Breves
Grupos ambientalistas se mostraron en franca oposición y reclaman que se dé marcha atrás con el proyecto hidrocarburífero a pesar de que las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego ya cuentan con una explotación similar al que podría encararse en la provincia bonaerense.
Grupos ambientalistas se mostraron en franca oposición y reclaman que se dé marcha atrás con el proyecto hidrocarburífero a pesar de que las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego ya cuentan con una explotación similar al que podría encararse en la provincia bonaerense.

Exploración offshore puede generar hasta 65.000 empleos

Un informe reservado que circula entre las empresas privadas señala que si la Argentina lograra explotar todas las cuencas que hay en el mar, el potencial de empleos es de 65.000 y se podrían obtener ingresos por u$s32.000 millones solo con uno de los proyectos en proceso de exploración, cifra que equivale a cerca del 70% de la deuda que el país tiene que renegociar con el FMI. Pero, la Cuenca Norte ha generado polémica con algunos grupos ambientalistas.

2022 asomó en Argentina con la novedad de que el Ministerio de Ambiente de Nación aprobó la exploración sísmica de tres bloques de la Cuenca Argentina Norte en el Mar Argentino: “CAN 100”, “CAN 108” y “CAN 114”.

La operadora de la exploración offshore ubicada a 350 kilómetros de la costa marplatense- estará a cargo de la noruega Equinor, y cuenta con YPF y Shell como socios en “CAN 100” e “YPF” en un “50% de sociedad” en “CAN 108”. En esta etapa de análisis, la autorización del Gobierno argentino no comprende la creación de pozos productores de petróleo.

De demostrarse la existencia de recurso económicamente explotable, Argentina incrementará su producción de gas y petróleo dando un impulso el autoabastecimiento interno, mejorará su posicionamiento en la región como país productor, generará puestos de trabajo y mayores divisas para la expansión de la economía.

 

El dato

 

La Opinión Austral corroboró que un relevamiento que circula entre las empresas petroleras privadas plantea escenarios en los que se pueden generar hasta 65.000 empleos y se podrían obtener ingresos por US$ 32.000 millones sólo con uno de los proyectos en proceso de exploración, cifra que equivale a cerca del 70% de la deuda que el país tiene que renegociar con el FMI.

Sin embargo, grupos ambientalistas se mostraron en franca oposición y reclaman que se dé marcha atrás con el proyecto hidrocarburífero a pesar de que las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego ya cuentan con una explotación similar al que podría encararse en la provincia bonaerense.

Para hablar de explotación de hidrocarburos, primero es necesario que la industria determine la existencia o no del recurso. Así, las tareas a realizarse habilitan a la compañía noruega un relevamiento en imágenes 2D, 3D y 4D del subsuelo marino.

Las tecnologías empleadas en las grandes industrias avanzaron y actualmente la humanidad produce recursos en equilibrio con el medioambiente a pesar que ambientalistas aseguraban que los estudios preliminares emplearían cañonazos, afectando la fauna marina y perjudicando a otro sector productivo como la pesca. Pero la realidad indica otro escenario.

En esta sintonía, especialistas explicaron que la exploración sísmica a desarrollarse frente a las costas marplatenses tiene previsto emplear diez cables submarinos con una extensión de 10.000 metros aproximadamente que se conectarán a tres fuentes de energía desde la que se emiten sonidos. Serán captados por hidrófonos para ser interpretados en imágenes 2, 3 y 4D.

Se recuerda que la exploración sísmica marina no es una novedad en Argentina. De hecho, entre 2017 y 2020 el Gobierno Nacional estudió más de 100.000 kilómetros cuadrados del Mar Argentino.

 

Repercusiones

 

“La Argentina está explotando offshore hace 50 años en la zona de la Cuenca Austral con una muy buena producción: el 17% del gas que se consume en el país para la electricidad, para la calefacción, para el aire acondicionado, viene del offshore”, aseguró el presidente del directorio de la empresa de investigación y desarrollo para la industria energética Y-TEC, Roberto Salvarezza, durante una entrevista brindada al canal de noticias Crónica HD.

“La tecnología offshore, es una tecnología madura, es una tecnología que se conoce, con todas las precauciones y cuidados ambientales que acompañan este tipo de producción”, señaló, y remarcó que “hay planteos que son sesgados. No hay polémica entre producción y ambiente. Se va a producir cuidando el ambiente”.

“Este proyecto se va a trabajar además con empresas líderes mundiales, que trabajan con todos los cuidados, en todo el mundo”, dijo Salvarezza y agregó que “las áreas de las cuáles estamos hablando, habilitadas para los estudios sísmicos y para ser exploradas, están lejos de la costa, entre 350 y 400 km. La contaminación visual de la que se habla, no va a existir de ninguna manera”.

Asimismo, destacó que “la Argentina ha elegido como socio para explotar estas áreas a una empresa que es líder mundial en offshore -la empresa estatal noruega que trabaja con todos los cuidados ambientales- y parte de la explotación en caso de que se encuentre petróleo, la va a capitalizar YPF, lo que significa que es en beneficio de todos los argentinos”.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, también dio su mirada. Afirmó que “hay que hacerlo con los mejores controles y de la manera más exigente para evitar cualquier tipo de accidente”, apuntó.

Enfatizó que “hoy tenemos 36 pozos activos en Santa Cruz y en Tierra del Fuego, es algo que se hace en Argentina”, y agregó que “en la provincia de Buenos Aires se han hecho 18 pozos de exploración en la historia y no ha habido ningún accidente ambiental, ni humano”.

Más adelante, aseguró que “de dar resultados, la inversión es exponencial, el crecimiento de las inversiones va mucho más allá de los USD 724 millones de la exploración”, y agregó que “no por nada (el expresidente de Brasil, Luiz Inácio) Lula (da Silva) dijo que Dios era brasileño cuando anunció el descubrimiento del Presalt”.

Fuente: Opinión Austral