Breves
El presidente Alberto Fernández inauguró este lunes el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso y llamó a la unidad de los argentinos para enfrentar el tiempo de la pospandemia, en un mensaje que duró casi dos horas.
El presidente Alberto Fernández inauguró este lunes el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso y llamó a la unidad de los argentinos para enfrentar el tiempo de la pospandemia, en un mensaje que duró casi dos horas.

Alberto hizo balance, cruzó a la oposición y lanzó la agenda pospandemia con leyes clave

El mandatario defendió las medidas sanitarias, económicas y sociales contra la pandemia. Replicó las críticas de opositores, anunció el envío de leyes clave para el empleo, la educación y la Justicia y pidió investigar el endeudamiento de Macri. «La dirigencia política, social y empresaria deben emprender conjuntamente el camino de la reconstrucción argentina», enfatizó.

Buenos Aires.- El presidente Alberto Fernández inauguró este lunes el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso y llamó a la unidad de los argentinos para enfrentar el tiempo de la pospandemia, en un mensaje que duró casi dos horas.

El mandatario realizó un balance de su primer año de gobierno, destacó la medidas para enfrentar al coronavirus, pidió investigar el endeudamiento ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri, anunció el envío de leyes clave para los hidrocarburos, los servicios públicos, la educación, la Justicia y la movilidad sustentable y convocó a la dirigencia política, empresaria y social a concretar «acuerdos» para reconstruir a la Argentina.

 

Con las «convicciones intactas”

 

El jefe de Estado dijo al inicio de su discurso que llegó al Parlamento sus «convicciones intactas” y destacó que puede reconocer “errores y compartir logros colectivos” sobre la lucha contra el coronavirus, como los “pasos históricos” en medio de la pandemia que «todavía nos azota». «Hace un año vine al Congreso y aquel día traía la voluntad inquebrantable de poner de pie un país que había quedo de rodillas”, aseveró.

“La Argentina pertenece a los numerosos países en que los gobiernos hicieron todo lo que estaba al alcance” contra el Covi-19, enalteció, y agregó: “Hemos tenido un logro inmenso: evitamos que se saturara el sistema de salud y cada uno de los que necesitó tuvo su atención sanitaria”.

El mandatario dijo que desde el primer día de la pandemia “enfrentan críticas”, pero resaltó que “ni un día sol bajamos los brazos” en la lucha contra el enemigo invisible. Recordó los que pedían que cuidara la “rentabilidad ante la salud”, y a otros que denunciaron que el Gobierno era parte de un “complot universal” para «mantener encerrada a la gente» con las medidas de aislamiento. Asimismo, fustigó a los que buscaban “deteriorar la credibilidad” de su gestión. “Cualquier razón se volvió válida para incitar a banderazos y romper los protocolos impuestos con la sola idea de debilitar la credibilidad del Gobierno”, afirmó.

Luego, pidió un aplauso de pie para los que lucharon en la primera línea contra el Covid-19 y envió condolencias a los familiares de las más de 50.000 personas fallecidas por el coronavirus en la Argentina.

 

Las medidas económicas y sociales en pandemia

 

El mandatario indicó que en paralelo a las medidas sanitarias “dispusimos medidas económicas y protección social para paliar los efectos de la pandemia” y comenzó a enumerarlas, como aumento del crédito, congelamiento de tarifas, subas en las asignaciones universales, el Ingreso Familiar de Emergencia, la asistencia a las empresas, la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, el Plan Argentina contra el Hambre, la prohibición de los despidos y el pago de parte de los salarios de los trabajadores, entre otras.

«Ampliamos la AUH a una parte importante de niños y niñas, reforzamos la tarjeta Alimentar, la AUH y la jubilación mínima. Y con la Ley de los Mil Días incrementaremos la asistencia durante el embarazo y la primera infancia», manifestó.

Tras reconocer que en el primer trimestre del 2020 subió la pobreza, dijo que ese flagelo es «una situación grave que vamos a revertir” y aseguró que «la batalla» contra el coronavirus «todavía no terminó» porque «el problema no está resuelto». «Nos hemos cuidados y debemos seguir cuidándonos”, propuso.

