Breves
“Tener definidos los cargos ejecutivos es un gran paso para seguir avanzando”, dijo Pino, quien aseguró que ya está conformado el frente provincial con Bertone, Vuoto y Martín Pérez.
“Tener definidos los cargos ejecutivos es un gran paso para seguir avanzando”, dijo Pino, quien aseguró que ya está conformado el frente provincial con Bertone, Vuoto y Martín Pérez.

Bertone, Vuoto y Martín Pérez confirmados

El vicepresidente del PJ aseguró que ya está en marcha el frente provincial con los cargos ejecutivos, encabezado por Rosana Bertone, Walter Vuoto y Martín Pérez. Resta la definición judicial respecto de Claudio Queno y no ve inconvenientes con el resto de los cargos, por la gran cantidad de estamentos en disputa, tanto en las elecciones provinciales como en las nacionales. Destacó el trabajo realizado en 2018 para llegar a esta definición y aguarda ahora el encuentro de la gobernadora con los intendentes para acordar la fecha de los comicios, que se harían en forma unificada. A nivel nacional confía en que se llegue a un acuerdo entre los distintos sectores del justicialismo, para ganarle al macrismo.

Río Grande.- El frente provincial ya está en marcha y resta ponerle nombre, según manifestó a Radio Universidad 93.5 el vicepresidente del PJ, Juan Carlos Pino. “Vamos a conformar un frente con todos los partidos políticos que nos acompañan tanto en el gobierno provincial como en el municipio. El Partido Justicialista ha ido trabajando sobre todo en la instalación de los candidatos durante el transcurso del 2018, muchos estuvieron de acuerdo y otros no, pero ya es un hecho que vamos por la reelección de Rosana Bertone como gobernadora, por la reelección de Walter Vuoto como intendente, y vamos con Martín Pérez como candidato a intendente de Río Grande”, afirmó.

Remarcó que “la conformación de frentes ha sido histórica dentro del justicialismo y fueron muy pocas veces las que fue el PJ como lista 2. El gobierno está conformado por distintos sectores que nos han acompañado, hay extrapartidarios en los ministerios, y ahora tenemos que contener a los que ya nos acompañan y sumar nuevos partidos políticos. Seguramente será un tema de discusión de cómo se llamará el frente, pero lo vamos a resolver rápidamente”, dijo.

“De lo que no hay dudas luego del trabajo que se llevó adelante en el 2018, es que encabezan Rosana Bertone, Walter Vuoto y Martín Pérez. Estamos a la expectativa de lo que resuelva la justicia sobre Claudio Queno en Tolhuin, pero ya tenemos los Ejecutivos. Después habrá otra discusión por las colectoras, por los cargos legislativos, pero no tiene mayor trascendencia porque, cuando uno tiene definido los cargos ejecutivos, cosa que algunos todavía no pueden definir, es un gran paso para seguir trabajando como provincia y municipios”, subrayó.

Respecto de quién será el vicegobernador, Pino dio su opinión personal y consideró que “tiene que continuar la misma fórmula, porque el vicegobernador Arcando es una persona leal que ha acompañado todas las leyes que necesitaba la gobernadora. Siempre hemos tenido una historia bastante rara con los vicegobernadores pero en esta gestión no ha sucedió esto”.

Asimismo, destacó que esta gestión “cambió la agenda de discusión” en la provincia. “Cuando fuimos con un proyecto de provincia y de municipios, dijimos que teníamos que cambiar la discusión de Tierra del Fuego, porque no podíamos estar discutiendo durante nueve o diez años el convenio chino o la situación del IPAUSS. Este gobierno instaló una nueva agenda, que es la agenda de la obra pública. Hoy estamos discutiendo si tenemos que hacer la ruta de la costa, hacer el puerto o la obra del hospital. Son inversiones que no se hacían y son históricas. Durante nueve o diez años solamente se juntaba la plata para pagar los sueldos en cuotas, pero Tierra del Fuego crece en población y necesita infraestructura, escuelas, gimnasios”, sostuvo.

Consultado sobre la fecha de elecciones, estimó que “una vez que se junten los ejecutivos fijarán la fecha y vamos a acatar lo que decidan. Es una decisión que tiene que tomar la gobernadora junto con los intendentes. Independientemente de la fecha, tenemos un año electoral donde se va a elegir gobernador, intendentes, concejales, legisladores, pero también una elección nacional donde se eligen senadores, diputados y además el presidente de la nación. La presentación de cargos nacionales se hace antes del 26 de junio y muchos están pensando en las elecciones nacionales, porque también algunos tienen intereses en nuestra provincia respecto con esos cargos”, observó.

