Breves
La legisladora Myriam Martínez, vicepresidente del PJ, visitó los estudios de Radio Universidad 93.5 este sábado y evaluó un resultado electoral que, al menos en Tierra del Fuego, ya había pronosticado.
La legisladora Myriam Martínez, vicepresidente del PJ, visitó los estudios de Radio Universidad 93.5 este sábado y evaluó un resultado electoral que, al menos en Tierra del Fuego, ya había pronosticado.

“Debe existir esa foto donde estamos todos juntos”

La legisladora justicialista y vicepresidente del partido instó a generar una mesa de debate de cómo seguir adelante después de la derrota del Frente de Todos, con todos los candidatos de la lista. Reconoció que durante la campaña se presentaron por separado los precandidatos puestos por los intendentes, el designado por el gobernador, y debe existir una foto donde estén todos juntos “porque la sociedad está mirando. Hoy tenemos un acuerdo con el gobernador Melella y conformamos una lista con el gobierno de la provincia. Si me preguntan por qué no está esa foto, no lo sé. Lo correcto sería que estemos todos juntos buscando el voto que nos hace falta para llevarle a Alberto y Cristina los dos diputados”, planteó. A diferencia de Juntos por el Cambio, tampoco hubo una reunión posterior para evaluar el resultado electoral. En medio de la crisis política del gobierno nacional, afirmó que guarda esperanza por el cambio de ministros, por el perfil político que tienen, y defendió a Cristina Fernández. A diferencia de Juntos por el Cambio, que reunió a las cinco listas para trabajar por la unidad, no hubo ningún encuentro del Frente de Todos, ni siquiera para analizar los resultados del domingo. “No tuvimos ninguna reunión, yo soy vicepresidente del partido y también presidente del bloque del Frente de Todos pero no me llamó nadie y no existió ninguna reunión después de los resultados. Es más, me enteré por los medios que se cancelaba la conferencia de prensa”, aseveró.

Río Grande.- La legisladora Myriam Martínez, vicepresidente del PJ, visitó los estudios de Radio Universidad 93.5 este sábado y evaluó un resultado electoral que, al menos en Tierra del Fuego, ya había pronosticado. “No me gusta decir que tenía razón pero el resultado lo mostró. Yo remarqué que me hubiera gustado que pudiéramos ir con dos frentes, porque hubiéramos tenido muchas más posibilidades de obtener otro resultado y lograr el objetivo de llevar las dos bancas al gobierno nacional desde Tierra del Fuego. El PJ perdió en 17 provincias, incluida Tierra del Fuego. Si bien tuvimos una buena elección, los números marcan que perdimos y decir que no fue así está alejado de la realidad o intenta invisibilizar el voto de la gente. Como política y militante lo que menos quiero hacer es invisibilizar ese voto”, subrayó.

“En la provincia conformamos un frente con 18 partidos y logramos 30.343 votos para el Frente de Todos. Acompañaron las tres estructuras municipales, el gobierno de la provincia, senadores, diputados, concejales, organizaciones sociales, sindicatos. El acompañamiento fue muy importante porque se tomó la decisión y la respetamos. De Juntos por el Cambio teníamos cinco listas, con una interna muy marcada y precandidatos que no eran del radicalismo, como Ricardo Garramuño. Entre todos sacaron 33.562 votos. ‘Chispita’ Fadul nuevamente está en la escena política con un buen caudal de votos, porque sacó 11.469 votos, siendo que se presentó sola pero tuvo mucho acompañamiento del peronismo de Tierra del Fuego. Uno no puede desconocer esto y me gusta hablar siempre con la verdad”, sostuvo.

“No podemos separarnos del resultado en el resto de las provincias del país, donde Tierra del Fuego está pintada de amarillo, porque nos ganaron la elección. En el resto de las provincias jamás pensamos tener esos resultados. Por ejemplo La Pampa, que desde 1983 es un bastión peronista, perdió las elecciones, lo mismo Santa Cruz. En toda la Patagonia perdimos las elecciones. La sorpresa también fue la provincia de Buenos Aires”, manifestó.

