Breves
El legislador justicialista Ricardo Furlan fue consultado por FM La Isla sobre la reforma constitucional que promueve el gobernador Gustavo Melella, si bien no llegó ningún proyecto a la Legislatura.
El legislador justicialista Ricardo Furlan fue consultado por FM La Isla sobre la reforma constitucional que promueve el gobernador Gustavo Melella, si bien no llegó ningún proyecto a la Legislatura.

“Algunos se hacen los que están peleados y hablan todo el día”

El legislador del Frente de Todos Ricardo Furlan admitió su sorpresa por el impulso del gobernador Gustavo Melella a la ampliación del ejido urbano de Ushuaia. Recordó que ya tiene presentado un proyecto pero nunca fue tratado, y también hay una iniciativa del concejal Juan Carlos Pino que es “todavía más completa”, dijo. Para el justicialista podría haber un acuerdo, cuyos alcances desconoce, entre el gobernador y el intendente capitalino. También se refirió a los reiterados proyectos de reforma constitucional que presentó y ahora promueve el gobierno, y advirtió que, de reformarse la ley electoral dentro de la Constitución, le abre la puerta a la reforma de las cartas orgánicas, porque deberán estar en sintonía con la Carta Magna.

Río Grande.- El legislador justicialista Ricardo Furlan fue consultado por FM La Isla sobre la reforma constitucional que promueve el gobernador Gustavo Melella, si bien no llegó ningún proyecto a la Legislatura todavía: “Es una iniciativa que llevé adelante desde el 2008, luego en 2015 y nuevamente ahora, porque cada vez que se cae el proyecto, lo vamos levantando. Nos tenemos que ir aggiornando y me parece bárbaro que los cargos no sean vitalicios, de hecho está en el proyecto del justicialismo; también me parece bien renovar por mitades la Legislatura y lo presentamos, al igual que una sola reelección para los legisladores. Además presentamos que los jueces no sean electos de la manera actual, la modificación del artículo 70 para no tomar empréstitos para gastos corrientes, la reforma electoral porque no puede haber seis meses de transición. Tenemos tres elecciones diferentes en Ushuaia, Tolhuin y Río Grande y cada cuatro años tenemos las mismas discusiones. Por lo menos en lo personal presenté modificaciones para resolver problemas que son de larga data”, dijo.

Respecto de la paridad de género, observó que “se está discutiendo en la Legislatura y es la única institución del ’83 en adelante que ha llegado casi al 50%. Hay mujeres que no necesitaron la ley de cupo, que empezó por un decreto presidencial en la  época de Menem, porque se lo ganaron con su trabajo. Tuvimos la primera diputada en el ‘53 y no hace falta ley de cupo, pero hoy la discusión es otra. En el Concejo Deliberante hubo siete hombres en la gestión anterior y no fue culpa de los varones, sino del sistema de preferencias que se votó, y siempre se eligieron varones. Además de modificar la ley 201 por el tema de la paridad, tenemos que ver qué sistema electoral vamos a utilizar. No podemos modificar un pedacito de la ley y no entiendo para qué estamos discutiendo estas cosas, porque la paridad la tenemos en la práctica. Me pregunto si en la práctica los que no cumplen con el cupo van a renunciar ahora”, disparó.

 

Ampliación del ejido de Ushuaia

 

Fue particular su visión del proyecto de ampliación del ejido urbano de Ushuaia anunciado por Melella en el discurso inaugural. Furlan  no sólo admitió su sorpresa sino que deslizó un acuerdo con el intendente Vuoto, y aclaró que con ninguno de los dos dialoga desde noviembre pasado.

“Yo presenté un proyecto en 2003 y el último lo presenté en 2019, y lo trabajé con la Secretaría de Hábitat de la Municipalidad. De hecho el compañero Pino tiene presentada una ordenanza y el proyecto de él es más completo que el mío. Si hay alguien que conoce el territorio mejor que muchos de nosotros es Juan Carlos Pino”, defendió.