Fernández subrayó que desde fines de diciembre el país recibe millones de dosis de la vacuna Sputnik V, las de AztraZéneca y en los últimos días la Sinopharm, de China. «Sabemos que hay dificultades en la producción de vacunas. Pero conocemos muy bien las dificultades que atraviesa el mundo por la escasez y por el egoísmo. Lamentablemente, hay una realidad. Hoy el 10 % de los países acapara el 90 % de las vacunas existentes. Seguiremos trabajando incansablemente y seguiremos consiguiendo las vacunas para cumplir nuestros objetivos», prometió.

 

Autocrítica y vacunatorio VIP

 

El mandatario reconoció que su gobierno no es «infalible», pero advirtió a quienes lo «bombardean sistemáticamente» que no van a lograr sus objetivos. Sin mencionar al saliente ministro de Salud Ginés González García, aclaró que «ningún gobierno sobre la tierra se puede arrogar el privilegio de no cometer errores pero todo gobierno sensible sí tiene la obligación de corregir esos errores para desterrar cualquier indicio de privilegio o de falta de solidaridad».

 

Endeudamiento y malversación de fondos públicos

 

El Presidente celebró la renegociación de la deuda con los acreedores privados durante el 2020, que permitió al país un ahorro de u$s34.800 millones en pagos, pero puso en evidencia que antes de asumir se habían esfumado u$s44.000 millones en la gestión anterior. «Es imperioso que todos afirmemos nuestro compromiso en no permitir nunca más que se genere un endeudamiento asfixiante a partir de la toma de créditos irresponsables», advirtió, y remarcó que aún queda pendiente resolver el crédito de más de u$s55.000 millones entregado a Mauricio Macri. “El FMI le prestó a una Argentina en default. Se desembolsaron u$s44.000 millones y deben ser pagados en 4 años”, recalcó, y abogó por un buen acuerdo con el Fondo en los próximos meses.

En ese marco, Alberto acusó a Macri de administración fraudulenta y malversación de caudales públicos como «nunca antes se haya registrado» en la Argentina, porque tomó el crédito para solventar la campaña electoral del líder de Cambiemos en 2019 y fugar capitales. «Para que se ponga fin a las aventuras de hipotecar al país es necesario que endeudarse no sea gratis, y que dejen de circular impunes los que dan clases de economía por Argentina y el mundo. Por eso he instruido a la autoridades para que formalmente se inicie una querella criminal para que se identifique quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y mayor malversación de caudales que nuestra memoria recuerda», alertó.

 

La inflación es el principal problema

 

“La inflación es la principal evidencia de nuestras deficiencias, es un problema multicausal, y vamos a abordarlo de modo integral, con políticas macroeconómicas consistentes y sostenibles”, dijo, y enfatizó la necesidad de continuar con el “diálogo social” para alcanzar “acuerdos de mayor alcance”.

«En 2020 pudimos reducir en 18 puntos la inflación que recibimos en 2019. Fue un primer paso para revertir la tendencia ascendente que se había registrado en 2018 y 2019», dijo y defendió la reconstrucción de políticas de fiscalización en cadenas comerciales. «Debemos hacer que los salarios crezcan y los precios se estabilicen. El sistema capitalista fracasa en el mismo instante en el que los que consumen son expulsados», agregó.

 

Anuncio de medidas para la reactivación económica

 

«Que cada familia tenga un techo sigue siendo un objetivo a cumplir. Por eso lanzamos el plan «Casa Propia – Construir Futuro» cuya finalidad es alcanzar, a fin de 2023, 264.000 soluciones habitacionales en todo el territorio nacional», explicó.

Fernández también anunció un fortalecimiento del mercado interno, con más consumo, y la continuidad de políticas para sostener la actividad del turismo, o el plan Potenciar, que prevé crear 300.000 empleos. Además, anunció la creación de otro plan laboral para 30.000 jóvenes en 10.000 pymes de todo el país. Asimismo, se brindará asistencia técnica para las empresas que los contraten.

También adelantó que se avanzará con la urbanización de barrios populares, que en 2021 serán 400 barrios, y la construcción de 800 jardines de infantes.

En esta línea, reclamó al Congreso que «se avoque a tratar la ley que re categoriza y otorga moratorias a más de trescientos cincuenta mil monotributistas. Eso es darle mejores condiciones para reponerse y seguir con sus tareas».

 

Enviará 6 proyectos de ley para dinamizar el empleo

 

1) Creará un Instituto de la Movilidad, con incentivos fiscales para las empresas que desarrollen vehículos eléctricos, menos contaminantes y con baterías de litio. La ley facilitará la realización de inversiones por más de u$s5.000 millones, estimó.

