Breves
El congresal nacional de ATE, Marcelo Córdoba, dialogó con Radio Universidad 93.5 luego de la presentación de los presupuestos nacional, provincial y municipal.
El congresal nacional de ATE, Marcelo Córdoba, dialogó con Radio Universidad 93.5 luego de la presentación de los presupuestos nacional, provincial y municipal.

Desde ATE piden adelantar discusión de pauta salarial

El congresal nacional de ATE cuestionó el nivel inflacionario del país y marcó como prioridad ponerle un freno, de lo contrario no habrá aumento salarial que alcance. Pidió iniciar la discusión desde el comienzo del próximo año, porque ya para marzo habrá inflación acumulada de al menos 10 puntos. Pronosticó ocho años complicados por delante, después de la pandemia y la caída de actividad, y además propicia la discusión de un escalafón único para que se cumpla el precepto constitucional de igual remuneración por igual trabajo. No quiso opinar sobre los proyectos del diputado Stefani para eliminar indemnizaciones o limitar la reelección de sindicalistas, considerando que hay otros temas más importantes de agenda.

Río Grande.- El congresal nacional de ATE, Marcelo Córdoba, dialogó con Radio Universidad 93.5 luego de la presentación de los presupuestos nacional, provincial y municipal. “El presupuesto de la provincia en los últimos años ha sido muy importante, pero luego no se ha visto reflejado en la redistribución. Hay un sector que se lleva más que otro y esto repercute en la realidad social de la provincia. La clave de todo lo que va a suceder en las provincias es el presupuesto nacional”, dijo.

“En la provincia definitivamente se tiene que discutir un escalafón único, con las particularidades de cada tarea que se lleva adelante. Siempre hablamos de igual remuneración por igual trabajo y esto no se cumple. Los municipales tienen un salario y así ocurre con otros lugares. La política en algún momento debe hacer un planteo de fondo, porque el presupuesto es importante pero arrancamos con 30 mil millones de déficit. Estoy convencido de que vamos a transitar los próximos ocho años con dificultades parecidas a las que tenemos hoy y la pandemia empeoró la situación. El salario viene castigado desde hace diez años y viene en descenso, mientras sube la inflación. La discusión salarial se debe reflejar en los nuevos presupuestos, a partir del 1° de enero de 2022, porque si discutimos salarios en marzo, la inflación ya nos sacó 10 puntos. Cuando tengamos la primera pauta salarial ya vamos a estar pagando la inflación de agosto, porque los formadores de precios siempre van adelante”, cuestionó.

Respecto de las dietas de los funcionarios, o de un legislador que gana más de 450 mil pesos, observó que “decir hoy que es una fortuna no se ajusta a la realidad, pero hay compañeros con 20 años de servicio que pelean todos los meses para llegar a fin de mes. Estas elecciones han dejado un mensaje muy importante, porque la gente sufre necesidades importantes y ha perdido el miedo. El gobierno nacional va a tener que analizar si el derrame produce consumo y movimiento interno para crecer, o si es más importante frenar la inflación. El costo de la canasta salarial básica en Tierra del Fuego para un matrimonio con dos niños en edad escolar está en 150 mil pesos. El costo de vida para ese mismo grupo familiar ronda los 200 mil pesos. Si ponemos sobre la mesa el presupuesto, no alcanza para que vivamos mejor”, sentenció.

Recordó que “en los cuatro años del gobierno nacional encabezado por Macri y en la provincia por Bertone hubo un aumento salarial del 120% para el que menos ganaba, pero con un proceso inflacionario brutal eso no mueve la aguja a ninguno. Esta gestión asumió con el eje principal de la pauta salarial, pero hoy tampoco alcanza, porque hay una franja importante de empleados que no supera los 150 mil pesos de bolsillo. Hemos mejorado, pero venimos de discutir salarios durante diez años. Por eso es importante frenar el proceso inflacionario porque, por más plata que reciban los trabajadores, se la lleva la inflación”.

Aseguró que “el sueldo de un empleado municipal y provincial se mantiene nivelado en términos generales. El sindicato no puede permitir que un empleado municipal tenga un 50% más de salario que uno provincial, o viceversa. No se debe subestimar a la gente, y si la Argentina no recupera el empleo y la producción, todo va a ser más de lo mismo. Los legisladores que van a Buenos Aires parecen sordos, mudos y ciegos, porque no les escucho decir nada. Esta campaña fue vergonzosa porque nadie dijo lo que van a hacer. Nadie dijo lo que sucede en Río Grande con el transporte aéreo, y no se puede viajar porque son tremendamente caros los pasajes. Son agendas que hay que poner en la mesa. Hace dos años se votó a Frigerio y yo no lo conozco, jamás lo escuché. No sé si será bueno o malo, pero el pueblo de Tierra del Fuego no se puede dar el lujo de votar a alguien que no conoce. No solamente es el caso de Frigerio porque hay muchos otros a los que no se le escucha la voz, no sabemos qué hacen ni dónde andan”, criticó.

 

Indemnizaciones y reelección

 

Respecto del proyecto del diputado Héctor Stefani, que busca limitar la reelección indefinida para los sindicalistas, con un mandato de cuatro años y una sola reelección; más el proyecto que busca eliminar las indemnizaciones, les restó importancia en el contexto actual. “El proyecto de las indemnizaciones es un tema mucho menor respecto de lo que se viene y ni me interesa opinar, porque hay un tema mucho más grave que tendría que plantear Stefani, como hacer un millón de viviendas en el país, o que salgan en temporada invernal dos vuelos por día a Córdoba para que los compañeros puedan ir a ver a su familia. Eso es lo que necesita la gente. A la gente no le importa si los sindicalistas son vitalicios. Es muy pequeño lo que plantea ante el contexto del país o la provincia”, manifestó.

“Si los representantes de los trabajadores tuviéramos claro cuál es el rol, tendríamos referentes en ambas cámaras legislativas y en los Concejos Deliberantes. En la administración pública hay más de 25 mil trabajadores y en el privado ni hablar, así que los sindicalistas podríamos ser parte del Poder Ejecutivo, provincial o municipal, y establecer políticas al servicio del trabajador y del pueblo. Muchos no creen en esto y se encolumnan en algunas filas, porque es más fácil ir bajo una plataforma, como me tocó a mí, aunque no me fue bien, pero estoy tranquilo. El gobierno actual y el gobierno de Ríos tenían representantes en la Legislatura del sector gremial, pero siempre que vayan bajo una plataforma van a responder al patrón y no a los trabajadores. Tienen que bajar a las asambleas, ir a los sectores de trabajo a explicar lo que están haciendo. En estos últimos ocho años me ofrecieron varios lugares adonde llegaron los que me suplantaron, pero yo preferí ir por la mía. Yo no voy a claudicar y me he formado para esto”, dijo.

 

Obra social

 

Finalmente se lo consultó sobre la situación de la obra social y señaló que “si no hay una modificación estructural del sistema asistencial y previsional, esto no se va a componer nunca, porque hay artimañas enquistadas en las estructuras. Los arancelamientos en estos últimos dos años han subido hasta el 100%, con los medicamentos fue una locura. Nuestro sistema no puede comprar medicamentos, cuando tenemos empleados, local, beneficiarios cautivos, y esto solamente ocurre acá. Son más de 30 mil beneficiarios cautivos y las farmacias no funcionan, cuando las farmacias privadas han crecido en personal y hasta duplicado empleados. El poder político no ha tenido voluntad política, y tiene que tener también una mirada profunda el Poder Legislativo para que el Estado esté controlado. La Legislatura mira para cualquier lado y así nos está yendo”, concluyó.