 

Se puso todo

 

La derrota no la atribuyó a falta de militancia en la campaña, mucho menos de estructura, teniendo los tres municipios y el gobierno. “Nosotros trabajamos, lo mismo los Ejecutivos municipales y el gobernador, que respaldaron no sólo con declaraciones a los candidatos sino con su propia gente, que caminaba las calles. Estoy convencida de que se puso todo para poder ganar las elecciones”, dijo.

“No podemos dejar de leer la realidad social y económica que estamos viviendo en nuestra provincia, porque lo que pasa en el gobierno nacional a nosotros nos pega fuertemente. Tenemos problemas con el turismo, con la industria, y tenemos trabajo precario en Tierra del Fuego. En la industria los PPD continúan, también los contratos basura de cinco o diez días y le están proponiendo a los trabajadores la reducción de su salario por medio de la jornada laboral. Esta es una realidad que está invisibilizada por los medios y tenemos un montón de trabajadores que pasan por circunstancias muy críticas. Esto obviamente iba a tener un impacto en los resultados. La economía, el desempleo, la pobreza, la plata que no le alcanza a la clase media, la clase media baja, que está desapareciendo. El Estado nacional estuvo presente en estos años, acompañando a los sectores más vulnerables, a las empresas y a la informalidad del trabajador, pero no alcanzó. Tuvimos muchos programas, el IFE, los ATP, la AUH, los planes de vivienda, porque el país siguió funcionando”, señaló.

 

Falta de credibilidad del frente

 

Se le preguntó si puntualmente en Tierra del Fuego incidió la falta de credibilidad de la unidad de la lista, luego de meses de disputas por la coparticipación con el gobierno, a lo que se sumó la decisión de Walter Vuoto de poner una candidata del PSP a la cabeza. “Yo tengo que decir que nos restó votos. Me hubiera encantado que el candidato o la candidata fuera peronista, porque tenemos un padrón de 20 mil afiliados, venimos de ganar una elección, con Walter Vuoto en el partido luego de regularizar la situación, y entendíamos que íbamos a tener un candidato o candidata peronista. No fue así. También pensé que íbamos a ir con un frente y el gobierno de la provincia con otro, y que de esa manera íbamos a tener más posibilidades, dado que tenemos el sistema D’Hont y es muy difícil duplicar al segundo. Decir que duplicamos a Stefani es invisibilizar el voto de la gente”, remarcó.

“Si hago una proyección a noviembre, tampoco vamos a poder duplicar al segundo, porque va a haber un gran porcentaje de los que votaron a las otras listas que van a votar a Stefani.  Además hubo una grieta muy importante dentro del PJ porque no vio a su representante en ninguna parte de la lista. Ni el primero ni el segundo eran representantes peronistas. Esto lo dije antes de la elección y lo sigo diciendo. El resultado ya está y nos queda trabajar para ver cómo podemos convencer a las 9 mil personas que emitieron un voto nulo. Ese voto nulo no es de gente anti política, sino de gente que está enojada, y dentro de esos 9 mil tenemos mucho peronismo al que tenemos que salir a buscar para que nos acompañe y entienda que estamos discutiendo dos modelos de país”, marcó como meta.

