Breves
Facsímil del embargo por tres millones de pesos a Carlos Córdoba en la causa donde se investigan estafas con las viviendas de ATE.
Facsímil del embargo por tres millones de pesos a Carlos Córdoba en la causa donde se investigan estafas con las viviendas de ATE.

Arana apuntó contra Carlos Córdoba y duda que Belbey se haya suicidado

Miguel Ángel Arana, conocido como ‘Miguelón’, es empleado municipal de Ushuaia y ex integrante de la comisión de la Asociación de Trabajadores del Estado ATE (Seccional Ushuaia), responsabilizó a Carlos Córdoba en la causa de estafas con la venta de viviendas de ATE y también puso en duda que uno de los implicados, Daniel Belbey, se haya suicidado. El propio Arana recibió una brutal paliza que lo dejó en el hospital y cree que es el modus operandi de Carlos Córdoba que también está procesado.

Río Grande.- Miguel Ángel Arana, quien era parte de la Comisión Directiva de ATE y mano derecha de Córdoba, está procesado por estafa, por coautor en defraudación a la administración pública y falsificación de documentación. Concedió una entrevista a FM ÁRTIKA de Ushuaia y que fue distribuido por redes sociales “como un desahogo por todo lo que estoy pasando”.

“Estoy nervioso, mal; recuperándome todavía de los golpes y psicológicamente. A mi edad no es fácil todo esto y tratando de creer en la justicia, la política y la sociedad. Crié cinco hijos varones, uno está trabajando en un banco y otro en una tarjeta. Tres están trabajando y los otros están estudiando”, introdujo.

Arana conocido como ‘Miguelón’, es empleado municipal de Ushuaia y ex integrante de la comisión de la Asociación de Trabajadores del Estado ATE (Seccional Ushuaia).

En es entrevista exclusiva con la emisora capitalina, comentó cómo fueron los hechos previos a la licitación para la construcción de las viviendas para afiliados bajo la operatoria del IPV, las ventas de estas casas sociales las mismas y arreglos con personas particulares ajenas al sindicato. Arana dio nombres, detalles e involucró directamente al Secretario General de ATE, Carlos Córdoba por arreglos con afiliados y no afiliados, funcionarios públicos y empleados.

También habló sobre la golpiza que recibió y que resultó dudosa en el contexto en el cual se dio y dijo que Daniel Alberto Belbey, otro implicado y quien se quitó la vida “no sería capaz de matarse”, porque ni siquiera se atrevía a manejar porque tenía miedo. El juez Javier de Gamas Soler resolvió la causa donde se investigaba la estafa y defraudación en más de veinte casos, por la venta de los departamentos construidos por IPV en las Barrancas del Río Pipo. Ante esto fueron procesados y embargados por tres millones de pesos. Están implicados integrantes de este sector gremial, como la conducción del mismo, Carlos Córdoba, el propio Miguel ‘Angel Arana, Lilian Galli, Gisela Escobar y Erik Moscoso Panozo.

 

Inicio del proyecto de viviendas

 

Carlos Córdoba habría planteado el inicio de un proyecto de viviendas para los afiliados ante el entonces vocero del sindicato Miguel Arana, iniciativa que fue tomaba por el mismo “empecé a trabajar para ver como él era el tema de los terrenos mientras tanto seguía en mi puesto de trabajo, armé todo lo que se podía lograr”. En ese momento entra a la intendencia de Ushuaia Federico Sciurano, quien otorgó una “Carta de intención” ante Córdoba y Arana. Los referentes de ATE comenzaron a realizar diversos viajes a Buenos Aires detrás de la aprobación de la construcción de viviendas “viajamos juntos a Buenos Aires y en ese entonces ya estaba catalán Magni lo vimos a él, vimos a la señora Rosana Bertone que era diputada; pero no teníamos las de llegar con IPV”.

Miguel manifestó que insistió con la llegada del proyecto y el dirigente Córdoba lo responsabilizó de los trámites correspondientes para la futura aprobación. “Una vez lo cruzamos a Rubén Sciutto lo llamamos, entró en ATE y me dice yo en 15 días te llamo, en 14 días me llama y me dice venite para acá, en ese viaje me acompañó Carlos, fuimos allá y nos hace hablar con López, con el Ministro; y dice ¿eso es todo lo que queres hacer?, bueno mira, buscá un esquema ahí tienes que hacer todas viviendas horizontales, te vamos a dar una mano”.