2) Un nuevo marco legal nuevo para la producción industrial del cannabis. «La industria mundial del cannabis medicinal triplicará su volumen de negocios en los próximos 5 años. El proyecto prevé la utilización del cultivo exclusivamente con fines de industrialización para uso medicinal e industrial», sostuvo.

3) El envío al Congreso de una nueva Ley de Hidrocarburos, que aborde en forma integral al sector, de su extracción hasta su industrialización . “La política energética es calve para el desarrollo del país, tenemos que recuperar el autoabastecimiento, y que todos los argentinos tengan acceso a la energía”, afirmó. «Podemos convertirnos en un exportador de energía a nivel regional y mundial. Nuestros países vecinos son demandantes de energía que nosotros podemos abastecer en forma competitiva», añadió.

4) Fernández dijo que llegó el momento de revisar el cuadro tarifario que estuvo congelado todo este tiempo. Alberto aseguró que si siguiéramos con el sistema de Revisión Integral Vigente del anterior gobierno, el gas debería haber aumentado un 80% en octubre de 2019 y 130% en abril de este año. La electricidad, por su parte, debería aumentar un 168% en el próximo mes de abril.

«Queremos tarifas diferenciales, según la capacidad patrimonial de cada usuario», alertó, y agregó que los subsidios estatales cubrirán la diferencia. “Podrá demorar meses, hasta que tengamos el nuevo cuadro tarifario, seguirán congelados”, indicó, y confirmó que enviará un proyecto de ley para «declarar la emergencia en servicios públicos para desdolarizarlos definitivamente y adecuarlos a una economía en la que los ingresos son en pesos”.

Además, ratificó el compromiso de Argentina con el Acuerdo de París y afirmó que su Gobierno está convencido de que el desarrollo en el futuro «será verde», al tiempo que adelantó medidas relacionadas con el ambiente, entre las que mencionó el consenso con las provincias para «mejorar las condiciones de trabajo de los recuperadores urbanos». También anticipó que se acordó con determinadas provincias la creación de seis nuevos parques nacionales y la conservación de bosques naturales.

5) y 6) Destacó la importancia de tener un acuerdo nacional por la educación, con criterios inclusivos y modernización digital, con el restablecimiento de las paritarias nacionales y anunció el envío al Congreso de una nueva Ley Superior de Educación y una nueva Ley de Financiamiento Educativo. «Quiero convocarlos a un gran Acuerdo Federal por la Igualdad Educativa», subrayó el jefe de Estado.

Ante la Asamblea Legislativa, afirmó: «Mi objetivo al final de mi mandato es recomponer el cumplimiento de la meta de presupuesto educativo». Fernández recordó que, durante el gobierno de Macri se bajó la inversión educativa de 6,1% del Producto Bruto en 2015 a 4,9% en 2019. «Sin salud no hay presente, sin educación no hay futuro», dijo, y propuso ampliar exponencialmente la inversión y la distribución de netbooks llegando a más de 500 mil computadoras.

 

Anuncios de más conectividad

 

Anunció mayor conectividad y más desarrollo de la red de fibra óptica nacional. «Seguiremos desarrollando la Red Federal de Fibra Óptica que es la red pública mas importante de América Latina. Estamos trabajando para multiplicar por 10 la potencia de nuestra red para que los argentinos estén más y mejor conectados», destacó.

En este marco, anticipó que promulgará la Ley de Financiamiento del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación que garantiza el incremento progresivo y sostenido de su presupuesto en la próxima década. «La inversión en ciencia, innovación y desarrollo, es crucial para la recuperación del crecimiento y su sostenibilidad», manifestó

 

Una nueva política de Estado: la lucha contra la violencia de género

 

Fernández destacó los logros alcanzados en materia de igualdad de género, propuso «un gran consenso contra la violencia de género» a la que calificó como «un delito intolerable» y llamó a hacer de la «lucha contra la violencia de género una política de Estado».

 

Insistió con la necesidad de una reforma judicial

 

El Presidente cuestionó a fiscal Carlos Stornelli, investigado por las maniobras de espionaje durante el gobierno de Macri. «En Argentina de hoy hay un fiscal procesado por delitos severos como el espionaje ilegal o extorsión que sigue en funciones como si nada», denunció.