 

Campañas individuales

 

Un detalle que fue notorio en la campaña es que, si bien había un frente de unidad, los precandidatos nunca fueron juntos, siendo parte de una misma lista. Salía por su lado Yutrovich con el sector de Vuoto, el ministro Fernández con el gobierno o FORJA, y Susana Donatti con el sector del intendente Pérez. “Esto es producto de cómo se conformó el frente, pero no estuve en la conformación y no puedo decir cómo fue. Yo me enteré por los medios. Con este resultado, seguramente no estuve equivocada con lo que venía diciendo. Ahora tenemos la oportunidad de abrir la mente y escucharnos, porque eso es trabajar en unidad, tener reuniones para charlar, debatir, decir lo que cada uno piensa sin que el otro se enoje. Quien tiene la máxima responsabilidad va a tomar la última decisión y todos la vamos a acatar, porque eso es el peronismo. El conductor decide y no se cuestiona nada más, pero hay que convocar, diagramar y ver de qué manera se lleva adelante una campaña. Todo esto no pasó, por lo menos nosotros no fuimos parte. Nos dejaron el material, nos dieron los lugares donde teníamos que hacer nuestro recorrido en los barrios, estuvimos pidiéndole el voto a los compañeros, pero nada más. Ahora se abre otro camino y creo que todo se puede recuperar, pero depende de cada uno, porque uno solo no lo puede hacer. Entiendo que debe existir esa foto donde estamos todos juntos”, reconoció.

“Nosotros hoy tenemos un acuerdo con el gobernador Melella y conformamos una lista con el gobierno de la provincia. Si me preguntan por qué no está esa foto, no lo sé. Tampoco sé por qué no salimos todos juntos. Son cuestiones que hay que analizar, porque la sociedad está mirando. Lo correcto sería que estemos todos juntos buscando el voto que nos hace falta para llevarle a Alberto y Cristina los dos diputados. Tenemos que estar todos juntos en una foto, todos juntos en una mesa, en una reunión, analizando de qué manera podemos solucionar este tema”, expresó.

“Esta es mi mirada y no depende de mí si no lo hacemos. Nosotros como agrupación política vamos a ir a pedir a cada compañero que acompañe la lista del Frente de Todos”, se comprometió.

 

Sin reunión post electoral

 

A diferencia de Juntos por el Cambio, que reunió a las cinco listas para trabajar por la unidad, no hubo ningún encuentro del Frente de Todos, ni siquiera para analizar los resultados del domingo. “No tuvimos ninguna reunión, yo soy vicepresidente del partido y también presidente del bloque del Frente de Todos pero no me llamó nadie y no existió ninguna reunión después de los resultados. Es más, me enteré por los medios que se cancelaba la conferencia de prensa”, aseveró.

Puertas adentro de la Legislatura, luego de la separación del bloque, “la relación está muy bien. Tenemos muchos proyectos en común, la relación parlamentaria y política es muy buena, porque son mis compañeros y como vicepresidente del partido tengo que tener una mirada amplia, ser humilde, y tratar de contener a todos los compañeros. No todos piensan igual y no le podemos exigir que piense igual. Tampoco le podemos exigir al compañero que no piense. Eso es anularlo y obligarlo a no decir algo porque tenemos un discurso armado es tremendo. Eso va en contra de la política. Yo pienso diferente pero sé dónde quiero estar y con quién”, sentenció.

 

Bertone, desaparecida

 

Por otra parte se le preguntó por la ausencia de los medios desde que asumió como diputada de Rosana Bertone, que en la campaña se mantuvo alejada por completo. “Hace mucho que no tengo contacto con ella. Hablamos cuando se dio la elección partidaria, intercambiamos mensajes, yo fui muy amiga de Rosana y estoy muy agradecida por mi crecimiento político porque el lugar me lo dio ella. Fui muy amiga pero llega un momento en que no compartimos la manera de hacer política y es muy difícil continuar. El cariño va a seguir, porque no se va de un día para otro, pero en el gobierno de Rosana faltó peronismo. Ella es una mujer muy trabajadora pero obviamente faltó construcción. La acompañé igual para que pudiera tener las herramientas y cumplir con su proyecto de gobierno”, dijo.

