Breves
“Hace 36 años, en la tarde del primer domingo de mayo, fue torpedeado el Crucero Belgrano por un submarino pirata, que como el resto de la flota inglesa, tenían una orden prioritaria: ¡Hundir al Belgrano!” ya que “temían por su capacidad de combate”, recordó el Presidente de la Legislatura Juan Carlos Arcando.
“Hace 36 años, en la tarde del primer domingo de mayo, fue torpedeado el Crucero Belgrano por un submarino pirata, que como el resto de la flota inglesa, tenían una orden prioritaria: ¡Hundir al Belgrano!” ya que “temían por su capacidad de combate”, recordó el Presidente de la Legislatura Juan Carlos Arcando.

Arcando recordó en Merlo el hundimiento del Belgrano

Invitado por la casa Veteranos de Guerra de Malvinas de Merlo y la Federación de Veteranos de Guerra de la Provincia de Buenos Aires, el vicegobernador Juan Carlos Arcando participó de los actos por el 36° aniversario del hundimiento del Crucero A.R.A. General Belgrano. También expresó la solidaridad del pueblo fueguino, en momentos en que ese partido, fue azotado por un temporal que causó daños de distintas magnitudes a lo largo del distrito. Hay cuatro localidades comprometidas.

Merlo.- “Hace 36 años, en la tarde del primer domingo de mayo, fue torpedeado el Crucero Belgrano por un submarino pirata, que como el resto de la flota inglesa, tenían una orden prioritaria: ¡Hundir al Belgrano!” ya que “temían por su capacidad de combate”, recordó el Presidente de la Legislatura.

“Nuestro buque estaba herido de muerte y comenzaba a hundirse con la dignidad de un grande, esa dignidad que lo acompañó durante toda su vida en el mar. Noble como siempre, partió a su apostadero definitivo, dando tiempo a que gran parte de su dotación pudiera abandonarlo, llevando consigo 323 marinos convertidos en su más leal guardia de honor, acompañándolo en el lecho del mar para su reposo final, en ese bravo mar tempestuoso y frío, su último destino.

En esos momentos dramáticos, aquellos valerosos marinos, venidos de los más recónditos lugares de nuestro país, de todas las clases sociales y jerarquías, en condiciones extremas y desfavorables, pusieron en evidencia todo ese cúmulo de valores que la Armada Argentina nos inculca desde el primer instante que ponemos nuestros pies en ella: patriotismo, coraje, compromiso y espíritu solidario, dando pelea, sin el menor atisbo de claudicación ante las difíciles circunstancias.

No hubo lugar para titubeos, actitudes egoístas o pérdidas de control por la situación tensa que se estaba viviendo; todo lo contrario: liderazgo, disciplina, determinación por salvar al buque, asistencia al compañero en dificultades.

Todo ese cúmulo de valores mencionados, quedan resumidos en la respuesta que dio el entonces Comandante del aviso ARA Gurruchaga, sobre hasta cuanto más iban a permanecer en el área de operaciones, en el rescate de los sobrevivientes. La respuesta fue clara y contundente: “Hasta la última balsa”.

Ese 2 de mayo de 1982, en cada rincón del territorio argentino, el crucero General Belgrano sale a flote y navega en la memoria colectiva, junto a él quedaron 323 argentinos –la mitad de las bajas de toda la guerra-, verdaderos héroes, que cumplieron con el solemne juramento de “Defender la Patria hasta perder la vida”.

323, cuadros, conscriptos y civiles, quedaron junto al Belgrano como eternos custodios de nuestra soberanía en los mares argentinos, y los que regresaron, como constructores de la memoria eterna, para que recordemos y trasmitamos a las generaciones futuras lo significativo de ese glorioso sacrificio.

323 voces nos hablan de patria e ideales, resuenan como un eco profundo en nuestras almas, humedecen nuestros ojos, nos marcan una ruta y un destino, y como lo pienso y siempre lo manifiesto, “la única causa que se pierde, es la que se olvida…”, y olvidar a los héroes del Belgrano, sería empezar a abandonar la causa Malvinas, y más aún, sería faltarle el respeto, a los que ofrendaron su vida por la patria y a sus camaradas que sobrevivieron y son memoria viva de los acontecimientos históricos”

Del acto participaron, por el gobierno del pueblo de Merlo, en representación del intendente Gustavo Menéndez, el secretario de Cultura, julio César Guiñazú; el subsecretario de cultura de Merlo, Federico Picazo; el Presidente de la Comisión Nacional de Veteranos de Guerra de Malvinas, Reynaldo Arce; por la Federación de VGM de Buenos Aires, Sergio Novarin, el Presidente de la Casa del VGM del Pueblo de Merlo, Adrian Lopez; familiares de los VGM; vecinos y representante de los Centros de Veteranos de Guerra de Ituzaingó, Hurlingham y Morón.