“Me pareció raro que el gobernador hablara del ejido de Ushuaia, a lo mejor tuvo una conversación con el intendente y nosotros no lo sabemos, tampoco tenemos por qué saberlo. Yo no hablo ni con el intendente ni con el gobernador desde noviembre del año pasado. Tal vez se juntaron y están arreglando esto. Me parece saludable que se sienten y acuerden algunas cosas mínimas, el tema es que esto no conlleve a otra cosa”, alertó, sin especificar cuáles son sus sospechas.

Remarcó que “de Ushuaia conozco, quizás no soy un iluminado pero sé del tema y tengo argumentos para discutir esto. Si toman la decisión los que ganaron, eso trae aparejado un costo, pero yo no puedo gobernar por lo que digan a través de una red social”, con críticas a los anuncios que no van acompañados de proyectos.

Se le preguntó si ve riesgos al abrir la puerta a una reforma constitucional y avizoró que a la vez le abre la puerta a la reforma de las cartas orgánicas, al menos en el sistema electoral. “Se puede abrir la discusión de la reforma de la Constitución y de la Carta Orgánica, porque si se reforma la ley electoral necesariamente hay que modificar la Carta Orgánica, porque la Carta Orgánica de Ushuaia dice una cosa, la de Río Grande otra y Tolhuin se rige por la ley 236. Me gustaría saber qué es lo que estamos discutiendo, porque no sabemos dónde queremos ir”, se preguntó.

“A esta altura de mi vida lo que quiero lo tengo totalmente claro. Presentamos el proyecto de reforma constitucional con el bloque, presentamos el tema del ejido, presentamos el plan de seguro de sepelio antes de la pandemia, con el problema que estamos teniendo hoy; presentamos la unificación de las historias clínicas en 2017, con lo importante que sería hoy para los que se tienen que vacunar y por distintos motivos no tienen la historia clínica acá. Pero no se trata, porque algunos no quieren discutirlo, y también me pasó con mi gobierno”, reconoció.

“Esos cuatro o cinco proyectos marcan líneas claras y no lo presentamos en pandemia, sino en 2017, 2018, 2019. No salimos ahora a salir una demagogia barata de esto, porque lo venimos promoviendo hace rato”, fustigó.

Citó como ejemplo de los proyectos no debatidos que “hoy una familia tiene que poner 160 mil pesos para cremar un familiar, que encima no lo pueden ver porque les entregan un cajón cerrado, y no podemos discutir este tipo de cosas. Es cierto que no tuvimos un año común, pero tuvimos formas de avanzar en un montón de otros temas. El tema económico era lo principal, la emergencia sanitaria, educativa, administrativa, los PROGRESO I y II; pero hay otros temas que también son importantes y estoy dispuesto a discutirlos”.

“Nosotros presentamos proyectos, si no les gustan los pueden modificar, presentar una alternativa”, se diferenció, con un reclamo al oficialismo no sólo a que concrete las iniciativas sino que las defienda. “Más allá de enviarlos, tienen que insistir en el tratamiento, volver a presentarlos, como la ley de emergencia administrativa que no se discutió. Para presentar por presentar, yo presento lo que quieran. Yo no estoy quitando la responsabilidad de la Legislatura como institución y en forma particular. La reforma constitucional no es de ahora y muchos están como los pingüinos del escudo. Uno trata de hacer lo mejor que puede desde este lugar y estar conectado, quizás el otro mes pueda estar de forma presencial y tendré otra visión”, estimó.

 

PASO y pandemia

 

Por último se refirió a las PASO y alertó sobre los riesgos de una elección en pandemia. “Cuando votaron las PASO en 2010 casi me matan porque dije que estaba en contra. Como peronista me encanta la vida interna y las PASO han dejado de lado el tema interno del partido. No sé qué irá a pasar y no descuidaría bajo ningún punto de vista la responsabilidad institucional que tenemos todos de seguir mirando el tema sanitario, porque la pandemia no pasó. Acá hay cosas que aparentan ser de una forma y son de otra, hay algunos que se hacen los peleados y no están tan peleados. Si hay algo que he aprendido es no creerle a algunos que se hacen los que están peleados y están todo el día comunicados”, concluyó.