 

Los funcionarios que no funcionan

 

Yendo al marco nacional, defendió a la vicepresidente y consideró acertada su carta. “Lo había dicho Cristina Fernández antes de la carta y la crisis política por las renuncias masivas. Me parece que la vicepresidente estuvo bien y que es importante que todos los argentinos sepamos lo que piensa. Me sentí muy bien cuando leí la carta, después de ver cómo la habían criticado, ninguneado y difamado, victimizando al presidente de la nación y dando a entender que Cristina estaba atentando contra la gobernabilidad. Eso no fue verdad y ante esto se defendió con esta carta para llegar a todo el pueblo argentino. Ella describe todas las situaciones, las reuniones que mantuvo todo este año, que pedía ella con la intención de colaborar y mejorar el rumbo económico. Planteaba aumentar los salarios, las jubilaciones, por la pérdida de poder adquisitivo, para promover el consumo interno; y también regular las tarifas que se están disparando. Esto lo decía ella en sus discursos y a mucha gente del propio gobierno no les gustaba lo que les estaba diciendo”, expuso.

“Nosotros votamos una fórmula, votamos a los dos, y hay un proyecto de gobierno, por eso respeto la postura de la vicepresidente que dejar claro que el presidente es el que toma las decisiones. Deja claro que él tomó todas las decisiones desde el día que asumió, pero ahora tenemos un resultado que no se puede negar y ante eso hay que cambiar el rumbo económico. Le pide volcar plata al pueblo argentino, a los trabajadores, y esto ya se lo había dicho antes. Me parece muy injusto cuando hay tanta crítica sobre ella”, opinó.

“Sabemos que hay mucho por hacer pero también cuando asumimos nos encontramos con una deuda millonaria que va a ser impagable y se tomó en el gobierno de Mauricio Macri, y luego vino la pandemia con un sistema de salud totalmente desarmado, donde había que inyectar presupuesto. Todos sufrimos el gobierno de Macri y le pido a los argentinos y los fueguinos que no olvidemos lo que pasamos en ese período. Con la pandemia, la gente que se murió, hay una sensibilidad extra a los cuatro años de Macri. En la industria siguen precarizando el trabajo y están yendo a la esclavitud. Tenemos problemas con Mirgor, con Ambassador, teníamos con Garbarino y el Estado tiene que salir a ayudar”, planteó.

 

Nuevo gabinete

 

Luego de la tormenta post electoral y los nombres que se conocieron para el gabinete, la legisladora prefirió “esperar los anuncios, pero está el peronismo a pleno, con compañeros con muchísima experiencia, que se puede compartir o no, pero son peronistas, y todas esas ideas se pueden ver reflejadas en la gestión del gobierno. Es muy difícil poner funcionarios que no entienden de política o que no tienen ningún tipo de ideología, porque es como poner empresarios o tecnócratas. Son profesionales pero no tienen una mirada amplia, que es de lo que tantas veces habla Cristina”, dijo.

“No se puede tirar a los compañeros por la ventana o pensar que por tener una edad determinada ya no pueden ocupar un cargo. Vale la experiencia, la militancia y la contribución que pueden hacer al proyecto. Cuando leí la carta de Cristina se me abrió una esperanza y tengo la esperanza de revertir esta situación, con mucho trabajo, porque los peronistas entendemos al pueblo y lo que necesitamos es tener funcionarios que estén a la altura de las circunstancias y acompañen al presidente. El presidente está realizando todos estos cambios para revertir la situación. No es solamente un cambio de funcionarios, porque de acuerdo a cada funcionario va a ser la gestión. Es importante la mirada del funcionario pero lo más importante es la mirada del presidente y el rumbo que le quiere dar al país. Cristina dijo que fue la peor elección que tuvimos en la historia, perdimos 6 millones de personas que no fueran a votar y perdimos a muchos que nos votaban a nosotros y ellos lo tienen totalmente identificados. Entiendo que los podemos recuperar pero necesitamos un cambio de rumbo, tener plata en el bolsillo, y parar el aumento de precios porque no puede ser que no pueda haber un control”, concluyó.