Breves
carlos fuentealba

A catorce años del asesinato del docente Carlos Fuentealba

Tanto desde el SUTEF, como desde la Multisectorial de Derechos Humanos de Río Grande; se pronunciaron ante el nuevo aniversario del asesinato del docente Neuquino Carlos Fuentealba. Lo hicieron refiriéndose no solo a los responsables materiales de hecho, sino también a los políticos e intelectuales.

 

 

Desde el SUTEF recordaron la figura del “maestro y compañero Carlos Fuentealba”, quien fue “fusilado por el oficial de policía José Darío Poblete -integrante del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP)- el 4 de abril del 2007, en el contexto de una protesta y movilización de la docencia neuquina en defensa de la Escuela Pública y por un salario acorde a la canasta básica familiar”.

Mencionaron además que “hace 14 años la docencia fueguina estaba en las calles, reclamando en el Ministerio de Educación lo mismo que reclamaba el maestro Carlos Fuentealba junto a sus pares en Neuquén, cuando fue fusilado por la policía provincial”.

Recordaron los docentes fueguinos que “Aquel día las y los trabajadores de la educación habían decidido en asamblea realizar dos cortes de ruta, con la idea de visibilizar el conflicto salarial que llevaba más de un mes. En la Ruta 22, en cercanías a Arroyito, la policía provincial había desplegado un megaoperativo junto al Grupo Especial de Operaciones Policiales, el Departamento Seguridad Metropolitana y la dirección de Bomberos que asistía con un carro hidrante”.

El comunicado indica además que “La orden la había dado el entonces gobernador Jorge Omar Sobisch, quien aspiraba entrar en la escena nacional con su campaña presidencial”. Mencionan además que “ese 4 de abril, la policía cumplió la orden del gobernador Sobisch y desplegó una brutal represión con balas de goma, gases lacrimógenos y el carro hidrante. Las y los trabajadores se dispersaban y resguardaban como podían, una gran parte logró refugiarse en una estación de servicio mientras que otra huía por la ruta perseguida por oficiales de policía”.

“Ante este panorama represivo, la dirección del gremio docente ATEN logró acordar con el Jefe del Operativo -el entonces comisario Mario Rinzafri- que se retirarían de la ruta, solicitando tiempo para poder organizar a las y los trabajadores allí presentes”, agrega el documento del SUTEF.

Recordando que “Minutos más tarde las y los docentes comenzaban a retirarse en caravana hacia el pueblo de Senillosa, sin embargo la policía provincial y fuerzas especiales retomaron la represión de forma salvaje. En esas circunstancias el oficial José Darío Poblete disparó una granada de gas lacrimógeno -a menos de dos metros de distancia- que impactó en la nuca del Maestro Carlos Fuentealba, que se encontraba en el asiento trasero de un Fiat 147. Fue llevado de urgencia al Hospital Castro Rendón, en Neuquén Capital donde fue operado dos veces y falleció”.

“En el lugar donde cayó herido, hay un cartel con su foto y la leyenda: «Aquí dio su última clase», explicando y recordando que un docente que lucha es un docente que enseña: a no resignarse, a ejercer derechos, a superar obstáculos, enseña sobre justicia social, enseña a tener esperanza, a no rendirse, a resistir, a vencer”, señalaron los docentes fueguinos.

Además repasan su vida señalando que “Carlos nació en Junín de los Andes, en el sur de la provincia de Neuquén. Se recibió de Técnico Químico y fue albañil hasta que pudo obtener el título de Profesor en la Enseñanza Primaria. Tenía 41 años y era docente de Matemática, Física y Química. Trabajaba en varias escuelas, pero fue en el Centro Provincial de Educación Media N°69, en el barrio Cuenca XV de la ciudad de Neuquén, una de las zonas más vulnerables donde concentraba la mayor cantidad de horas al iniciarse el ciclo lectivo del 2007”.

Finalmente indicaron que “Por el homicidio calificado de Carlos fue condenado a prisión perpetua José Darío Poblete -que un año antes había sido condenado por vejaciones agravadas por el abuso de armas durante su actividad policial- en la causa judicial Fuentealba I”.

