Breves
“La ampliación del muelle es algo que habíamos tomado como meta después de la frustrada licitación que realizó el gobierno nacional anterior, con el abandono de la obra”, dijo el presidente de la Dirección Provincial de Puertos.
“La ampliación del muelle es algo que habíamos tomado como meta después de la frustrada licitación que realizó el gobierno nacional anterior, con el abandono de la obra”, dijo el presidente de la Dirección Provincial de Puertos.

Alguna empresa fueguina debe integrar la UTE para la ampliación del muelle de Ushuaia

El presidente de la Dirección Provincial de Puertos, Roberto Murcia, explicó que se apunta a generar mano de obra local y la empresa fueguina que participe de la UTE deberá tener como mínimo cinco años de radicación. Las obras comenzarían una vez finalizada la temporada de verano. Además fue diseñado el protocolo para los cruceros antárticos, y se esperan unas 20 recaladas entre fines de diciembre y principios de enero. La modalidad será de “viaje encapsulado”, mediante el traslado en vuelos charters con doble control: antes de subir al avión y nuevamente antes de embarcar.

Río Grande.- El presidente de la Dirección Provincial de Puertos, Roberto Murcia, informó por FM Master’s sobre el lanzamiento de la licitación para la ampliación del muelle del puerto de Ushuaia y se estima para fin de la temporada de verano el inicio de las obras.

“La ampliación del muelle es algo que habíamos tomado como meta después de la frustrada licitación que realizó el gobierno nacional anterior, con el abandono de la obra. Realmente el puerto de Ushuaia es fundamental como puerta de entrada a la Antártida, y en los viajes bioceánicos de los cruceros. Siempre estuve muy pendiente de una obra de estas características por la necesidad de espacio no sólo en el área logística arriba del muelle, sino de la cantidad de metros para amarrar”, dijo.

“En plena temporada siempre existe la queja del sector de carga y pesca, porque tienen prioridad los cruceros y el muelle no cuenta con suficiente espacio, por lo que ven demorada su operación. Con la licitación que firmamos, aprobando los pliegos y los plazos, estamos incrementando en un 20% la capacidad de amarre y estamos incorporando unos 2.240 metros cuadrados más de área logística al muelle comercial. Es una obra muy importante, son 80 metros de largo más un dolphin de amarre de 20 metros, que en total darían 100 metros. El dolphin es solamente para amarrar, no es área logística, y contamos los 28 metros de ancho que tiene el muelle”, detalló.

“Ahora hay un período de compra de pliegos, presentación de ofertas. Para conformar una UTE debe participar una empresa radicada con no menos de cinco años en Tierra del Fuego. Con esto queremos promover el desarrollo económico de las empresas y la mano de obra local. El período de presentación de ofertas es hasta el 28 de diciembre. Allí se hará la apertura y después hay que esperar un tiempo prudencial para el análisis, que no va a llevar más de 30 días. Esperemos que puedan empezar rápidamente el movimiento y la construcción. La obra arrancaría cuando finalice la temporada”, estimó.

 

Sin grandes cruceros

 

Murcia aclaró que “no hay expectativas de recibir este año grandes cruceros bioceánicos, porque involucra a varios países de la región. Hemos trabajado mucho en el protocolo para los cruceros antárticos, donde sí tenemos expectativas. Si bien hay muchas cancelaciones, hay algunas que no están confirmadas y otras que no son definitivas. Igualmente no va a ser de la magnitud a lo que estamos acostumbrados en años anteriores. Estamos en medio de una pandemia, hay una crisis global en el tema de cruceros, pero por lo menos tenemos aproximadamente unas 20 recaladas que ha solicitado la empresa, para operar a partir de los últimos días de diciembre y primeros días de enero”.

“El protocolo para el turismo antártico, que sería cabotaje provincial, establece el viaje en sistema de charter, con la modalidad que se denomina burbuja. Antes de tomar el charter deben estar todos hisopados con resultado negativo, si no, no pueden subir al avión. También antes de subir al barco tienen un nuevo análisis, es decir que hay un doble control. En el transporte burbuja hay un operador que concentra a la gente en un lugar, efectúa todos los análisis y después toman el charter. Está mucho más controlado que el simple turista que llega a un lugar y se embarca para ir a otro destino. Es un viaje totalmente diferente, por eso el protocolo establece lo que se denomina viaje encapsulado”, concluyó.