Breves
El secretario de Finanzas del Municipio de Río Grande, Oscar Bahamonde, expuso la distorsión que se está generando con la adecuación tributaria para encuadrar en el pacto fiscal, dado que en algunos rubros el adicional del fondo específico para salud y educación será tres veces superior a la alícuota de Ingresos Brutos.
El secretario de Finanzas del Municipio de Río Grande, Oscar Bahamonde, expuso la distorsión que se está generando con la adecuación tributaria para encuadrar en el pacto fiscal, dado que en algunos rubros el adicional del fondo específico para salud y educación será tres veces superior a la alícuota de Ingresos Brutos.

Admiten que habrá desfasajes en adecuación tributaria en Río Grande

El secretario de Finanzas del Municipio de Río Grande cuestionó la adecuación tributaria que prevé aprobar la Legislatura, dado que se reducen alícuotas generales pero no se toca el fondo especial, salvo muy pocos rubros. Aseguró que algunas alícuotas por este concepto serán tres veces el impuesto y espera para el próximo año que se revise la situación. Sostuvo que el gobierno afectó las alícuotas coparticipables que impactan en los municipios, y no las que recauda para sí.

Río Grande.- El secretario de Finanzas del Municipio de Río Grande, Oscar Bahamonde expuso por Radio Nacional Ushuaia la distorsión que se está generando con la adecuación tributaria para encuadrar en el pacto fiscal, dado que en algunos rubros el adicional del fondo específico para salud y educación será tres veces superior a la alícuota de Ingresos Brutos.

Por la reforma que trataría la Legislatura en la próxima sesión, “el fondo adicional en algunas actividades ahora llega a ser tres veces la alícuota general. Hay gente que va a quedar gravada con el 0,5% y va a pagar 100 pesos de Ingresos Brutos, pero va a pagar 300 pesos de adicional de impuesto por este fondo específico. El adicional en algunas alícuotas va a ser tres veces el impuesto”, aseguró.

Explicó que “claramente la decisión de la provincia es bajar todas las alícuotas generales, que son coparticipables, y no los adicionales como los fondos específicos que quedan en manos de la provincia”.

El concejal riograndense Paulino Rossi había denunciado un desfinanciamiento a los municipios con esta adecuación, y Bahamonde ratificó que “al leer el proyecto, surge claramente que de todas las alícuota se baja siempre la general, que es la coparticipable”.

Por el proyecto de adecuación, la provincia resignaría 108 millones y Río Grande perdería 29 millones de coparticipación. Recordó que “en diciembre se aumentó del 1 al 1.5% la alícuota adicional para el fondo de servicios sociales y ahora, cuando hay que bajar alícuotas, se bajan de la general. Es decir que la provincia se queda con el ciento por ciento de la alícuota y bajan la que es coparticipable”, insistió.

No obstante, esta adecuación no va a implicar una merma de ingresos respecto del año pasado: “Estos 29 millones de pesos no dejan de ser una cifra importante y es menos inversión en la ciudad, pero no vamos a tener grandes inconvenientes porque también podemos ver en la página de la AREF que durante el primer trimestre la recaudación se incrementó un 40 por ciento respecto del primer trimestre del año pasado. Este recorte de recursos implica recaudar un poco menos de lo que se preveía, pero de ninguna manera se plantea recaudar menos que el año pasado”, aclaró.

Consultado acerca de si espera una convocatoria de los legisladores antes de aprobar la adecuación, consideró que ya es un “penal cobrado”: “Entendemos que con los números que tiene el oficialismo y Cambiemos, ya tienen el proyecto aprobado. Es penal cobrado y hay que tener en cuenta que para el año que viene va a haber que retocar otra vez las alícuotas. Esperemos que en la adecuación del próximo año se tenga en cuenta esta posición, porque el fondo adicional en algunas actividades ahora llega a ser tres veces la alícuota general. El adicional no es coparticipable y el año pasado representaba 15 ó 18 por ciento de la recaudación. En este primer trimestre representa más del 20 por ciento en relación con la alícuota general de Ingresos Brutos, y la tendencia es que crezca el adicional no coparticipable y que vaya cayendo la recaudación general coparticipable”, planteó sobre la distorsión que se genera.

“No voy a hablar de si hay o no intencionalidad de asfixiar a los municipios, pero es claro que se trata de que la provincia pierda la menor recaudación posible. Por eso en la próxima adecuación se tienen que tomar en cuenta los intereses tanto de los municipios como de la provincia, para que el esfuerzo lo hagan todos”, manifestó.