“Está comprobado que Poblete no actuó de forma aislada. Pruebas fílmicas demuestran que en la represión del 4 de abril del 2007, el oficial del GEOP se apartó momentáneamente de una de las filas de policías y efectuó el disparo de la granada de gas lacrimógeno; luego fue resguardado por otros miembros de la policía que lo ocultaron hasta que Poblete retornó a un vehículo policial. Sin embargo, es el único condenado por el asesinato de Fuentealba. En la causa la querella no logró que en la investigación se acusara al ex gobernador Jorge Sobisch, quien por el asesinato de Carlos sólo declaró como testigo en el juicio contra el cabo José Darío Poblete”, repasaron.

Luego hacen referencia a la causa Fuentealba II, dónde “se investiga las responsabilidades políticas y policiales en el crimen del docente. Tiene imputados a Raúl Pascuarelli, ex Subsecretario de Seguridad de la provincia; Carlos Salazar, el ex jefe de la Policía Provincial; Moisés Soto ex Subjefe de la Policía Provincial; a los oficiales que participaron del operativo represivo montado el 4 de abril de 2007: Adolfo Soto, Mario Rinzanfri, Jorge Garrido, Julio Lincoleo, Aquiles González, Rubén Hernández, Pablo Odonne, Félix Torres, Cristian Vásquez Salinas, Luis Alberto Rodríguez, Oscar Lezama y Benito Matus”.

“En esta causa la Querella presentó pruebas de que la represión fue un plan diseñado y que la orden de represión partió desde la Casa de Gobierno. En el año 2016, en un acto de impunidad y protección a los responsables, la Jueza de Garantías Carina Álvarez declaró la extinción de la causa penal Fuentealba II y sobreseyó a los 15 imputados”, recordaron.

Indican que la querella, “en representación de Sandra Rodríguez compañera de Carlos Fuentealba, presentó un recurso de queja ante la Corte Suprema de la Nación y tres años más tarde, en agosto del 2019, el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén dejó sin efecto los sobreseimientos dictados en la causa Fuentealba II, dando continuidad a la causa”.

Mencionan que recientemente se llevó adelante una Audiencia “donde el Juez de Garantías Gustavo Ravizzoli otorgó cuatro meses de plazo para la investigación en la causa Fuentealba II. Los abogados Marcelo Medrano y Ricardo Mendaña, a cargo de la querella, expresaron que «la decisión del juez es de suma importancia porque fija el marco de la readecuación de este proceso, en función de lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación y el Tribunal de Justicia de Neuquén, partiendo de los derechos humanos y del respeto a las garantías procesales de la víctima y de los imputados”.

Dicen finalmente que “Luego de 14 años de lucha se abre una instancia muy importante por justicia completa, donde el Fiscal acompaña por primera vez a la querella y donde se podrá presentar todas las pruebas que el poder político y judicial de Neuquén ocultaron y rechazaron durante años. Contra la impunidad de ayer y de hoy seguimos luchando y exigiendo justicia completa para el Maestro Carlos Fuentealba. Exigimos cárcel a todos los responsables materiales, a los encubridores de su fusilamiento y a ex Gobernador Jorge Sobisch, responsable del operativo criminal” concluye el comunicado del SUTEF.

 

 

MULTISECTORIAL DE DERECHOS HUMANOS

 

 

Por otra parte, la Multisectorial de Derechos Humanos de Río Grande se refirió también al aniversario del asesinato del docente neuquino, indicando que “Hace 14 años la policía neuquina asesinaba al maestro Carlos Fuentealba. El docente se encontraba reclamando, junto a sus compañeros, por sus derechos laborales y salariales”, recordaron en un comunicado.

Señalando luego que “Como siempre sucede, la respuesta de los gobiernos a los trabajadores es la represión. Una vez más el poder político y económico, junto a la policía, se cobraron la vida de un compañero”.

“Como cada 4 de abril volvemos a exigir juicio y castigo a los responsables materiales y políticos del asesinato del maestro neuquino. Carlos Fuentealba nos sigue enseñando con su ejemplo y compromiso.  Carlos Fuentealba ¡Presente! ¡Ahora y siempre!”, concluye el documento.