Breves
La gobernadora Rosana Bertone cuestionó duramente al presidente Macri por entrometerse en la interna peronista y alimentar la grieta, en función de un beneficio electoral; y espera que después del domingo empiece a retroceder sobre sus pasos, por el bien de la Argentina.
La gobernadora Rosana Bertone cuestionó duramente al presidente Macri por entrometerse en la interna peronista y alimentar la grieta, en función de un beneficio electoral; y espera que después del domingo empiece a retroceder sobre sus pasos, por el bien de la Argentina.

Bertone responsabilizó a Macri de alimentar la grieta

“El Presidente no está para pelearse con el partido peronista”, disparó ayer la gobernadora fueguina, pidiéndole públicamente que se ponga por encima de una interna partidaria porque gobierna todo un país. La fractura la resolverán dentro del PJ, y en especial los gobernadores, sostuvo. Consideró que la grieta fue alimentada porque “quizás sirve para ganar elecciones”, pero espera que después del domingo se comience a salir de “este atolladero” que mantiene dividido el país.

La gobernadora Rosana Bertone cuestionó duramente al presidente Macri por entrometerse en la interna peronista y alimentar la grieta, en función de un beneficio electoral; y espera que después del domingo empiece a retroceder sobre sus pasos, por el bien de la Argentina.

Por FM Centro fue consultada sobre la polarización, y el lugar en que deja al frente Tierra de Unión. Bertone planteó que el escenario de dos bandos en pugna genera “una gran confusión”. “Primero, a mí como a Argentina no me gustan la divisiones; y segundo, me siento mal porque he acompañado a Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y la verdad que yo hubiera tenido otra actitud desde el día cero, desde entregarle el mando al presidente como corresponde, hasta tener otra actitud de oposición”, señaló, con críticas al cristinismo.

“No comparto esta confrontación porque no le hace bien al país. Los países que han salido adelante lo han hecho cuando las propias fuerzas políticas se han puesto de acuerdo en tres o cuatro puntos, porque no es necesario ponerse de acuerdo en todo, y desde ahí se llevan adelante las acciones. Estoy asombrada con la violencia y con la virulencia que ha tomado esta polarización y trato de escapar a eso, sabiendo que no es fácil. Aunque sabíamos de esta dificultad, nosotros decidimos integrar una propuesta con otros espacios políticos, pensando en nuestra gente”, sostuvo del espacio que pretende una postura intermedia.

“Invito a que nosotros sigamos pensando en los problemas que tenemos que resolver nosotros. Pido que hagan esa reflexión. Soy fanática del peronismo, pero no hay que mezclar las cosas. Una cosa es el trabajo que quiero llevar adelante y otra cosa es mi ideología. Ojalá que haya una mayoría para un lado o para el otro, pero tenemos que salir de la grieta, porque sino la grieta nos lleva a todos adentro, nos chupa a todos”, advirtió.

En particular apuntó contra el presidente Macri por alimentar esta grieta y utilizar la interna del PJ: “El presidente de la Nación tiene que dejar de pensar en el pasado y se tiene que poner a pensar en el futuro, y darnos la oportunidad a los gobernadores y escucharnos”, reclamó la gobernadora.

“El Presidente no está para pelearse con el partido peronista, los peronistas ya nos peleamos entre nosotros; él tiene que trascender a los partidos, es el presidente de un país y tiene que estar por encima de la mediocridad de las discusiones estériles”, reprochó.

Reconoció que este juego de opuestos “quizás es bueno para ganar elecciones, pero yo amo mi provincia y amo mi país y quiero que a Argentina le vaya bien. Ojalá que con la lista 501 a nosotros nos vaya muy bien, pero si así no lo fuera, ojalá el día después de las elecciones y, por la Argentina, podamos salir de este atolladero en el que estamos”, concluyó.