Breves
El presidente de AFARTE Federico Hellemeyer fue consultado por Radio Nacional Ushuaia sobre el reclamo de la UOM de reapertura de paritarias para discutir salarios con el sector empresario. “Actualmente no estamos discutiendo salarios.
El presidente de AFARTE Federico Hellemeyer fue consultado por Radio Nacional Ushuaia sobre el reclamo de la UOM de reapertura de paritarias para discutir salarios con el sector empresario. “Actualmente no estamos discutiendo salarios.

AFARTE defiende el pago en tres cuotas del bono de 5 mil pesos

Federico Hellemeyer descartó toda posibilidad de adelantar la discusión paritaria, ante la pretensión de la UOM de una reapertura antes del vencimiento del acuerdo por la productividad, en junio de 2020. El pago del bono se haría en cuotas, según el acuerdo de la UOM nacional con las cámaras, pagadero en octubre, noviembre y diciembre. No avizoran mejoras en el corto plazo, aun con la prórroga del subrégimen, hasta que no se resuelva la coyuntura económica y se reactive el consumo. Por el contrario, la crisis se agravaría por la época vacacional, cuando normalmente baja la producción.

Río Grande.- El presidente de AFARTE Federico Hellemeyer fue consultado por Radio Nacional Ushuaia sobre el reclamo de la UOM de reapertura de paritarias para discutir salarios con el sector empresario. “Actualmente no estamos discutiendo salarios. Nos reunimos con la UOM muchas veces, pero estamos dentro de la plena vigencia del acuerdo por la productividad y el empleo firmado en 2017. A su vez ese acuerdo tiene una adenda de recomposición salarial firmada en febrero de este año. Ambos acuerdos vencen el 30 de junio de 2020, por lo cual no hay ningún tipo de negociación salarial en curso”, manifestó.

“Nos reunimos en forma permanente y mantenemos canales de diálogo con los sindicatos, tanto la UOM como ASIMRA. Lo que tenemos en discusión ahora es la forma de pago del decreto que estableció el bono de 5 mil pesos para todos los trabajadores del sector privado. Todavía no sabemos cómo se va a pagar. La última vez que nos reunimos fue antes de que estuviera oficializada la medida y ayer se había fijado una reunión para abordar ese tema. Estábamos a la expectativa de qué se había resuelto en la UOM a nivel nacional, con las cámaras que forman parte del convenio 260. Eso se dio el martes y lo usamos como marco para la reunión con la UOM local”, dijo.

“Lo que se resolvió a nivel UOM nacional es el pago en cuotas. Todos los sindicatos, como el caso de Comercio y algunos más, están contemplando el pago en cuotas. En la UOM nacional se habló de tres cuotas, en octubre, noviembre y diciembre, las dos primeras de dos mil pesos y la última de mil. No es necesario explicar la pérdida de poder adquisitivo del salario, teniendo en cuenta la inflación y la devaluación que hay; pero por otro lado hay que tener en cuenta que la situación de las industrias es tan acuciante a nivel de caja, que es necesario buscar algún tipo de facilidad para que todas las empresas estén en condiciones de pagar este bono”, planteó, y observó que “este bono es común para todos los niveles salariales y para todas las empresas, sea cual fuere el tamaño que tengan”.

Dado que el dirigente metalúrgico Oscar Martínez esta semana encabezó una protesta frente a la planta Digital Fueguina y dijo delante de los trabajadores que la intención es que se adelante la discusión salarial y no esperar a mediados de 2020, reiteró que es “respetuoso de la pretensión de los trabajadores, que lógicamente ven diezmado su poder adquisitivo por los efectos de la devaluación y la inflación, pero hay ciertas cifras que son elocuentes. Nosotros estamos trabajando con un nivel de capacidad instalada en uso menor al 50% en cualquiera de las tres líneas. Este año los volúmenes de fabricación van a estar arañando los 7 millones de celulares, los 2 millones de televisores y los 700 mil equipos de aire acondicionado. Para tener una idea, se llegaron a fabricar 14 millones de celulares, el año pasado se fabricaron 3.5 millones de televisores y 1.8 millones de equipos de aire acondicionado”, comparó.

“El nivel de actividad, que está determinado por el nivel de consumo que hay, hace que desafortunadamente no haya ningún tipo de margen como para adelantar la discusión salarial. Yo sé que es duro, pero es el marco en que estamos todos. La industria está sobreviviendo con este esfuerzo que hacen todos los trabajadores y también las empresas, que están con un nivel de actividad que muchas veces conjura contra cualquier tipo de rentabilidad que se pueda llegar a tener”, afirmó.

“No hay perspectivas de un aumento del consumo y hay un factor de incertidumbre política que profundiza esta visión pesimista. El año está medio jugado en cuanto a impulso al consumo y lo que queda es ver un nivel de actividad similar al presente. Encima tenemos el período vacacional, que siempre significa un parate en términos de consumo, porque obviamente la gente deja de ver los bienes durables para pensar en las vacaciones, luego en el colegio, y hay que pensar que vamos a tener este nivel de actividad por varios meses por delante”, avizoró.

Consultado sobre la posibilidad de una prórroga al subrégimen industrial, dijo que “no hay certeza. Por las palabras del ministro del Interior Rogelio Frigerio y los compromisos asumidos con Alberto Fernández, está dentro de la agenda la prórroga del régimen, en ambos partidos. Hemos tenido contactos informales con todos y probablemente en las semanas venideras tengamos contactos un poco más formales. Nosotros esperamos que se definan estas cuestiones que tienen que ver con el mediano y largo plazo. En el corto plazo, nos sumamos al reclamo de toda la industria y de toda la economía, para que esto se dinamice de alguna manera, porque no sabemos cómo vamos a seguir operando”, subrayó.

“Es importantísima la prórroga y discutir la competitividad de la industria electrónica, pero todas esas discusiones tienen que ver con el mediano y largo plazo. En el mientras tanto, llevamos desde junio de 2018 una recesión en el mercado interno, que es nuestro único destinatario, que hace que tengamos un nivel de actividad insólitamente bajo. Con este nivel de actividad es muy difícil seguir manteniendo los puestos de trabajo y las fábricas abiertas”, concluyó.