Arana tomo la decisión de dialogar al respecto con la gobernadora del momento, Fabiana Ríos. “Carlos (Córdoba) me dice, no, no hables con ella, y le digo yo no quiero las banderas políticas buscamos un consenso para la gente, fui y me dijo bueno anda a ver a José Luís Del Giudice”, en referencia al presidente del IPV de ese momento y que ya falleció.

El entrevistado sostuvo que “vamos hacer las viviendas, lo podemos hacer a través del IPV o del Municipio”, voy hablar con Jorge Cófreces de la Municipalidad (de Ushuaia) y me dice, con gusto yo te puedo dar una mano”.

Se llama a licitación y la empresa encargada fue Ingeniera Fueguina, “muy buena la empresa, yo estaba controlando todo; se hizo todo lo que se tenía que llevar, porque me habían dicho de Nación que se iba a venir a verificar, eran 600 viviendas no 128. Yo soy el que firmó, yo estuve presente cuando se llamó a las licitaciones; el cargo me lo había dado María Rosa, no Carlos Córdoba, María me dijo “vos te vas hacer cargo de la parte de los edificios”, la parte administrativa la manejaba ella”.

 

Manejos internos y ventas de viviendas

 

“Un día me encuentro con Susana Benítez (Directora General del Área Social IPV) y me dice Miguel, ustedes terminaron la obra y no tengo ningún papel de la gente, voy a verla a María en ATE y me dice “estoy podrida porque todos los días me roban papeles me falta esto, me falta lo otro”, y le digo: -‘¿María como te van robar los papeles?, si vos tenés toda la gente sorteada y se hizo a través de una escribanía como se va a perder’ le dije, y me dice ‘no, pero me los sacan, no se quién entra, y siempre decían que en ATE robaban’”.

 

Este acontecimiento forjó una serie de enfrentamientos dentro del gremio por problemas administrativos. “Se fueron todos no quedó nadie ahí y yo (dije) ‘claro lo hicieron a propósito, que se fueron todos, porque se perdían los papeles’, y entonces me dice Susana (IPV) tráeme todos los papeles de los afiliados, y entonces voy y le digo Carlos entrégueme los papeles y le digo ¿quién maneja todo esto, a quien le corresponde esto? y Lilian Galli porque ella es Secretaria de Desarrollo, pertenece a ella lo de vivienda”.

Lilian Galli, suma al área a Daniel Belbey “Daniel me hacia las notas y decía veni que hay altas para llevar asique yo pasaba, él le ponía el sello y yo firmaba y listo, y así fue pasando. Me dice “hay bajas” y le digo ¿Por qué hay bajas? ¿que lo gente no quiere la casa ahora? y Lilian dice, “no, porque se fueron a vivir al Norte”, da la casualidad que viene Carlos y le digo, che me suena raro las notas de bajas y le digo hay una mujer que la conozco, no ando con tiempo, pero voy a preguntar por qué la bajan, a lo que Carlos dice ‘lo que pasa es que separó y yo le vendí el lugar, me firmó la baja, pero le vendí el lugar’ y dice ‘le tenemos que dar una mano a la compañera y ella con esa plata compró un terreno’”, dijo Arana.

 

Renuncia de Miguel Arana

 

La Directora del IPV llama a reunirse a Daniel Belbey y Miguel Arana sosteniendo que en el listado presentado había personas no afiliadas. “Miro Daniel (Belbey) y le digo ¿dónde está el listado que hizo la escribana? ¿y dónde están los suplentes? Había una persona que tenía 25 años, el sorteo se hizo en 2011 (se lo dije a Daniel Belbey) en frente de Susana, “esta persona la conozco –dije- esta persona tiene 24-25 entró hará 4 años a gobierno ¿cuánto tenía en el 2011 cuando se hizo el sorteo? Ponele que tenía 16-17 años, era menor de edad, no trabajaba en gobierno ¿y cómo esta anotado acá? Daniel explicámelo le dije, y Daniel responde, ‘pero eso lo maneja Carlos’ y le dije ¿pero vos no te le parás a Carlos y a Lilian y le decís que esto no va? y me dice ‘no, pero él me trae los nombres, me los pone ahí y yo hago las notas” y digo “yo sabes que, no trabajo más”, no me llames más para firmar y nunca más”. Susana escucha ese enojo mío, y dice, ‘y hay varios’”,