Tras señalar en su mensaje ante la Asamblea Legislativa que «el Poder Judicial está en crisis», el mandatario dijo que al fiscal, cuyo nombre no mencionó, «no se le aplica esa doctrina que recomendaba la detención preventiva de personas cuando su poder residual pudiera afectar la investigación». Y agregó: «Su poder no es residual, está vigente».

Fernández dijo que al asumir intervino la AFI para transparentar los «sótanos de la democracia», pero señaló: «Lamentablemente, no fue así. El Poder Judicial está en crisis, es el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano».

«Con el propósito de mejorar la calidad institucional, quiero pedirle al Congreso con mucho respeto que asuma el rol de control cruzado sobre el Poder Judicial, así lo prevé nuestra Constitución», expresó.

En ese marco, anunció cambios en los recursos extraordinarios ante la Corte Suprema y una reformulación del funcionamiento del Consejo de la Magistratura. “Debemos despolitizar ese ámbito para que los mejores y más capaces magistrados lleguen a ocupar sus funciones sin condicionamientos», dijo. También anunció la instalación y ampliación de los juicios por jurados populares para la sanción de delitos graves en el ámbito federal y la creación de un nuevo Tribunal de Garantías en acuerdo con los gobernadores para la Justicia en el interior del país.

«Será el pueblo constituido en jurado popular quien podrá dictar veredictos ante las conductas criminales. Ya no serán jueces aislados los que hagan de la ley lo que les plazca», dijo al hablar ante la Asamblea Legislativa, en un mensaje de más de una hora y media.

 

Diálogo social y objetivos claros

 

“Es imprescindible que el país tenga objetivos claros, más allá de la diversidad política. La dirigencia política, social y empresaria deben emprender conjuntamente el camino de la reconstrucción argentina. Ese objetivo requiere, como condición indispensable, recorren un camino de acuerdos, que permita lograr un desarrollo integral y sostenible del país”, subrayó.

«Quienes independizaron este país no tuvieron angustia, tuvieron coraje. Ese coraje es el que hizo posible los cambios históricos. A nosotros nos toca enfrentar un mundo egoísta y desigual, la pandemia plantea la posibilidad de aprender de esta experiencia», postuló. “Vamos a construir un país justo y para todos”, remarcó.

Sobre el final del discurso, Fernández recalcó que el «Estado presente tiene un rol indelegable» y que un «Estado también tiene la obligación ética de analizarse críticamente, de sistematizar las propuestas y de reconstruirse para resolver problemas, garantizar derechos e impulsar el desarrollo».

«Podemos elegir ser meros observadores de un mundo de lento crecimiento y creciente desigualdad, despreocupado del medio ambiente, o podemos optar por actuar con valentía y decidir ser protagonistas en la tarea de sentar las nuevas bases para un enfoque innovador», planteó.

«De esta pandemia debe nacer un mundo mejor. Mi querido Papa Francisco siempre nos ha convocado a hacerlo. Es ahora o nunca», concluyó.

 

La previa al discurso de Alberto

 

La vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, dio inicio a las 11.37 a la sesión de la Asamblea Legislativa. A continuación, se izó la Bandera Nacional, se entonó el Himno Nacional Argentino, se designaron las Comisiones de Recepción de Exterior e Interior y se dispuso un cuarto intermedio a la espera de la llegada del primer mandatario al recinto del Congreso.

De acuerdo a las medidas sanitarias para cumplir con el distanciamiento social, se palpó un recinto con acceso limitado y un el jefe del Estado que habló a la Asamblea con 90 legisladores, escoltado por las autoridades de ambas Cámaras legislativas y los miembros de su Gabinete, pero con la mayoría de los diputados y senadores conectados en forma remota.

Por primera vez en la historia legislativa, los gobernadores no estuvieron en el recinto de sesiones y siguen las instancias de la Asamblea a través de las cámaras que se dispusieron en el hemiciclo.

El jefe de los senadores del Frente de Todos, José Mayans, fue de los primeros en llegar, al igual que la vicepresidenta de la bancada, Anabel Fernández Sagasti, y los senadores Humberto Schiavoni y Esteban Bullrich, del PRO. También estaban sentados en sus bancas los diputados Cristian Ritondo, Fernando Iglesias y Silvia Lospenatto (Juntos por el Cambio) y el peronista Hugo Yasky, entre otros.

En tanto, los cinco integrantes de la Corte Suprema, Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, también participarán de manera virtual.