el resultado fue positivo en nuestro caso porque pudimos explicarle a nuestros representantes tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la Nación la posición de Tierra del Fuego, basada en la defensa de los puestos de trabajo. Dejamos bien claro que nuestra tarea era la defensa de los puestos de trabajo, no de los industriales”, subrayó.

“Me sorprendió gratamente el cambio de postura que uno ha notado en los radicales, porque también me tocó ir a algunas reuniones en 2008 cuando se discutía la ley de impuestos internos, y la recepción no era la misma. En esta oportunidad tanto en los senadores como en los diputados con los que fuimos a conversar junto con la legisladora Martínez Allende, y las autoridades y referentes del partido, tuvimos una recepción muy buena y asumieron el compromiso de trabajar para modificar esta situación. Ellos la encuadran dentro de las economías regionales y es un paso importante”, sostuvo.

“Además de varios senadores, hablamos no solamente con el presidente del bloque de la UCR sino del interbloque Cambiemos, con el presidente del partido y distintos diputados que forman parte de la comisión bicameral donde va a tener tratamiento la reforma impositiva. Estamos a la espera de las modificaciones al proyecto, luego de la reunión de los gobernadores y el presidente”, dijo.

Con respecto a la polémica por el documento que acompañaron todos los sectores políticos, sindicales y sociales presentes en la convocatoria en Casa de Gobierno, en respaldo a las gestiones de gobierno, que no firmó AFARTE, aclaró que “firmó con posterioridad, no en ese momento. También adhirió con posterioridad el intendente de Río Grande, que no estaba presente, y algunos concejales”.

Evitó abundar en críticas al sector empresario, porque “estamos en un momento delicado, porque se está en el transcurso de una negociación y cualquier cosa que uno pueda decir puede generar algún inconveniente. El esfuerzo que están haciendo los empleados es más que satisfactorio y más que llamativo. Espero que haya corresponsabilidad de la otra parte, porque la paritaria que vence en junio de 2018 no va a volver a ser discutida hasta junio de 2020, y es una demostración de mucho apoyo a la fuente de trabajo y el desarrollo de la industria en Tierra del Fuego. Ojalá la parte empresarial actúe en idéntico sentido, porque el objetivo esencial es que los productos que se hagan en Tierra del Fuego tengan valor competitivo, y ahí hay que ceder de todas las partes”, planteó Blanco.

“Los trabajadores han hecho una demostración muy importante para avanzar, y esperemos que del otro lado los compromisos asumidos con anterioridad sean cumplidos y demuestren que no quieren a la ley de Tierra del Fuego para tener muchas utilidades, sino que están comprometidos con la provincia”, reclamó.

Se le recordó que fueron muy críticos con Martínez Allende, por la inversión de cien millones de dólares del fideicomiso industrial que nunca llegó, y esto fue planteado en la convocatoria de Bertone. Agregó que no se les reprochó “solamente eso, acá hubo rebajas de la tasa de verificación de procesos productivos en el período anterior de la Legislatura, y se hicieron dos o tres rebajas con el compromiso de mantener las fuentes de trabajo, lo que no sucedió, además de la inversión en la provincia, que tampoco sucedió, salvo las inversiones propias de las industrias”.

No quiso abundar en más detalles y compromisos pendientes, como viviendas en la provincia: “Yo lo manifesté en la reunión de Casa de Gobierno y no causó mucho agrado en algunos, pero en el marco de las conversaciones que se están dando, no quiero decir algo que después sea usado como excusa para que las cosas no se puedan llevar adelante. Seguramente una vez superada esta instancia podremos dar más explicaciones”, señaló.

“No quiero ser motivo de rispideces que puedan entorpecer estas conversaciones. Hay que ver qué ceden los empresarios, que son los mayores beneficiarios del régimen de Tierra del Fuego y quienes menos se quejan de esta situación. Los que estamos en la función política somos los que tenemos que salir a defender la industria, y pareciera que estamos defendiendo a los industriales, cuando lo que tratamos de defender son los puestos de trabajo de la gente de Tierra del Fuego”, insistió el radical.

Frente a este escenario, el debate del presupuesto provincial tendrá que seguir esperando: “Lo prudente es esperar una semana más y a partir de ahí trabajar sobre una información más certera”, indicó.

Por otra parte, se refirió a las declaraciones de la diputada Elisa Carrió, que prefiere pagar el sueldo a los empleados y que se queden en su casa, antes que continuar con los beneficios impositivos: “Lo tomo como de quien viene y no me sorprende, porque no es la primera vez que se manifiesta en este sentido sobre Tierra del Fuego. Gracias a dios ella no es la que tiene que tomar la decisión de qué hacer con el régimen industrial. Me parece que opina con mucha liviandad y sin conocimiento del tema. Para muchos la industria de Tierra del Fuego sigue siendo la que pegaba estampillas. Yo les digo siempre que, ya que tienen pasajes gratis, vengan y recorran los establecimientos industriales y seguramente van a tener otra opinión. Es la visión de alguien desde tres mil kilómetros, y deberían ver la realidad de la industria de Tierra del Fuego, para opinar con conocimiento”, concluyó Blanco.