“Después hubo un montón de cosas en el medio –continuó Arana- que fueron preparadas; Carlos hacía las preparaciones, pero por ahí que Daniel haya participado me cuesta, si lo hizo o no, no lo sé. Lo que sí una vez después de 20 días me encontré con él y me dijo “si vos supieras la gente que metió Carlos, funcionarios, mujeres de funcionarios, amantes de funcionarios fíjate el listado me dice”. Y mira lo que hacen, sostuvo Arana, lo meten a mi hijo, yo lo podría haber puesto primero y ni eso. Cuando yo me voy (de ATE) que me enojé, es más me agarré a golpes de piñas con Carlos y se mete mi mujer, terminamos ahí en un quilombo”.

Mantuvo Arana que mucha gente fue despedida de la Seccional. “Él (Carlos Córdoba) buscaba la vuelta para despedir, terminaba desgatando a la gente, personas que son muy buenos profesionales, y él quedaba con gente que no iba. Yo me había ido hace un año y me llamaba mil veces, amenazas miles no te las hace por teléfono, pero si verbales donde te veía”, acusó.

“Me llamó ese día que iban a entregar las viviendas “no se las veces que me dijo, vení acompañame, es más, en el video me nombra que decía ‘gracias a Miguel tenemos esto, ya estamos arreglando él va a volver’, yo no iba a volver nunca más”.

 

Brutal golpiza

 

Miguel Arana fue visitado el 25 de mayo último, por dos personas en su domicilio de la calle Tolhuin y Carlos Gardel, una de las cuales le propinó una paliza a golpes de puño y de pie, usando una manopla de metal, causándole fractura de costillas y perforación de pulmón, entre otras lesiones gravísimas.

“Yo creo que fue una cama, yo no entendía nada, el 24 fue mi cumpleaños y yo veo una persona entre la ventana y yo estaba con mi hijo el más chico y pensé que venían para alquilar la máquina, yo justo estaba terminando de engrasar la máquina y había terminado de llenar una loza así que estaba bastante cansado. Salgo para afuera y la persona esta estaba de espalda y cuando le digo ¿sí? y me dice, si buenas tardes y cuando se da vuelta le veo la cara. Nunca ví esa cara y ya no me acuerdo más, por el video se ve que me agarró a las rastras y yo me agarró de las rejas, pero de eso no me acuerdo. Me despierto en el hospital y me quería ir a mi casa porque era mi cumpleaños, me fui a casa me sentía muy mal y de ahí ya no me acuerdo”.

 

Muerte de Belbey

 

Daniel Belbey apareció muerto en las gradas de la chancha exterior del polideportivo Augusto Lasserre. Arana reflejó que Daniel Belbey, “estuvo un tiempo mal, pero era un tipo sano. Yo a él lo vi cuando nos hacen la denuncia, lo vi muy enojado con Carlos y me dice ‘yo sabía que nos iba a cagar, yo lo venía grabando yo tengo un montón de grabaciones de él’. Él era ‘vertigoso’ (SIC) la gente que lo conoce sabe, se compró un auto porque siempre andaba caminando yo le dije que se compre uno, pero nunca lo usaba; no sería capaz de matarse, porque ni siquiera se atrevía a manejar porque tenía miedo. ¿Vos crees que se iba a subir una escalera?” aseveró Miguel Arana, poniendo en duda el suicidio de Daniel Belbey, sosteniendo la posibilidad que él mismo haya sido inducido a tomar la drástica decisión. “Yo creo que para tapar cosas que hay ahí adentro, nosotros somos mosquitos al lado del monstruo este”. Manifestó Arana sobre Carlos Córdoba.

“Si vos sos un ser humano como él dice, defensor de los trabajadores, más allá de todo lo que pasó, ni siquiera un día fue al hospital a decirme, ‘che mirá que es lo que pasa’; pero creo que todos sabían que yo estaba a cargo del edificio, la parte administrativa todos saben que no se escribir, dame cualquier máquina, pero dame las notas que se hicieron ahí a ver si la hice yo.  Con esto que él denunció y que se denunció a él queda como imputado; entonces digo loco qué te voy a dar si vos estas imputado, te cagaste vos y cagaste al resto para que sigamos con las viviendas”.