“Con la cantidad de cargos que hay, tanto en los municipios y en la provincia, no deberíamos tener inconvenientes para hacer una lista de unidad, que es lo que venimos trabajando desde el año pasado. Creo que no va a haber mayores inconvenientes para hacer un frente y continuar con un proyecto hacia adelante”, insistió.

Hasta el momento, las elecciones provinciales se unificarían con las municipales. “En 2015 fuimos juntos en las elecciones y las cartas orgánicas dan facultades a los intendentes. En el caso de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires están un poco obligados a ir juntos con las presidenciales para no dejar solo a Macri, porque la imagen del presidente viene en caída y puede verse perjudicado”, expuso.

En cuanto a la participación de algunos referentes del gobierno en el lanzamiento de Alternativa Federal, recordó que “se han hecho distintas reuniones y algunos fueron a escuchar, sin tener una participación tan directa. Hay otros movimientos que se dan en la provincia de Buenos Aires, que tiene que ver con la polarización de la elección nacional. Algunos son partidarios de ir con algunos referentes, y otros con otros. Yo creo que tenemos que ir todos juntos a nivel nacional para poder ganar la elección”, fijó como objetivo.

 

Obra pública como prioridad

 

Por otra parte, se refirió al presupuesto municipal y el eje que pone en la obra pública. Si bien el gobierno provincial debió reconducir el presupuesto, porque el proyecto 2019 no llegó a tratarse en la Legislatura, el presupuesto del municipio fue aprobado y “son 3.800 millones de pesos, de los cuales el 22% está destinado a obra pública. Son casi 900 millones de pesos destinados a obras y ya hay más de 16 licitaciones en esta temporada que tienen que ver con distintas calles, mejoras en los barrios y obras de magnitud. Es el presupuesto acorde a lo que necesita la ciudad”, destacó.

“Nosotros aprobamos un presupuesto de acuerdo con lo estimado que va a ingresar en las arcas municipales por la recaudación propia y además por todo lo que tiene que ver con la coparticipación y regalías que recibe el ejecutivo municipal. Estimamos que ese va a ser el ingreso y normalmente es más, porque incrementamos recursos mientras transcurre el año. Hicimos un presupuesto acotado, con mucha inversión en la obra pública y, si hay que incrementar recursos haremos como el año pasado, porque cada recurso que se incrementó fue destinado a la obra pública”, adelantó.

“Respecto a personal, insumos y gastos de las áreas sociales, eso está fijado. Lamentablemente no tener un presupuesto aprobado en el gobierno provincial les permite reconducir, y sin dudas dentro de esa reconducción están los estados municipales porque se redistribuye la coparticipación y regalías”, apuntó.

 

Transporte público

 

Finalmente se refirió a las mejoras en el servicio de transporte público de pasajeros, y recordó que anteriormente hubo “empresas privadas y no se logró ningún tipo de inversión en la compra de unidades nuevas ni mejoras en el transporte público. Terminamos a último momento con 11 unidades de las 20 que tenían que tener y el servicio era muy deficiente. Al hacerse cargo la Sociedad del Estado, que es municipal, nos permitió comprar las 20 unidades y prestar un servicio como corresponde, respetando el horario. Esto el propio Estado lo puede exigir y, si quiere incrementar más unidades, puede hacerlo, porque no está sujeto a un pliego como lo estaba en su momento. En este caso el estado es el responsable y acá no tenemos que andar buscando culpas afuera porque la gente sabe que las unidades funcionan”.

Como principal inconveniente mencionó el recorte a los subsidios. “Es uno de los problemas que estamos afrontando y por eso se incrementó el subsidio municipal a la Sociedad del Estado, porque con el corte de boleto que tiene la ciudad de Ushuaia no alcanza para mantener el servicio ni para pagar los sueldos de los empleados, que son 60 personas con un total de 20 colectivos. El Estado tiene que subsidiar esto, pero los recortes nacionales terminaron afectando a todas las provincias y municipios que tienen transporte. En todas las provincias se incrementó el boleto, incluso en la ciudad de Buenos Aires, pero el boleto no alcanza para mantener la sociedad del estado. De todas formas, una de las decisiones que se han tomado es cubrir los gastos a través de un subsidio municipal y tratar de mantener el subsidio de combustible. Vamos a seguir trabajando para ver si podemos tener aunque sea el 50% del subsidio nacional, que está bastante restringido para todo el país. También tenemos el boleto estudiantil, el boleto universitario y el boleto de adulto mayores que están a cargo del municipio, como se tuvo siempre y se va a mantener, porque la gente que normalmente toma el colectivo es porque no tiene un vehículo o no puede pagar un taxi”, concluyó.