Breves
La diputada fueguina Rosana Bertone, actual vicepresidenta del partido a nivel nacional, señaló que “queremos un peronismo unido que acompañe al presidente Alberto Fernández para sacar a la Argentina adelante”.
La diputada fueguina Rosana Bertone, actual vicepresidenta del partido a nivel nacional, señaló que “queremos un peronismo unido que acompañe al presidente Alberto Fernández para sacar a la Argentina adelante”.

Bertone afirmó que “queremos un peronismo unido”

El Congreso nacional del PJ se realizó este jueves en el microestadio de Ferro, en la Ciudad de Buenos Aires, donde ministros, legisladores y funcionarios nacionales y provinciales, dirigentes políticos y gremiales se reunieron para iniciar el proceso de renovación de autoridades, que se hará el 3 de mayo próximo. Además desde el Partido Justicialista buscarán expulsar a Miguel Ángel Pichetto por “deslealtad”.

Río Grande.- La diputada fueguina Rosana Bertone, actual vicepresidenta del partido a nivel nacional, señaló que “queremos un peronismo unido que acompañe al presidente Alberto Fernández para sacar a la Argentina adelante”.¨

Bertone resaltó la importancia de «que hayan vuelto, después de muchos años, los congresales de Córdoba, Salta  y La Rioja, ya que Argentina necesita de un partido unido para ayudar a recuperar la industria, el trabajo y la dignidad del pueblo¨, y agregó «al peronismo siempre le tocó reconstruir el Estado y llevar adelante las decisiones que permitan comenzar a reconstruir el tejido social que se ha deteriorado mucho en los últimos 4 años de políticas neoliberales.»

Además de Rosana Bertone, del encuentro también participaron, entre otros, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, los ministros Gines González García (Salud), Wado De Pedro, Agustín Rossi (Defensa) y Luis Basterra (Agricultura); los gobernadores Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gildo Insfrán (Formosa) y Alicia Kirchner (Santa Cruz), además de la vicegobernadora de Buenos Aires Verónica Magario. También estuvieron dirigentes sindicales como Héctor Daer, Hugo Moyano, Antonio Caló, Héctor Daer y Víctor Santa María.

 

Partido Justicialista buscará expulsar a Miguel Ángel Pichetto por “deslealtad”

 

El Congreso Nacional del PJ ya había tratado los cuatro temas del orden del día, entre ellos la constitución de una Junta Electoral Partidaria, y había firmado un documento de respaldo al gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner cuando pidieron la palabra distintos referentes nacionales. Entre ellos Gildo Insfrán, gobernador de Formosa, le cedió el micrófono al diputado nacional de Río Negro Martín Soria quien anunció el inicio de un sumario interno contra el “traidor” Miguel Pichetto para su expulsión.

Tras el anuncio, hubo ovación en el microestadio Héctor Etchart cuando el ex candidato a gobernador por el Frente de Todos explicó el proceso. Arranca con un sumario y próximamente terminará con la expulsión de quien fuera jefe del bloque de senadores nacionales del peronismo durante los doce años de kirchnerismo.

Pichetto ocupó su banca en el Senado 18 años. Sólo el formoseño José Mayans, hoy al frente del bloque, arrancó en el 2011 y aún está en la cámara alta.

Pero el año pasado, mientras Pichetto buscaba conformar una fórmula presidencial para competir contra Alberto Fernández y Cristina Kirchner junto a Juan Schiaretti, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Roberto Lavagna recibió un llamado de Mauricio Macri. Tras ese llamado, sin dudar el todavía justicialista aceptó ser compañero de fórmula de Juntos por el Cambio. Dejó su rol como jefe del bloque de la oposición pero no su banca, la que mantuvo hasta el 9 de diciembre del 2019.

Parte del peronismo exigió el año pasado que Pichetto renunciara al Congreso por haber sido electo por la fuerza política más enfrentada con el gobierno de Macri. No renunció y se convirtió en un importante estratega de Juntos por el Cambio, una voz respetada y escuchada por Macri y un interlocutor con las provincias peronistas aunque no pudo llevar gobernadores del PJ hacia Juntos por el Cambio como se pensó. La prescindencia del cordobés Schiaretti, con quien tiene buen vínculo, tuvo más que ver con la enemistad manifiesta del gobernador con Cristina Kirchner y a su cercanía con el propio Macri.

En ese contexto y mientras avanzaba la campaña, el PJ rionegrino analizó la posibilidad de echar a Pichetto. El freno lo puso Cristina Kirchner tras el triunfo de octubre. Macri pretendía postular a Pichetto para presidir la Auditoría General de la Nación, puesto que corresponde al partido opositor con más representantes en el Congreso y órgano de control de la gestión gubernamental. El derrotado candidato a Presidente quería premiar a Pichetto, darle un lugar destacado y controlar a kirchnerismo.

CFK mandó un emisario a conversar con los rionegrinos con la idea de que dentro de Juntos por el Cambio se haría valer la costumbre de que debe ser un opositor quien ocupe ese sillón. En el PRO dijeron que la Constitución habla de una figura propuesta por la oposición, no de un afiliado al partido opositor. La UCR definió la cuestión e hizo valer su supremacía numérica en el Congreso respecto de sus socios del PRO y propuso la semana pasada el nombre del radical Jesús Rodríguez. El lunes hubo intentos macristas por pelear el puesto para Pichetto pero en una charla entre Patricia Bullrich (presidenta del PRO) y Mauricio Macri, acordaron que correspondía a los radicales. Así la propuesta del presidente del Comité Nacional de la UCR Alfredo Cornejo fue convalidada en una reunión entre Mario Negri y Cristian Ritondo en el Congreso.

Resuelta la cuestión, los rionegrinos retomaron el operativo revancha que a Soria como presidente del PJ de su provincia no le costó mucho encaminar. Histórico adversario del ex senador, sólo hubo paz entre él y Pichetto a instancia de Carlos Soria, su padre, cuando acordó la unidad en la provincia que lo llevó a ser gobernador. La tragedia familiar, cuando la esposa de Soria lo mató en la noche de Año Nuevo, derivó en un cambio profundo del escenario político. Pero esa, es otra cuestión.

Pichetto, además de ser una fuerte voz en contra de Cristina Kirchner y La Cámpora, es hoy una de las voces más fuertes contra el Gobierno. No se llama a silencio y comparte reuniones en las nuevas oficinas de Macri en Olivos. Macri lo destacó en el acto de despedida del 7 de diciembre cuando lo llevó con él al pequeño escenario en Plaza de Mayo, espacio del que dejó afuera a su vice Gabriela Michetti.

“Me habían pedido que informase la situación, el sumario lo hace el Tribunal de Disciplina. Están notificando del sumario para proceder a la expulsión de quien fuera uno de los traidores de nuestra causa y nuestra ideología, fue nada más y nada menos que el candidato vicepresidente de Mauricio Macri, uno de los actos de deslealtad política e ideológica más severo”, le dijo Soria a Infobae en el club del barrio de Caballito.

El sumario fue iniciado ‘de oficio’ por el Tribunal que el año pasado recibió “numerosísimas denuncias de afiliados y afiliadas del justicialismo rionegrino”. El órgano partidario notificarán al ex senador del inicio del proceso mientras evalúa suspenderlo. Lo citarán además a dar un descargo. “Yo no sé si se animará a ir al Partido Justicialista de Río Negro para hacer un descargo de por qué fue de candidato de uno de los peores presientes que tuvo la Argentina en los últimos 30 años”, agregó el diputado que señaló que “hay que garantizarle el derecho de defensa”.